los gregarios hablares.


Los ataques que se fingen se pierden siempre. Pero es normal la decepcionante derrota subjetiva. Los errores que nos hacen equivocarnos invocados por pensamientos de plenitud que son irrefutables y temporalmente como etereos vapores que una vez dispersos ya no nos parecen que son culpables. Y todo es parte del sistema que nos hace seguir viviendo. Es parte de la vida, de la existencia y por eso es humano convencerse y apoyarse en pensamientos positivos, pero reales y realistas, no sirve de nada postergar para el mejor momento el avance de ese pensamiento, sentimiento, obsesión camuflada de heroismo y buenaventuranza sobrevalorada y especificamente dispuesta por el puñetero destino y el libre albedrio de los cojones. Pero erramos, una y otra vez y sentimientos buscados cual droga que lleva al mayor extasis al conjunto de sistemas llamado cuerpo, que creo realmente que es lo que tenemos unica y sencillamente.

Religiosidades


Sin poder dejar de mirar fijamente aquel retablo dorado, las luces de la sala comenzaron a encenderse fluorescente tras fluorescente, parpadeantes como espasmos de parturienta se fueron quedando con una luz blanca fija casi de día parecía. Los bordes del lienzo no era capaz de verlos, se redoblaban en oscuro antiguo desapareciendo hacia las esquinas de aquel cuadro, en el que aparecían varias figuras vestidas de largas ropas de color rojo y azul, y en la cabeza tocados antiguos que parecían turbantes de moros cristianos. Antes de que me diera cuenta la sala estaba completamente llena, todos los bancos de madera repletos de personas que aunque en silencio, aseguraría que no paraban de pensar en cosas importantes dentro de su cabeza, sus miradas les delataban, suspirando por dentro, las madres con sus hijos en brazos, sobre el regazo o sentados como buenos juguetes, al lado de la niña  que juega a ser madre.

Descubri las nuevas reglas de la doctrina, me he entretenido en soslayar la indiferencia a la oportunidad lejana. No contento, busque experiencias que pudieran otrogarme el sublime efecto placebo del amor. Lo condicionado al afecto, a las liturgias consagradas a las fases correspondientes al enamoramiento y la ilusion del ser amado idealizandolo y sometiendose a sus deseos inhabilitandonos para ser seres plenos.

Si lamento los ejercicios penosos de desmontar de las nubes prefabricadas siempre se condensan y caen como lloros de lluvia, asi es la quimica y la fisica y casi todo. Preparados para el evento y con la suficiente madurez y sangre fria como para establecer la estrategia actual y aprovecharse de todas la oportunidades de establecer lazos amorosos de amistad o de ilusion de relacion de pareja. Hay que vivir, y saber callar. somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestros silencios. Contar la verdad duele al principio pero es mejor que postergar una ilusion equivocada y totalmente manipuladora de la realidad. Solo por nuestro ego. Que se lo merece pero que para que no lo dañen debemos protegerlos por encima de todo, pero todo todo.