gotas


Gotas de Sabiduría

Un nuevo año.

Cada nuevo año tenemos la esperanza de un nuevo despertar en nuestras vidas, despertar que sólo es posible a través de la conciencia de nuestro ser interno que nos ayudará a materializar la esperanza en Felicidad….”, Flora Rocha.

Ignorar el amor

“La infelicidad más clara es aquella provocada por la ignorancia del Amor…”, Flora Rocha.

La esencia de nuestra alma

 

“Nuestra Madre Tierra es la raíz de nuestra esencia física y su energía es la esencia de nuestra alma, pero en nuestra alma hemos perdido el poder de la comunicación y de la creación que son parte de nuestra Misión al ser sus hijos…”, Flora Rocha.

El dolor de la guerra

 

“La guerra es la señal más clara de estupidez que el hombre de este planeta ha tomado como vía para ganar la supuesta libertad y respeto de un pueblo al que cree poder proteger con la sangre y dolor de sus propios hermanos…”, Flora Rocha.

Tolerancia e injusticia

 

“La injusticia más grande que un ser humano comete contra sí mismo es la tolerancia contra su propia ignorancia…”, Flora Rocha.

Guiar a nuestros hijos

 

“Nuestros hijos son la continuidad de la vida y sobre todo la manifestación más clara de nuestro Amor, Amor que será a su vez el responsable de guiarlos por el único camino posible: El de la Felicidad …”, Flora Rocha. 

Conociendo nuestro ser

 

“Sabiduría es el conocimiento de nuestra realidad universal y el reconocimiento de la misma será la luz de nuestros pasos por la oscuridad de lo desconocido de nuestro ser…”, Flora Rocha.

El verdadero amor

“El verdadero Amor jamás te hiere sólo te muestra la realidad fuera de él…”, Flora Rocha.

El temor a la felicidad

“La fuerza más grande se encuentra en el Corazón y el viaje hacia su reconocimiento es el más hermoso, ¿por qué es entonces que el hombre teme tanto a ser feliz y a actuar con sentimiento?…”, Maestro de Sabiduría.

La vida y el amor

“El Amor es el corazón, el sentimiento es la manifestación del Amor y la manifestación más clara es: La Vida…”, Maestro de Sabiduría.

Más allá de la depresión

“La depresión es lo opuesto a la felicidad y la felicidad es el secreto mejor guardado de nuestro Corazón…”, Flora Rocha.

Descubramos la realidad

“Las maravillas de nuestro planeta, de nuestro ser y de nuestro universo serán descubiertas el día que decidamos que nuestra sociedad nos oculta nuestra felicidad y luchemos por quitar del camino lo plástico, la distracción de nuestra verdadera esencia…”, Maestro de Sabiduría.

Soledad y tristeza

“El sentimiento de soledad y tristeza son los más comunes de sentir y los que menos podemos entender…”, Flora Rocha.

Todas las respuestas

“La solución de nuestra búsqueda está en la Sabiduría desconocida…”, Maestro de Sabiduría.

Las maravillas nos llaman

“Los caminos de la Vida están llenos de aventuras y cosas maravillosas que sólo esperan por ser descubiertos en la distancia que recorremos cada día pensando que la vida está vacía y solitaria, es sólo cuestión de abrir la combinación del corazón a través del Amor…”, Maestro de Sabiduría.

Las señales de nuestros sueños

“Nuestros sueños son los reflejos de los anhelos y los miedos que pueden ser analizados para poder entender las señales que nos empeñamos en dejar pasar…”, Flora Rocha.

Dos tipos de amor

“El Amor de una mujer no es comparable al del hombre, la mujer Ama sin límites con una entrega basada en el corazón y el hombre lo hace en base a limitar su Corazón…”, Flora Rocha.

La naturaleza nos imita

“El ser humano es el ser que más ha destruido su propio entorno, destruyéndose a sí mismo segundo a segundo sin poder siquiera entender la magnitud de esa destrucción, dando así el peor ejemplo a la naturaleza, que cada día imita más el comportamiento de su Hermano mayor llamado Humano…”, Maestro de Sabiduría.

 

Guiado por la hipocresía

“La hipocresía es el acto más cometido por los humanos día a día, acto que los aleja de su camino de verdad y Amor convirtiendo a su portador en un ser manchado en su espíritu y confundido en su misión… Un individuo encerrado en un mundo de oscuridad por propia decisión…”, Flora Rocha.

El poder de la palabra

“Las palabras y la energía que va en ellas, pueden ser el arma más destructiva o la medicina más poderosa…”, Maestro de Sabiduría.

Seres hermosos, amados y respetados

“Les pedimos con todo nuestro amor, su amor, amor por sí mismos, amor por sus hermanos, amor por su mundo, amor por DIOS, Amor por AMOR; cada uno de ustedes son seres de bondad y la bondad es Luz, son seres llenos de sueños y los sueños son luz, son seres llenos de DIOS y DIOS es LUZ, por lo tanto son seres luminosos de Amor, Bondad, Sueños y Luz, cuatro maravillosos aspectos que los llevarán hacia su plena realización; Felicidad y Amor les deseamos y luchamos cada día porque todos sus anhelos se hagan realidad. Los amamos eternamente”, Maestros de Sabiduría

Buscamos la belleza

“Cuando uno está más limpio por dentro, es cuando uno trata de estar más cerca de las cosas de Dios, y es el momento en que empezamos a rechazar lo que nos aleja de esa belleza. Es un reflejo de que el espíritu ha empezado a dominar más al cuerpo físico”, Flora Rocha.

Vivamos el presente

“No debemos presionar las cosas, nuestro camino es ver lo que hay alrededor y lo que tengamos a cada momento, no debemos de pensar en las cosas que se presentarán, sino en tratar de estar presentes en las que tengamos para poder saber y reconocer cuáles son las necesidades del momento en que nos encontremos”, Maestro Nintancito.

Una época para dar amor

“Diciembre es para los que recuerdan el nacimiento de Jesús, la máxima celebración. Diciembre es también la fiesta en la que todos los que celebran al Maestro Jesús, darán Amor y paz a todos los demás, no sólo a los que comparten su misma fe, sino a todos los que existen a su alrededor…

“No importa cuál sea la manera de dirigirse a la Suprema Energía, lo importante es celebrar la nueva oportunidad de dar Amor sin límites a todo y al todo”, Maestro Malatai.

Más allá de los credos‘ border=0 v:shapes=”_x0000_s1031″>

“Cristianos, musulmanes, judíos, budistas y todos aquellos que creen y sienten que existe un máximo poder universal, unen sus energías mediante sus plegarias para crear un inmenso regalo que desde la Tierra viaja a todo el Universo… La religión o filosofía se convierte en una sola, no existen limites, no existen nombres, sólo existe la máxima energía Universal y el Amor…”, Maestro Nintancito.

El mejor regalo

“El mejor regalo se encuentra dentro de cada uno: el Amor; la mejor manera de utilizar ese regalo es con la Sabiduría”, Maestro Sabadimel.

La felicidad siempre está presente

“La felicidad es la realidad que se trata de ignorar, que se trata de creer es una fantasía. La felicidad es la más hermosa manifestación y realidad universal que tratamos de buscar y no utilizar… la más mínima sonrisa o gesto de Amor provoca felicidad al que la da y al que la recibe.

“La felicidad está siempre presente y muchas veces es ignorada… Motivos siempre el universo nos los da de una u otra forma para ser felices”, Maestro Hanzen.

La alegría y nuestra evolución

“La felicidad y la alegría son los estados más grandes de evolución del ser, así que mientras sonreímos, estamos ayudando a nuestra propia evolución y la de Nuestra Gran Madre Tierra”, Flora Rocha.

La verdadera felicidad‘ border=0 v:shapes=”_x0000_s1032″>

“Debemos de intentar dar amor no sólo a quienes nos aman, sino también a los que nos tratan mal, ya que son los más necesitados.

“Dar este tipo de amor nos llevará por el camino de la felicidad, no de la personal, sino de la verdadera felicidad de hermandad”, Flora Rocha.

