ki rey


Sólo por hoy (Kyou dake wa)
No te irrites (Ikaru na).
No te preocupes (Shinpai suna).
Sé agradecido (Kanshashite).
Trabaja con diligencia (Gyou wo hageme).
Sé amable con los demás (Hito ni shinsetsu ni).

Recítalo mentalmente o en voz alta con las manos en Gassho.
Por la mañana y por la noche.
Mejora de cuerpo y mente

Presentacion


Hola. Soy un chico de la consulta en otro momento. Ausente de la empresa y de paso me ha dicho que no se si es que debo hacer o no debo hacer para que podáis dar veracidad

Si en otro tiempo
He ambicionado estados
Nostalgias de un desdichado
lúgubre espasmo
Dicha hundida
La sal de los huesos
Agua que huia
Feroz dentellada
De tiempos pasados
Lamentos internos
De budas y chelos
Si vibramos todos
En un principio
Ritmo marcan
Nuevos pasos.

Que aprender
Y cuando
La vida marca
Una opera de trajes largos
De diademas de diamantes
Y de solares dias sin ayuno

Sin importar
Tan siquiera
La verdad
Real y eterna.

rocas forman montaña
Y las mueve la fe
Cada instante
cada mañana
Cada momento determinado
En cada uno de nosotros.

Yo solo tengo tres gatas


 

 

 

Una Forma de Curarnos: Ronroneo Gatuno

Es común para los amantes de los gatos saber la capacidad que ellos tienen para disminuir el estrés o calmarnos cuando nos sentimos mal. ¿Cuántas veces llegas a tu casa deprimid@ y luego los gatos entran en la habitación, se acurrucan al lado y comienzan a ronronear? ¿Puede ser que efectivamente, sientan nuestro dolor y quieran ayudarnos a aliviarlo? ¡Pues bien, para los que amamos los gatos es un hecho que lo hacen!. Lo más sorprendente es que la investigación científica actual demuestra que un ronroneo de gato puede ayudarnos a sanar.
Sobre la base de la investigación científica – un estudio realizado por Elizabeth Von Muggenthaler, Especialista en Bioacústica en el Instituto de Investigación de la Fauna de Comunicaciones de la Universidad de Carolina del Norte – Estudió el ronroneo de un gato midiéndolo en un rango de frecuencia de 25 a 40 Hercios por segundo (Hz). La exposición a frecuencias de 20 a 50 Hz aumenta la densidad ósea, alivia el dolor, los músculos y sana. Otro estudio también reveló que los gatos tenían ronroneo frecuencias entre 20 Hz y 200 Hz, en particular 25 Hz, 100 Hz, 125 Hz y 150 Hz! Los resultados indicaron que a pesar del tamaño y la genética diferentes, todos los gatos tenían frecuencias ronroneo muy fuertes que caían dentro del rango de una multitud de frecuencias terapéuticas.
El ronroneo se ha relacionado con el alivio del sufrimiento en las personas con dolor agudo y crónico, la generación de crecimiento de nuevo tejido, mejorando la resistencia del tejido de heridas, mejorando la circulación local y la oxigenación, lo que reduce el crecimiento bacteriano e inhibe la hinchazón.
“Si pones un gato en la misma habitación con un montón de huesos, los huesos se curan”, reza un adagio de la antigua veterinaria. Pregunte a cualquier cirujano ortopédico veterinario sobre lo relativamente fácil que es reparar fracturas de huesos de gato, en comparación con los perros. Ellos le dirán que los gatos no sufren casi el número de enfermedades ortopédicas o de los ligamentos y los traumas musculares como la experiencia del perro, incluso son raros los casos de no unión de fracturas óseas en los gatos. Los investigadores creen que el ronroneo de un gato es el mecanismo deauto-sanación detrás de estos hechos.
Existe una amplia documentación que sugiere que las bajas frecuencias vibracionales, en baja intensidad, son terapéuticas. Estas frecuencias pueden ayudar en el crecimiento óseo, promover la curación de la fractura y la movilidad de las articulaciones, aliviar el dolor, promover el tendón y la fuerza muscular y la reparación, y ayudar en la reducción de la hinchazón. Estos datos sugieren que las frecuencias de 25 y 50 Hz son las mejores frecuencias para la promoción de la resistencia ósea, con 100 Hz y 200 Hz es el segundo mejor. La exposición a estas señales eleva la resistencia ósea en aproximadamente un 30%, y aumenta la velocidad a la que las fracturas curar.
Para efecto de probar la teoría de los beneficios terapéuticos de un ronroneo de gato , los científicos, para medir el ronroneo del gato doméstico y cómo la vibración ronroneo se extiende por todo su cuerpo; utilizaron monitores extremadamente sensibles para este propósito.
Estos monitores fueron montados con adhesivo, que no necesita alimentación externa, se aislaron del suelo y los gatos NO FUERON PERJUDICADOS DE MANERA ALGUNA. Los medidores pequeños fueron colocados directamente sobre la piel de los gatos. Los monitores se estabilizaron utilizando pegamento lavable cosmético y esparadrapo. Cada sesión de prueba duró entre 6 y 10 minutos.
Durante la fase de prueba, los gatos fueron descansando cómodamente en las mantas y se les animó a ronronear de vez en cuando les acariciaba. Los datos se adquirieron a continuación, y se analizaron.
Es bien conocido por amantes de los gatos que son curanderos pequeños de la Naturaleza. El hecho de que los gatos en este estudio producen las frecuencias se han demostrado para mejorar el tiempo de curación, la fuerza y la movilidad, se podría explicar cómo nuestros gatos de alguna manera simplemente “saben” cuando estamos mal. Al no hacer nada más que descansar cómodamente junto a nosotros mientras nos recuperamos, su ronroneo actúa como un sistema de vibración terapéutica que nos ayuda a sanar mucho más rápido, el dolor y la incomodidad y, potencialmente, incluso fortalecer nuestros cuerpos para prevenir las enfermedades óseas.

