la vitalidad


Los ánimos, esos serpenteantes y noctámbulos

que arrecian cada cada pata de la cama

cada rizo de la colcha blanca

en un ejemplar terremoto

que sacude la tapia de mármol etéreo

que retuerce los indómitos espacios

un brillante lugar al que podamos cobijarnos .

Un acostumbrado lugar

bajo la manta

una vez despiertos

no queriendo madrugar.

 

Un retorno a los episodios pasados

una fuga de las estancias acomodadas

seguir leyendo un sinfín de palabras escritas

sin poder pegar un solo ejemplo de justicia.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s