La depresión es una sombra

“La depresión, palabra que sólo existe en los idiomas de la tierra, es una sombra que trata de cubrir la Sabiduría y la Fuerza que por creación todos tenemos… ¿Cómo combatir esa oscuridad y penumbra? Con la infinita fuerza del corazón… ¿Cómo encontrar la fuerza del corazón? Con la ayuda del Amor, que es Luz… ¿y donde está ese Amor? En cada cosa que te rodea, en cada creación de la suprema Fuerza Universal”, Maestro Nintancito.

El amor y lo perfecto

“El amor es el perfecto equilibrio para los seres de la tierra, el amor es la manifestación de lo perfecto que proviene de la principal fuente que es el Corazón y ese Corazón es el TODO perfecto del cual proviene cada elemento de este hermoso Universo”, Maestro Malatai.

Lo sagrado de la vida

“Abrir las puertas al Amor y reconocimiento hacia nuestra naturaleza, será lo que llevará al hombre y a la mujer de este milenio a recuperar lo sagrado de su vida…”, Maestro lama de los Himalayas.

‘ border=0 v:shapes=”_x0000_s1033″> Escuchemos el canto del amor

“El infinito universo manda hermosos mensajes de amor cada momento, durante el día: los rayos del Sol les recuerdan que la luz y la fuerza de la máxima creación está presente dando color y brillo a cada ser de esta bella Tierra.

“La hermosa noche manda mensajes con el bello lenguaje de las estrellas en cada parpadear, en cada chispa que cruza los cielos dejando los destellos del amor universal. La vida te da mensajes cada momento, en cada movimiento ¡permite a tu corazón sentirlos y vivirlos…!”, Maestro Malatai.

Libera tu cuerpo astral

“El cuerpo astral es tu conexión con el infinito, con cada ser del universo, sin embargo es un cuerpo que tiene grandes y pesadas cadenas, cadenas de dolor, confusión, resentimiento, coraje, miedo y muchas más energías densas que provocan que él mismo pierda su ligereza, su esencia… Libera esas cadenas, rómpelas con tu Arma del Amor, da ese Amor a todo lo que te rodea y desaparecerán por siempre, dándote la habilidad de viajar sin límites hacia tu propio ser, que te llevará directamente a las puertas del universo”, Maestro D.

¿Qué es la felicidad?

“La felicidad es el sentimiento transformado en emoción y acción, que invade al que la llama o provoca y además es capaz de compartirse con todo aquel que lo rodea…” , Maestro Nintancito.

El corazón como consejero

“El corazón es nuestro gran consejero, nuestro guía de acciones y sentimientos, la voz noble es el ser que tenemos dentro y que somos nosotros mismos. Él siempre nos llevará por el camino del Amor y la Verdad. El es nuestra luz más brillante, la luz del verdadero camino, la luz de la verdadera acción más pura de amor, la luz de nuestra realidad”, Maestros de Sabiduría.

La soledad no existe

“La soledad es sólo ceguera, la soledad existe como palabra o expresión pero jamás como realidad, pues la realidad es abundancia, Amor y Dios”, Maestro Zham.

¿Dónde está Dios?

“A Dios lo puedes sentir en cualquier parte, pues todo el cosmos es una manifestación de que Dios está ahí, de que Dios ha creado todo. Dios está en el lugar que le llamen. Dios está en todo lo que nosotros vemos, pero sobre todo en nuestros corazones”, Maestro Nintancito.

Cómo superar un problema

“Ningún problema que pueda existir será tan grande para que se llegue a sentir en el corazón, porque Dios nos dio el corazón para depositar en él las cosas buenas que nos causan alegría, felicidad o amor, para que ningún problema entrara, pues no hay uno que lo merezca”, Maestro Nintancito.

La real riqueza

“La definición de riqueza para muchos de los hijos de esta Tierra, significa sólo posesión, para los seres del universo riqueza significa: Sabiduría del Corazón”, Maestro Nintancito.

La naturaleza como guía

“La naturaleza es la guía de todos los que habitan esta Tierra, sin embargo esa guía ha sido paulatinamente destruida, dejándolos a ustedes, los hijos de esta Tierra, en la misión de encontrar, con su propio Corazón y Sabiduría, el camino de la felicidad”, Maestro Xciam.

La energía infinita

“Nuestro Universo es infinito, al igual que nuestra energía y la conexión de energía universal, que son la manifestación de la vida y la acción”, Maestro Mo.

El valor de los cuatro elementos

“Los cuatro elementos Agua, Tierra, Aire y Fuego son las cuatro fuerzas de la Tierra que se unen en equilibrio formando fuertes energías que son casi por completo ignoradas y desperdiciadas llevándonos así a vivir en desequilibrio y destrucción”, Maestra Kjae.

Lo bello en nuestro mundo

“Las mas bellas energías se encuentran alrededor y dentro de nosotros, ¿cómo es posible que sea tan difícil encontrarlas, sentirlas y vivirlas?”, Nativo Americano de la tribu Navajo.

El miedo no es real

“El miedo es sólo manifestación de la mente sin ningún tipo de verdad, sólo trata de bloquear la fuerza y la verdadera Sabiduría capaz de vencer cualquier obstáculo”, Maestro Khiashi.

Nada es imposible

“No existe nada que sea imposible lograr, lo imposible es posible y lo que consideramos posible muchas de las veces es irreal”, Maestro Nintancito.

La lluvia de Dios

“Cada vez que veas una lluvia de estrellas agradece a Dios y al Universo, pues es la señal del Universo y su vida, es la señal de la esperanza, de la unión de los hijos de la Madre Tierra y los Hijos del Universo, que también son ustedes”, Maestro Ogham.

Materializar milagros

“Nadie es capaz de realizar milagros, sólo Dios tiene ese poder y ustedes son Dios, y si retomaran su esencia que es el amor verdadero universal entonces podrían materializar esos milagros que están esperando”, Maestro Sygon

La belleza física y espiritual

“Las flores de gran color y belleza nutren y alegran tus ojos y tu paisaje, sin embargo, la flores de gran color, belleza y de aroma sublime no sólo nutren y alegran tus ojos y paisajes, con su aroma también alimentan y alegran tu espíritu”, Maestro Sabadimel (en referencia a la preocupación de nosotros los humanos por mostrar la belleza externa, olvidando nuestro espíritu y nuestra energía).

El camino a la felicidad

“El camino de la Felicidad es el camino que más desviaciones tiene, la mayoría de esas desviaciones son espejismos de lo que en realidad es el final del camino”, Maestro Nintancito.

Los límites no existen

“¿Los límites existen? ‘Oh no, esos son creaciones modernas de tu sociedad, en el idioma universal no existe la expresión límite, sólo existe la manifestación de la expresión de la infinidad”, respuesta del Maestro Malatai a esta pregunta.

Las enfermedades y la naturaleza

“Las enfermedades provocan desequilibrio en tu cuerpo físico, la medicina del hombre puede ayudar a recuperarte de la enfermedad, pero no del desequilibrio, eso sólo puede ser recuperado a través de la ‘medicina’ de tu espíritu, que es el acercamiento con lo que presenta un equilibrio y eso únicamente llega con la felicidad que se crea cuando te unes a tu naturaleza”, Maestro Lau.

La manifestación de la felicidad

“La felicidad debe ser manifestada y si no se conoce debe ser buscada, y si no se cree en ella debe ser creada, y si aún así no sabes lo que es, sólo abre tu Corazón y con la manifestación de Él la búsqueda terminará y la convicción de su existencia te llevará a creer, vivir y sentir lo que es tu misión: Ser feliz”, Maestro Mo.

Universo sin fronteras

“Universo: infinidad; planeta Tierra: límites y fronteras; Humanidad: creación confundida por fronteras y límites que evitan su infinidad con el Universo”, Maestro Nintancito.

La belleza física y universal

“Nuestro cuerpo universal, así como nuestro cuerpo nacido en esta Madre, ha sido creado a partir de las cuatro fuerzas del Padre transformadas en Agua, Tierra, Aire y Fuego. Fuerzas que nos unen no sólo a nuestra Tierra, sino también con el infinito.