Deje a los gatos sentarse o tener siesta en nuestro regazo o el estómago.
Ellos saben muy bien qué hacer para cumplir su misión, que se refiere como su “parte” en nuestra vida. Así que si un día no te sientes bien, simplemente acurruquémonos en el calor de nuestras camas con los gatos. La evidencia demuestra que no sólo es éste un pasatiempo y una experiencia agradable cuando estamos mal, también que hay numerosos beneficios terapéuticos para el cuerpo también.


magia potagia que nunca desparezca mi sitio…….

sabes por que no pude hacer los deberes y los tengo que hacer ahora, te lo digo, te lo digo, por que dijeron AUTOBUS y ya no pude. A que tu no lo sabías, me tengo que copiar de todo esto, tengo que colorear esto, y esto y llevarselo a la seño mañana y luego me lo traeré a la casa. Papá un halcón es esto, no, te digo lo que podemos tener, podemos tener un pinguino, podemos tener esto me señala una tyorguta, un elefante, aguila, papa aguila, gorila no NO NO. avestruz, no aaammmmmm…….como se llame este, jeje eso es un canguro. un ……g.rrgrrr..g.g. LEON. LEON…. Papa voy a hacer canasta, voy a encestar una y si acierto hago los deberes y si no acierto a la segunda me has entendido papá, me has entendido, …… he hecho canasta, así que hago los derberes, papa papa me das el lapiz. que que…se queda mirando la pantalla

¿¿quien soy??


“Viajero, escucha”
Yo soy la tabla de tu cuna,
la madera de tu barca,
la superficie de tu mesa,
la puerta de tu casa.

Yo soy el mango de tu herramienta,
el bastón de tu vejez.
Yo soy el fruto que te regala y te nutre,
la sombra bienhechora que te cobija contra los ardores del estío,
el refugio amable de los pájaros
que alegran con su canto tus horas
y limpian de insectos tus campos.

Yo soy la hermosura del paisaje,
el encanto de la huerta,
la señal de la montaña,
el lindero del camino…..

Yo soy la leña que te calienta en los días de invierno,
el perfume que te regala y embalsama al aire a todas horas,
la salud de tu cuerpo y la alegría de tu alma.
Por último yo soy la madera de tu ataúd.

Por todo esto, viajero que me contemplas,
tú que me plantaste con tu mano y puedes llamarme hijo,
o que me has contemplado tantas veces,
mírame bien,
pero… no me hagas daño.

Rabindranath Tagore