“Ellos (los hermanitos elementos) los aman y cada vez que ustedes hacen uso de ellos, inician cantos de alegría con la esperanza de ser escuchados por cada uno de ustedes, como lo fueron por los abuelos de nuestros abuelos”, Maestro nativo americano

 

 

 

0000000000000===================000000000000000====================

 

 

 

Tus grandes preguntas…

¿Por qué es necesaria el alma? ¿por qué no nacer directamente sólo con el cuerpo?

El alma es algo infinito y eterno y cuenta con un papel determinante en cada vida que tengamos. Nuestro cuerpo físico es necesario para el cumplimiento de nuestra Misión Universal, dependiendo del planeta en el cual nos encontremos. En la Tierra, la materia tal cual la conocemos, es necesaria, ya que es un planeta de dualidad, así que nuestra alma toma forma y parte del cuerpo en el cual nos toca nacer, creando una sola energía.

Nuestro cuerpo físico será el encargado de llevar a cabo nuestra Misión por medio de nuestras acciones y nuestra alma será la guía, la parte de conexión con el universo que nos une con las emociones y sentimiento más sublimes e infinitos.

Por lo tanto, nuestra alma es el equilibrio de nuestro cuerpo en este planeta, es por esto tan importante que nos encontremos ligados y conectados con nuestros sentimientos para que a través de ellos nuestras acciones nos lleven a lograr nuestra principal Misión como seres universales: Ser y Hacer Felices…

¿Cómo y en qué lugar me puedo comunicar con Dios?

 

Las personas cuando quieren hablar con Dios sienten que debe haber un lugar en donde hablarle, pero en realidad un lugar en lo físico no existe porque Dios es un Todo y definitivamente es imposible decir que estará solamente en un sitio.

 

Dios está en nuestro corazón, Dios es parte de nosotros, Dios está en todos los lugares, entonces no hay un sitio, no hay una forma y no hay un método especifico para llamarlo.

 

A través de nuestras acciones, a través de nuestro comportamiento, a través de lo que nosotros sentimos es como podemos establecer una comunicación con Dios, cada cosa que hacemos es como si fuera un ritual a Dios, como una ofrenda.

 

¿Por qué? Porque es nuestro Creador, porque es parte de nosotros, porque está en nuestro corazón, porque no existirían humanos si no existiera Dios.

 

La forma en que puedes sentir que estableces un comunicación y conversación con Dios es darte un tiempo para sentirte feliz, para expresar esa felicidad a los demás, para comunicar en tus acciones, en tus movimientos, en tu hablar, en tu caminar todo el amor que le tienes a Dios.

 

Por ejemplo, como dice El Corán que los pajaritos cuando están tomando agua, al elevar su piquito al cielo, están agradeciendo a Dios y están hablando con Él.

 

Esta pequeña acción de los pajaritos nos demuestra que cada cosa, cada ser vivo, cada humano en nuestras acciones, en nuestro caminar, hablamos con Dios todo el tiempo. Que no hagamos consciencia de ello es otra cosa, pero nuestra comunicación con Dios es primordial, necesaria y existe siempre.

 

Cada cosa que hacemos es para Dios, porque es para la felicidad, porque es para nosotros y nosotros somos Dios, somos parte de ese Dios y Dios está en nuestro corazón.

 

Cada palpitar de nuestro corazón, cada vez que lo oyes, su latir, ahí está ese lenguaje de y para Dios, cada palpitar es esa comunicación con Él que nos está dando la vida y nosotros con cada latir estamos dándole las gracias.

 

En el mismo momento en que tu sangre está circulando, estás hablando con Dios.

¿Cómo podemos sentir con el corazón?

 

La mejor manera de empezar a acercarse al corazón y escuchar su sabiduría es mediante los cuatro elementos. Una vez que iniciemos a interactuar con el agua, la tierra, el fuego y el aire lograremos tener también una comunicación con Dios, que es nuestro corazón.

 

El motivo es que esa activación energética de nuestro cuerpo a través de los elementales es una forma de empezar a conocernos a nosotros mismos, de identificar lo que sentimos, de descubrir nuestros pensamientos, pero no solamente los que estamos acostumbrado a oír, sino aquellos que ya están un poco escondidos y que a veces hace falta sacar para que de esta forma no bloqueen lo que nuestro corazón nos envía cada segundo.

 

Es importante recordar que muchas cosas que sentimos se detienen en la mente y es cuando no podemos exteriorizarlas, no las sacamos, se quedan ahí. Cuando esto sucede, la mente empieza a formular un cúmulo de pensamientos, de bloqueos que son precisamente los que nos impiden escuchar nuestro corazón.

 

Pero gracias a la magia de los cuatro elementos, y al pequeño esfuerzo que haremos al acercarnos a ellos, seremos capaces de limpiar todo eso.

 

Además, podremos activar nuestra energía para escuchar mejor lo que nuestro corazón nos dice, así como para tener, incluso, un más alto desarrollo de nuestros sentidos, ya que tanta energía que nos bloquea no nos dejan escuchar, no nos dejan apreciar, no nos dejan ni oler ni ver bien.

 

 

¿Por qué nos enfermamos?

 

Todo comienza debido a un desbalance en nuestras energías, nuestro cuerpo astral y físico, así como en el desequilibrio de lo que nos rodea.

 

Entre los factores que más nos llegan a afectar y que generan ese gran desequilibrio se encuentran las emociones negativas. Por el contrario, la felicidad, la sabiduría, el estado de ánimo positivo y la energía que producimos nos van a ayudar a rechazar lo negativo que podamos desarrollar, es decir, una enfermedad.

 

Asimismo, estos sentimientos fortalecen nuestra energía, lo que a su vez nos ayudará a bloquear lo dañino que está a nuestro alrededor.

 

Por lo general, las energías que provocan enfermedades buscan a alguien débil, sobre todo emocionalmente, estado que es potencial para sufrir de algún tipo de padecimiento fuerte.

 

En cuanto a nosotros, si tenemos un desequilibrio en nuestros cuerpos, nuestra energía empieza a perder fuerza, lo cual provoca que se abran ciertos canales.

 

Al ocurrir esto, somos más vulnerables a atraer todo tipo de energía, entre ellas algunas de frecuencia baja, por ejemplo, los virus y bacterias que cruzan a través de la energía hasta llegar a depositarse en nuestro cuerpo físico.

 

Aunque estos microorganismos viven en nuestro cuerpo sin causar daño, llega el momento en que esto cambia cuando empezamos a perder fuerza en la energía del cuerpo astral y físico. Si nuestra parte positiva se debilita, entonces se activa la negativa que comenzará a tomar más fuerza, igual que las bacterias.

 

Nosotros tenemos en nuestros cuerpos muchos canales que no están activos, muchísimas potencias que pueden ser enfermedades y que, depende el tipo de energía y de vida que tenemos, pueden desaparecer por completo o activarse de un momento a otro.

 

La activación tiene que ver con el estilo de vida, con lo que estamos haciendo energética, astral y físicamente. Todos son eslabones y van unidos, aun cuando sean diferentes cuerpos, todos llevan una unión, si se debilita uno, el otro va a debilitarse también.

 

Entonces, por ese canal que se abre, entrará todo lo que pueda o lo que uno ya tiene dentro y quiere desarrollarse.

 

¿Qué es lo que provoca todo esto? El desequilibrio en nuestro cuerpo físico, en nuestro cuerpo astral, en nuestro cuerpo espiritual, en nuestra energía, todos están relacionados, pero además el desequilibrio de lo que nos rodea, porque eso también es un factor muy importante.

 

Hay muchas cosas en las que definitivamente podemos estar muy fuerte en energía, pero igual puede haber algo muy fuerte en el ambiente que nos va a provocar una enfermedad, por ejemplo una radiación muy pesada llegará a causarnos un cáncer.

 

Entonces si estuvimos muy fuertes, quizás vamos a poder evitarlo, pero dependerá de la situación, de cómo está nuestros cuerpos y de cómo estén funcionando nuestros centros energéticos. Lo esencial e importante es tener nuestra energía fuerte, física, mental y astralmente para poder rechazar lo que venga.

 

¿Las almas tienen un sexo ya definido?

Desde que Dios nos creó como seres, nuestra energía ya llevaba cierta información del sexo que íbamos a tener. Se habla de que las almas son asexuales, pero por lo que los Maestros me han explicado no es así. Los seres que supuestamente se clasifican como asexuales han sido seres triadas.

Nosotros, a través de nuestras vidas, nacemos siempre con el mismo sexo, sólo hay ciertas excepciones que se dan cuando se deba asimilar algo como el sexo opuesto y no se pueda aprender de otra forma. Por ejemplo, un hombre pide nacer como mujer en su siguiente existencia porque quiere entender algo y sólo así lo podrá lograr.

Pero desde los inicios ya tenemos cierta definición de nuestro ser.

 

¿Cómo escogemos a nuestra familia antes de nacer?

Las familias llegan a crearse en la Tierra porque es un encuentro preestablecido en el universo para unir a un grupo de almas por cosas que tienen que vivir, porque juntas cuentan con experiencias que desarrollar, las cuales poseen la misma energía de esa existencia que tendrán.

Así, los miembros de una familia, por más que vivan lejos, o sólo tengan lazos lejanos, siempre serán parte de una misma energía y no porque sean lazos karmáticos, sino que por cosas de su misma vida o pasada, tienen que vivir juntos. Todos ellos tendrán un mismo propósito espiritualmente hablando, no en lo físico.

¿Por qué tenemos que dormir?

Para nosotros los humanos existe la etapa del sueño como algo natural, pero siempre nos preguntamos ¿Por qué? ¿Por qué tenemos que dormir? ¿Por qué no podemos ser como los Maestros, por ejemplo, que no duermen? ¿Por qué nosotros debemos pasar ese proceso?

La respuesta es que nosotros como humanos, y como hijos de esta Tierra, tenemos un cuerpo físico y vivimos bajo las leyes del equilibrio, que es positivo y negativo, físico y no-físico.

Tenemos un cuerpo físico que definitivamente tiene una actividad propia que inicia cuando nos levantamos, nos bañamos, vamos a trabajar, estudiamos, etc., ésa es la parte de desarrollo de nuestro cuerpo físico, pero tenemos otra parte, otro cuerpo, que es nuestra parte astral, el espíritu.

Es ahí donde entra el dormir, ya que nuestro cuerpo astral necesita también su vida, claro que la vida de nuestro cuerpo físico es diferente, porque precisa de más actividad.

Mientras que el astral lo único en que se enfoca es en procurarse el tipo de energía que necesite para alimentarse, lo cual se logra cuando te desprendes de tu físico que estará durmiendo. En esos momentos tu astral hará lo que tenga que realizar y buscará lo que necesites como ser universal.

Por ejemplo, quizás vayas a visitar a personas que tu cuerpo físico ofendió y que tu verdadero ser no quería dañar, puede ser que tu cuerpo astral diga: “Tú ya la ofendiste, pero yo voy a realizar un viaje hacia esa persona para decirle lo que en realidad sientes”.

También puede ocurrir que nuestro cuerpo astral sienta la necesidad de volar, quizás necesite sentirse libre porque siempre lo mantenemos atado e ignorado.

Los humanos por lo general olvidamos que somos más que físicos, olvidamos a nuestras emociones y sentimientos.

Por ello, si no fuera porque dormimos, seríamos “algo” muy metido en lo negativo, porque cuando descansamos esa parte de nuestro ser nos lleva a todo aquello a lo cual no nos acercamos durante el día.

Ésa es la razón por la cual los viajes astrales son necesarios para vivir, de hecho se han realizado innumerables estudios que lo avalan.

Por ejemplo, una persona con insomnio tiene muchísimos problemas, aun cuando se duerma 5 ó 10 minutos y que su cuerpo astral trate de aprovechar y tomar la energía posible, no es suficiente. Se necesitan de 5 a 6 horas, mínimo, para poder reponer y tomar la energía que el cuerpo astral requiere.

Muchos estudios señalan que el humano no aguanta sin dormir, soporta no beber agua o comida durante mucho tiempo, pero sin dormir no, ¿Por qué? Porque es cuando logra esa conexión con lo que necesita nuestro corazón para vivir, con esa parte espiritual, hermosa y sentimental, con esa parte que le da realmente vida al cuerpo físico.

¿Qué puedo hacer para proteger a las personas que amo?

Esto lo podemos lograr dándoles y mandándoles mucho amor, ya que con él creamos alrededor de ellos una burbuja grande, muy grande, en la que los protegemos para que no sufran o que estén expuestos a algún peligro. Esta burbuja es de un color dorado hermoso y siempre nace del amor.

Es importante, también, desechar los miedos o pensamientos negativos, ya que son influencias negativas que tratan de debilitar esa burbuja que hemos creado.

Sobre todo, tenemos recordar que somos fuertes y que no debemos dejar que nada negativo entre a nuestra cabeza, que en nuestro ser sólo existan el amor y las cosas bellas del universo. De esa forma siempre estaremos irradiando una energía positiva que llegará hasta nuestros seres queridos y los protegerá siempre más.

¿Cuál es el origen de la vida? ¿somos simplemente un experimento genético de otros seres?

Esta idea difundida de que somos un experimento genético alienígena es algo que no debemos pensar porque no fue así como nacimos. La vida es sagrada y se da por el amor, pero el origen de la vida es un misterio de la cabeza que no existe en el corazón.

Los Maestros de Sabiduría hablan de que tratar de conocer ese origen es como querer entender a Dios, a quien sólo podemos comprender y sentir con el corazón.

En el corazón no existe como un misterio, ese inicio es comprendido en nuestro interior porque sólo ahí se puede comprender. De otra forma únicamente se adapta a lo que está en la mente, con la cual formulamos muchas hipótesis sobre cómo surgió.

Por ejemplo, se dice que venimos del mono, pero esto se piensa porque los humanos tenemos muy latente que somos seres de evolución constante y lo que no tomamos en cuenta es que en ese nivel físico esto no se aplica.

Aun cuando se vea que con los primates hay ciertas características similares, hay un momento en el que se cortan y es ahí donde se cuestionan cómo puede ser que de mono se llegó a ser hombre. La razón es que ambas especies simplemente no están unidas, no somos sus descendientes, como dicen.

Claro que somos sus hermanos y nos parecemos, pero es solamente porque somos una misma esencia, somos manifestaciones de vida diferente que sentimos igual, como pasa con el resto de los animales.

La explicación y única verdad es que todos venimos de una misma esencia que es Dios y siempre permanecemos unidos, aun si estamos en diferentes puntos del planeta o del universo.

¿Cómo es el proceso de la muerte? ¿Hacia dónde nos vamos?

Con la muerte ocurre como cuando vas a un país desconocido, donde no conoces a nadie, no sabes cuáles son las leyes o cómo se llega a tal lugar. Tú estás ahí y vas viendo señales y siguiéndolas hasta que llegas a donde debes de ir.

Es así lo que pasa cuando mueres, no hay nadie que te pueda decir hacia dónde ir, no hay nadie que te pueda decir qué hacer o cómo te puedas ir. ¿Por qué? Influyen muchas cosas, depende qué fue lo que hiciste, depende mucho de cómo fue tu vida. Son como las huellas digitales, nadie tiene la misma, igual cada quien tiene algo diferente que pasar cuando deja su cuerpo, cada uno experimentará diferentes forma de cómo van a pasar las cosas.

Cuando ese momento llega, tú vas a encontrar señales, no quedarás estático sin saber a dónde ir. Todo es perfecto, todo está creado de una forma ideal para la cual nadie te puede preparar. Son cosas de tu corazón y de tus cuerpos, entre ellos del espiritual.

Es como decir, por ejemplo, que una persona de México se fuera a Europa y viviera en otro país durante 40 años. Entonces le dicen que tiene que volver a México, definitivamente ella sabrá cómo llegar a su casa, conoce el camino de regreso, lo va a sentir, no será nada nuevo.

En el caso de la muerte ocurre lo mismo, la persona que muere va a saber cómo llegar a ese punto, ¿Por qué? Porque se fue cierto tiempo a la Tierra, pero no en ese nivel y en ese nivel no existe el tiempo, tú sabes exactamente hacia dónde tienes que ir, qué es lo que necesitas y de dónde saliste.

No nos debemos preocupar por qué tenemos que hacer o hacia dónde nos tenemos que ir. Tampoco es necesario esperar la señal de nadie, simplemente va a pasar, no sabes si alguien te va a recibir o no, simplemente va a pasar y vas a saber hacia dónde tienes que llegar.

¿Cómo superar la muerte de un ser querido?

Eso es muy difícil, porque nadie te puede decir cómo superarlo porque las palabras no te darán el consuelo para asimilar la muerte y separación de la energía que haya estado en tu corazón. Simplemente debemos de recordar que la muerte no existe.

Por desgracia estamos en un planeta donde existe el dolor, donde las cosas pasan por muchas razones que están fuera de nuestras manos. Lo mejor es tratar de estar conectado con esa persona, hablarle donde quiera que esté, decirle cuánto la amamos y que siempre va a estar en nuestro corazón. Es la única forma en la que podemos sentirnos mejor.

Además, debemos pensar que estamos ahora en un nivel físico, pero que en realidad no existen las barreras, no existen las distancias, no existe el tiempo.

¿Qué se puede hacer? Tratar de sentir en nuestro corazón cuál es la realidad, sentir que somos mucho más que cuerpo físico, que algo está ahí y el claro ejemplo es cuando dormimos, que nuestro otro cuerpo es el que vive, el que trata de tomar toda la energía, el verdadero, el que le da vida al cuerpo físico.

Sí, el cuerpo físico se acaba, pero es un cascarón, porque al final nos quedamos con el cuerpo real, el que nos limita a estar dentro de la burbuja que es nuestro mundo se acaba y vamos hacia fuera. Pero la realidad es que nunca nos separamos de nuestros seres queridos porque la energía solamente ha cambiado de forma, no ha desaparecido.

El amor es infinito e infinitamente seguiremos unidos a ellos, aun cuando parezca que materialmente no lo estamos. Aunque ya no veamos a nuestros seres queridos, podemos sentirlos con el corazón y seguir deseándoles lo mejor, ellos en todo momento nos estarán escuchando y se alegrarán de saber cuánto los amaremos por siempre.

 

¿Qué pasa con las experiencias cercanas a la muerte?

El que va a morir es porque ya tiene ese hecho en su camino. Las experiencias cercanas a la muerte no significan que esa persona se salvó de fallecer, es simplemente como subir a otra dimensión donde las personas pueden ver cosas que por lo regular no vemos, pero no quiere decir que ya estén muertos. En esos momentos pueden tener encuentros con alguien, como con los Maestros, pero no cruzan todo el umbral, es decir, no mueren.

Sí dejan su cuerpo físico, se mueven y sienten con su cuerpo astral, con el cual pueden ver a su ángel, a algún Maestro, hasta a fantasmas o a personas que ya murieron. Pero esto no quiere decir que estén allá, arriba, en el universo, en el cielo o en el infierno, están en el mismo nivel, sólo que en una frecuencia más arriba, por lo que pueden ver cosas que en físico no pueden.

Esas experiencias no significan que la gente vaya al cielo o al bajo astral, sino simplemente están viendo las cosas que físicamente no perciben de manera regular.

¿Cómo hacer para que los niños no pierdan su conexión son su sabiduría? ¿Cómo protegerlos?

Una de las cosas importantes es que recibas en esta Tierra a tu bebé en conexión con lo natural, con los cuatro elementos, como con cristales de cuarzo, para que no llegue a un mundo totalmente diferente al sitio maravilloso de donde viene.

Los bebés al estar en el vientre materno siguen estando en su mundo verdadero, conectados con el universo. Entonces, cuando van a nacer uno de los primeros choques fuertes de energía es por lo general dónde nacerán.

En primer lugar, el hospital es un espacio lleno de energías pesadas, y, por lo general, no hay ninguna protección, ninguna energía buena como la de los cuatro elementos. Así que los recibimos en un espacio que tiene una energía totalmente densa, lo cual les provoca un choque energético, pues ellos vienen de un mundo mágico.

Desde ahí los bebés ya pierden parte de su conexión y no hay nada que se pueda hacer. Por ello es tan importante que como padre procuremos cuidar ciertos detalles en el sitio donde va a nacer nuestro hijo. Por ejemplo, pedir permiso a los médicos o al hospital para que podamos darle a nuestro bebé al menos una lucecita y que no vaya a perder toda su conexión.

De ahí en adelante, una vez que nacen, es importante no enfocarlos únicamente a las cosas físicas o materiales, sino dejarlos que vean lo que tienen que ver, no hacer que se enfoquen sobre los objetos.

Por ejemplo, los bebés parece que siempre están observando las cosas, pero en realidad no es así, ven más allá, el contorno, la energía, pero los adultos los obligamos a enfocarse en lo que queremos que vean.

Ahí empiezan a perder su conexión con esa parte sutil, comienzan a ver más la parte física y a perder su unión con la sabiduría, con lo universal, y eso es malísimo (para profundizar más se recomienda leer “Cómo guiar a nuestros niños”).

También es importante el ambiente de las casas, que haya amor, armonía, el ejemplo que reciban de los papás es fundamental.

Las mamás tienen muchísimo que darles y transmitirles, hacerlos que se acerquen a los elementos de la naturaleza.

Sobre todo, tratarlos con mucho amor y cariño, darles muchos besitos, abrazos, enseñarles y entregarles cosas de amor, de energía, saber que un abrazo es como un ritual de energía, un beso es un ritual de energía.

Mientras des estas muestras de amor y cariño a tu hijo, más lo estás haciendo que se conecte con esas frecuencias sutiles y de amor.

Por el contrario, cuando uno menos lo haga, entonces más se irán alejando de lo real. Ya de por sí hay tantísimas distracciones que les pueden quitar esa conexión con su corazón y su sabiduría, que al menos debemos tratar que la familia se las refuerce.

Aunque muchos, lamentablemente, van a comenzar a olvidarse de esa unión por el hecho de estar en este planeta, en esta frecuencia, entonces generalmente es lo mejor, que olviden ciertas cosas, pero que vayan descubriendo poco a poco todo y se vayan reconectando con lo que en realidad necesiten. Ahí es donde los tienes que guiar y a educarlos en un ambiente armonioso.

Después, por medio de la meditación o los cuatro elementos puedes pedir que estas energías te ayuden, que te hagan sentir cómo actuar, por ejemplo al decir: “En este momento, mi hijo ¿qué necesita? ¿Qué es lo que puedo hacer para que se acerque a la naturaleza o para que no pierda su esencia?”. Entonces recibirás una especie de señales por parte del universo y  de tu ángel, las cuales te guiarán aún más en la forma de educarlo y guiarlo hacia su verdadera sabiduría.

¿La alimentación de los niños puede ayudar a mantener su conexión con su esencia?

Entre las cosas que podemos hacer o no hacer, están que es preferible no darles de comer carne cuando son pequeños, debemos esperar un poquito a que ellos puedan decir qué quieren.

Muchas veces por estar en esta frecuencia de la Tierra, también por protección y defensas, quizás necesiten ciertos alimentos con carne. Pero los niños son tan sabios que ellos te van diciendo qué es lo que van requiriendo.

Pero si no se les da carne y llevan una alimentación completa y sana con verduras, frutas, granos, quesos, entonces se les ayuda mucho, ya que esto les facilita desarrollar esa parte sutil de su esencia.

Si ellos comen la carne de cualquier animal les va a influir y a bloquear, no precisamente a bloquear todo, pero si una parte de su sabiduría.

Los niños pueden comer carne porque muchas veces los papás comen carne, pero una de las maneras para que influya menos en su desarrollo espiritual y conexión es también comer cosas naturales que harán que el bebé pueda contrarrestar el efecto de la pesada energía de la carne.

Cuando sentimos un “deja vu” ¿es porque vemos al futuro? ¿es posible?

Sí, porque nuestros ángeles son nuestros guías y tratan de prevenirnos de lo que nos pueda pasar. Antes de que hagamos las cosas, nuestro ser interior ya sabe lo que va a hacer.

Nuestros ángeles reciben ese mensaje de lo que planeamos. Aunque nosotros en consciente no lo sabemos, nuestra esencia ya está planificando el día de mañana.

Por ello tu ángel puede ver lo que vas a hacer y puede ver qué va a pasar según lo que hay a tu alrededor y previene lo que pueda dañarte. Si hay algún peligro trata de decírtelo. Te lo comunica de inmediato y sientes que algo no debes de hacer o sientes que ya lo habías soñado. De alguna forma te previene y tú lo percibes.

Además, mediante sueños que recuerdes puedes saber que son avisos de una posible realidad. Por lo general con los sueños vívidos debemos tener mucha precaución porque pueden ser advertencias o llevar algún mensaje importante del futuro.

Cuando en el día sintamos el llamado “deja vu”, de decir “esto ya lo viví o lo soñé”, tenemos que estar muy alertas con lo que nos rodea. Nuestro ángel y Dios quieren que captemos algo porque tal vez pase un hecho importante para nuestra vida o algún evento peligroso.

Otra posibilidad es que tal vez nos quieren avisar que tenemos que ayudar a alguien o hacer algo especial en ese momento.

¿Cómo distinguir a los falsos Maestros o que nos manipulan con la espiritualidad?

Lo mejor es tu corazón, es el único que te puede decir: “esta persona te puede causar daño”.

No me atrevo a decir quién está mal o bien, porque el respeto es lo primero. Pero sí puedo decir que hay mucha gente que afirma que habla con Maestros, pero la mayoría miente.

Del 100% que lo afirma, el 99% son falsos, son personas que están canalizando seres o personas que murieron y se hacen pasar por Maestros.

Lo triste es que nosotros, confiados, les abrimos nuestro corazón, pero son seres que no nos van a ayudar, sino al contrario.

Por ejemplo, algunos que se presentan como poseedores de la verdad, como los astrólogos que pasan por televisión, son personas que tratan de llenar huecos en su vida atrayendo gente, pero lo que hacen es quitarle energía a los que creen en ellos.

Cuando alguien te escucha está poniendo en ti su fe, su voluntad, su corazón, y si esta persona capta esto, pues lo aprovecha para su bien, no para quien se ha acercado en busca de ayuda.

El identificar a un falso Maestro de uno verdadero lo aprendí después de dos años de estudiarlo, pues primero debía saber lo que hace o no hace un Maestro.

En esa época mi Maestro Nintancito me comentó lo peligroso que es llegar a equivocarse y confundir un ser de luz con una entidad. Ante esto, lo primero que le dije fue:”¡¿y, tú, no eres un fantasma?!”.

Él me respondió “¡Qué bueno que me lo preguntas! Si no lo hubieras hecho no habría seguido contigo. Mira qué te dice tu corazón. Él es sabio, es quien va a identificar quién es un Maestro y quién no”.

Después me tocó hacer una práctica.

Cierto día fui con Nintancito a un lugar muy bonito y me dijo: “Ven, va a venir un Maestro que es sagrado y te va a enseñar cosas de energía. Está relacionado con la naturaleza y ha ayudado a mucha gente. Tienes que prepararte para recibirlo”.

Entonces llegó el Maestro invitado y ellos dos estuvieron platicando un rato. Pero en cuanto lo vi sentí algo horrible. Una cosa rara que no sabía explicar, pensaba “¿Qué está pasando, por qué me siento así?”.

En eso vino Nintancito y me preguntó si ya estaba lista para la enseñanza, le respondí que sí.

“¿Segura?”, me volvió a preguntar.

“¡Nooo!, tengo miedo, no sé lo que siento”, le contesté.

“Pero, ¿de qué tienes miedo?”, me reconfortó. “Ten valor, dime de qué tienes miedo”.

“Pues tengo miedo de ese Maestro”, le repliqué.

“¡¿Del Maestro sagrado que te dije?!”, expresó. Le confirmé que sí, que me sentía incómoda.

Él me contestó “¡Ay, deja que le diga, tiene que saber!”. Se acercó al otro Maestro y le dijo “¡Ni modo, ‘Maestro’ te descubrieron!”.

En ese momento el otro ser ya no tenía la apariencia de un Maestro, se volvió una cosa horrible, como una sombra y se escabulló. Yo me quedé helada y Nintancito me dijo:

“Tenía que hacer la prueba, perdón. Tenía que ver que realmente estabas sintiendo con tu corazón lo que pasaba y que ya estabas preparada para identificar a un falso Maestro”.

Así fue como me di cuenta de que realmente el corazón es la guía y que no importa si nos dicen que la persona que tenemos enfrente es un ser de luz, si nuestro interior está agitado, lo mejor es pedir la protección de nuestro ángel y alejarnos de ahí de inmediato.

Quiero estar en contacto directo con Dios, ¿cómo hago?

¡Dios nos ha dado tantas cosas para lograrlo y se pone Él mismo en todas partes! La forma más cercana de estar con Dios es darle siempre las gracias y apreciar lo que tenemos a nuestro alrededor.

Si tienes el piso debes apreciarlo porque está ahí por Dios, está esa energía que es Él. Si, por ejemplo. piensas que hablar con el piso es una tontería, no lo es, porque desde ese momento estás conectado con Dios, estás desarrollando ese agradecimiento que tienes dentro. Dios está ahí desde antes de que le hablaras, pero al apreciar lo que tienes es que logras realmente esa conexión.

Cuando aprendes a valorar todo lo que te rodea es cuando estás en la máxima comunicación con Dios.

¿Cómo es un viaje astral?

Durante los viajes astrales estás consciente con la mente de que tu otro cuerpo se está saliendo, pero al estar consciente nos da miedo porque no es algo muy familiar y detenemos ese desprendimiento. Si logras vencer el miedo, inmediatamente te verás en el lugar donde debas estar, vas a verte volando sobre el mar o en algún lugar especial, y es a donde vamos cuando nos dormimos.

La realidad es que nuestro cuerpo astral sale para recargarse de energía, que luego le dará al cuerpo cuando se levante. Además, es el momento que usamos para hablar con nuestros Maestros y con nuestros ángeles.

Aunque digamos que no soñamos, todos lo hacemos. Cada noche viajamos a donde nuestro ángel y el corazón nos guían.

Por eso debemos de aprovechar si sentimos verlo de forma consciente. Cuando mi Maestro Nintancito me preparaba para los viajes astrales, yo pensaba que sería emocionante, pero me costó trabajo lograrlo. Hasta que un día de repente dije: “Otra vez no puede irme en astral. ¡Ay, no!, ¿cuándo voy a poder?”, y en eso vi que estaba acostada ¡Ya estaba en astral!

En ese momento sentí algo raro y vi a mi Maestro que andaba más arriba y me decía “Ven, ven” y yo le decía “¡No!”. En esa experiencia por el miedo me resistí y no lo logré, aun cuando me acordaba de todo lo que significaba el viaje astral.

Así fue, hasta que con trabajos lo superé y en cuanto salí del techo de la casa ya me di cuenta de lo maravilloso que era.

Al principio es un golpe fuerte porque te estás viendo dormido. Pero debemos luchar mucho porque es cuando empiezas a recordar tus pláticas con tus ángeles, tu encuentro con los Maestros, además de cosas importantes de tu vida.

Es importante que sepamos que no siempre recordamos nuestros sueños o viajes porque en ellos se nos dan enseñanzas que no nos sirve pensar en el momento. No nos debemos forzar. Lo que recordemos está bien. Quizá se trate de señales que después vas a aplicar en tu vida.

¿Para gozar primero hay que sufrir? Si no no podríamos apreciar lo bueno…

No, en realidad no es algo que debamos tener para disfrutar de los bueno. Pero lamentablemente ya lo llevamos en la genética: si no sufrimos por algo, no lo gozamos tanto; si no pasamos por algo malo, entonces no sabemos lo que es la felicidad.

Son conceptos que nos hemos venido creando a través de muchísimos años y que nos hacen acostumbrarnos a convivir con esas cosas negativas, creyendo que es parte de lo que tenemos que aprender.

Como dice mi Maestro Nintancito: “Lo que pasa es que ustedes son muy buenos y muy adaptables.

“Creen que así debe de ser, que tienen que aprender a convivir con el mal porque así debe ser.

“En realidad todo es perfecto. No hay amor más pleno y satisfactorio que aquel amor que goza sin nunca antes haber sufrido para gozarlo. No hay felicidad más plena y hermosa que aquella que te llega sin antes haber sufrido.

“Es una de las cosas por las que estamos aquí, con ustedes como guías, para que sepan que no tienen que conformarse a vivir con eso. Por ello es que no han podido alejar todo lo negativo, porque de alguna forma creen que es parte de ustedes”.

¿Quién crea las enfermedades como el sida? ¿Son castigo de Dios?

Lo que pasa es que Dios es puro amor, jamás en ningún momento podría pensar en mandarnos un castigo. El sida ni ninguna cosa negativa que hay en el planeta son castigos divinos, han sido desatadas por nosotros mismos. El sida fue creado por un país para desviar la atención sobre muchas cosas y para hacer daño a un núcleo de gente.

Desgraciadamente fue creado a propósito y voluntad del hombre, con el fin de hacer un virus mortal para inyectarlo a determinada gente y que se propagara por el mundo. Todo esto fue con fines políticos, económicos y otros tantos fines espantosos de nombrar.

¿Podemos volar?

Nuestra esencia es sutil y si quisiéramos pudiéramos volar, lo que nos impide volar no es la gravedad, en este caso lo que nos impide volar es la pesadez de nuestra forma de ser, nuestros sentimientos, cada cosa que nos pasa desde que nos formamos en el vientre de nuestra madre que nos van dando peso y nos van quitando la sensación de que podemos volar.

Los niños creen que pueden volar y se lanzan desde lo alto sin importarles nada, porque ellos saben que no hay impedimento, porque es real, pero desgraciadamente la pesadez que han adquirido hasta en sus cortos años y el ambiente les van dando un peso que les impide elevarse.

Pero en realidad la gravedad no tendría que ver porque no afecta de esa forma, sino que son las cargas mentales. Nosotros somos parte de este planeta, somos parte de la naturaleza de la Tierra y nuestra energía es parte de ella, por lo cual siempre tratamos de unirnos a ella. Si salimos al espacio, no nos pegamos a nada porque el cuerpo físico no pertenece al universo, sino a la Tierra.

Un ejemplo son algunos de los lamas tibetanos, quienes han logrado superar muchos límites físicos y alcanzado la levitación, gracias a que están cerca de la naturaleza, de Dios, de sus corazones, de conocer quiénes son.

Si nosotros lo hiciéramos lo lograríamos también. Por ejemplo si sientes que tus papás actuaron mal contigo, lo que debes hacer es comprenderlos y sólo mandarles amor, lo cual representará tener un peso menos. De esta forma es como irás quitando carga y haciéndote más ligero.

De lo que se trata es de trabajar en quitarnos todo eso que no nos deja sentir, que no nos deja ser quienes somos realmente.

Porque influye todo, desde que tu mama te diga en broma “tonto” o que en la calle te digan algún insulto, éstos son pesos que vas teniendo a través de la vida y que tienes que quitarte.

Siempre lo primero es entender, saber quiénes somos, y lo vamos a lograr un día si decimos: “Voy a hacerlo porque quiero y ahora ya he logrado conocerme, amar lo que me rodea y perdonar a todos”.

¿Qué nos pueden decir de los dinosaurios?

Primero es esencial que pensemos que nuestro planeta ha pasado muchas etapas energéticas en las que ha cambiado su energía y las formas de vida que se desarrollan en él, conforme a lo que existe.

Los dinosaurios pudieron vivir sobre la Tierra porque existía la energía necesaria para que se diera esa forma de vida de gran tamaño y no solamente en cuanto a los animales y las plantas, sino que también había seres humanos gigantes.

Hay vestigios de que los gigantes habitaban aquí, aunque no se han dado a conoce de manera masiva. Esto fue posible por lo que mencionamos, porque la energía era propicia para ese tipo de desarrollo.

En la escuela nos enseñan que el petróleo es un “producto” de estos dinosaurios y se podría decir que en cierta forma es así, aunque en realidad se trata de una parte de la energía de la Tierra.

Cuando los dinosaurios murieron quedaron en una parte de la capa de la Tierra, ante este hecho, los Maestros y las tribus que existían (porque otro mito es éste, en realidad el hombre y el dinosaurio sí coexistieron), después de esa catástrofe que mató a tantos animales y personas, hicieron un ritual para que al descomponerse pudieran entregar algo a la Tierra como tributo.

Estos restos se transformaron en una energía muy buena, en una especie de abono que se mezcló con lo que es el petróleo, lo cual dio origen a que se creyera que el llamado “oro negro” era un derivado de los dinosaurios.

Pero este fluido es la sangre del planeta que a su vez se va enriqueciendo con los animales y las plantas que se van muriendo y se descomponen para darle algo a la Tierra.

Esta formación de petróleo es un proceso muy largo que puede dejar de funcionar, y mientras mas daño se le haga a la tierra menos se le encontrara.

Otro hecho que se ha modificado debido a las malas condiciones en las que tenemos al planeta es que el tamaño de las personas y animales en lugar de tender a aumentar, como en esa época, está disminuyendo, lo cual puede seguir pasando hasta que desaparezcamos.

Cada vez la energía está decreciendo más y más, por lo que el desarrollo de los seres vivos será siempre menor en tamaño.

Anuncios

es como la gota que no se agota


Tus

 

grandes preguntas…

 

 

 

 

 

¿Por qué es necesaria el alma? ¿por qué no nacer directamente sólo con el cuerpo?

El alma es algo infinito y eterno y cuenta con un papel determinante en cada vida que tengamos. Nuestro cuerpo físico es necesario para el cumplimiento de nuestra Misión Universal, dependiendo del planeta en el cual nos encontremos. En la Tierra, la materia tal cual la conocemos, es necesaria, ya que es un planeta de dualidad, así que nuestra alma toma forma y parte del cuerpo en el cual nos toca nacer, creando una sola energía.

Nuestro cuerpo físico será el encargado de llevar a cabo nuestra Misión por medio de nuestras acciones y nuestra alma será la guía, la parte de conexión con el universo que nos une con las emociones y sentimiento más sublimes e infinitos.

Por lo tanto, nuestra alma es el equilibrio de nuestro cuerpo en este planeta, es por esto tan importante que nos encontremos ligados y conectados con nuestros sentimientos para que a través de ellos nuestras acciones nos lleven a lograr nuestra principal Misión como seres universales: Ser y Hacer Felices…

¿Cómo y en qué lugar me puedo comunicar con Dios?

 

Las personas cuando quieren hablar con Dios sienten que debe haber un lugar en donde hablarle, pero en realidad un lugar en lo físico no existe porque Dios es un Todo y definitivamente es imposible decir que estará solamente en un sitio.

 

Dios está en nuestro corazón, Dios es parte de nosotros, Dios está en todos los lugares, entonces no hay un sitio, no hay una forma y no hay un método especifico para llamarlo.

 

A través de nuestras acciones, a través de nuestro comportamiento, a través de lo que nosotros sentimos es como podemos establecer una comunicación con Dios, cada cosa que hacemos es como si fuera un ritual a Dios, como una ofrenda.

 

¿Por qué? Porque es nuestro Creador, porque es parte de nosotros, porque está en nuestro corazón, porque no existirían humanos si no existiera Dios.

 

La forma en que puedes sentir que estableces un comunicación y conversación con Dios es darte un tiempo para sentirte feliz, para expresar esa felicidad a los demás, para comunicar en tus acciones, en tus movimientos, en tu hablar, en tu caminar todo el amor que le tienes a Dios.

 

Por ejemplo, como dice El Corán que los pajaritos cuando están tomando agua, al elevar su piquito al cielo, están agradeciendo a Dios y están hablando con Él.

 

Esta pequeña acción de los pajaritos nos demuestra que cada cosa, cada ser vivo, cada humano en nuestras acciones, en nuestro caminar, hablamos con Dios todo el tiempo. Que no hagamos consciencia de ello es otra cosa, pero nuestra comunicación con Dios es primordial, necesaria y existe siempre.

 

Cada cosa que hacemos es para Dios, porque es para la felicidad, porque es para nosotros y nosotros somos Dios, somos parte de ese Dios y Dios está en nuestro corazón.

 

Cada palpitar de nuestro corazón, cada vez que lo oyes, su latir, ahí está ese lenguaje de y para Dios, cada palpitar es esa comunicación con Él que nos está dando la vida y nosotros con cada latir estamos dándole las gracias.

 

En el mismo momento en que tu sangre está circulando, estás hablando con Dios.

¿Cómo podemos sentir con el corazón?

 

La mejor manera de empezar a acercarse al corazón y escuchar su sabiduría es mediante los cuatro elementos. Una vez que iniciemos a interactuar con el agua, la tierra, el fuego y el aire lograremos tener también una comunicación con Dios, que es nuestro corazón.

 

El motivo es que esa activación energética de nuestro cuerpo a través de los elementales es una forma de empezar a conocernos a nosotros mismos, de identificar lo que sentimos, de descubrir nuestros pensamientos, pero no solamente los que estamos acostumbrado a oír, sino aquellos que ya están un poco escondidos y que a veces hace falta sacar para que de esta forma no bloqueen lo que nuestro corazón nos envía cada segundo.

 

Es importante recordar que muchas cosas que sentimos se detienen en la mente y es cuando no podemos exteriorizarlas, no las sacamos, se quedan ahí. Cuando esto sucede, la mente empieza a formular un cúmulo de pensamientos, de bloqueos que son precisamente los que nos impiden escuchar nuestro corazón.

 

Pero gracias a la magia de los cuatro elementos, y al pequeño esfuerzo que haremos al acercarnos a ellos, seremos capaces de limpiar todo eso.

 

Además, podremos activar nuestra energía para escuchar mejor lo que nuestro corazón nos dice, así como para tener, incluso, un más alto desarrollo de nuestros sentidos, ya que tanta energía que nos bloquea no nos dejan escuchar, no nos dejan apreciar, no nos dejan ni oler ni ver bien.

 

 

¿Por qué nos enfermamos?

 

Todo comienza debido a un desbalance en nuestras energías, nuestro cuerpo astral y físico, así como en el desequilibrio de lo que nos rodea.

 

Entre los factores que más nos llegan a afectar y que generan ese gran desequilibrio se encuentran las emociones negativas. Por el contrario, la felicidad, la sabiduría, el estado de ánimo positivo y la energía que producimos nos van a ayudar a rechazar lo negativo que podamos desarrollar, es decir, una enfermedad.

 

Asimismo, estos sentimientos fortalecen nuestra energía, lo que a su vez nos ayudará a bloquear lo dañino que está a nuestro alrededor.

 

Por lo general, las energías que provocan enfermedades buscan a alguien débil, sobre todo emocionalmente, estado que es potencial para sufrir de algún tipo de padecimiento fuerte.

 

En cuanto a nosotros, si tenemos un desequilibrio en nuestros cuerpos, nuestra energía empieza a perder fuerza, lo cual provoca que se abran ciertos canales.

 

Al ocurrir esto, somos más vulnerables a atraer todo tipo de energía, entre ellas algunas de frecuencia baja, por ejemplo, los virus y bacterias que cruzan a través de la energía hasta llegar a depositarse en nuestro cuerpo físico.

 

Aunque estos microorganismos viven en nuestro cuerpo sin causar daño, llega el momento en que esto cambia cuando empezamos a perder fuerza en la energía del cuerpo astral y físico. Si nuestra parte positiva se debilita, entonces se activa la negativa que comenzará a tomar más fuerza, igual que las bacterias.

 

Nosotros tenemos en nuestros cuerpos muchos canales que no están activos, muchísimas potencias que pueden ser enfermedades y que, depende el tipo de energía y de vida que tenemos, pueden desaparecer por completo o activarse de un momento a otro.

 

La activación tiene que ver con el estilo de vida, con lo que estamos haciendo energética, astral y físicamente. Todos son eslabones y van unidos, aun cuando sean diferentes cuerpos, todos llevan una unión, si se debilita uno, el otro va a debilitarse también.

 

Entonces, por ese canal que se abre, entrará todo lo que pueda o lo que uno ya tiene dentro y quiere desarrollarse.

 

¿Qué es lo que provoca todo esto? El desequilibrio en nuestro cuerpo físico, en nuestro cuerpo astral, en nuestro cuerpo espiritual, en nuestra energía, todos están relacionados, pero además el desequilibrio de lo que nos rodea, porque eso también es un factor muy importante.

 

Hay muchas cosas en las que definitivamente podemos estar muy fuerte en energía, pero igual puede haber algo muy fuerte en el ambiente que nos va a provocar una enfermedad, por ejemplo una radiación muy pesada llegará a causarnos un cáncer.

 

Entonces si estuvimos muy fuertes, quizás vamos a poder evitarlo, pero dependerá de la situación, de cómo está nuestros cuerpos y de cómo estén funcionando nuestros centros energéticos. Lo esencial e importante es tener nuestra energía fuerte, física, mental y astralmente para poder rechazar lo que venga.

 

¿Las almas tienen un sexo ya definido?

Desde que Dios nos creó como seres, nuestra energía ya llevaba cierta información del sexo que íbamos a tener. Se habla de que las almas son asexuales, pero por lo que los Maestros me han explicado no es así. Los seres que supuestamente se clasifican como asexuales han sido seres triadas.

Nosotros, a través de nuestras vidas, nacemos siempre con el mismo sexo, sólo hay ciertas excepciones que se dan cuando se deba asimilar algo como el sexo opuesto y no se pueda aprender de otra forma. Por ejemplo, un hombre pide nacer como mujer en su siguiente existencia porque quiere entender algo y sólo así lo podrá lograr.

Pero desde los inicios ya tenemos cierta definición de nuestro ser.

 

¿Cómo escogemos a nuestra familia antes de nacer?

Las familias llegan a crearse en la Tierra porque es un encuentro preestablecido en el universo para unir a un grupo de almas por cosas que tienen que vivir, porque juntas cuentan con experiencias que desarrollar, las cuales poseen la misma energía de esa existencia que tendrán.

Así, los miembros de una familia, por más que vivan lejos, o sólo tengan lazos lejanos, siempre serán parte de una misma energía y no porque sean lazos karmáticos, sino que por cosas de su misma vida o pasada, tienen que vivir juntos. Todos ellos tendrán un mismo propósito espiritualmente hablando, no en lo físico.

¿Por qué tenemos que dormir?

Para nosotros los humanos existe la etapa del sueño como algo natural, pero siempre nos preguntamos ¿Por qué? ¿Por qué tenemos que dormir? ¿Por qué no podemos ser como los Maestros, por ejemplo, que no duermen? ¿Por qué nosotros debemos pasar ese proceso?

La respuesta es que nosotros como humanos, y como hijos de esta Tierra, tenemos un cuerpo físico y vivimos bajo las leyes del equilibrio, que es positivo y negativo, físico y no-físico.

Tenemos un cuerpo físico que definitivamente tiene una actividad propia que inicia cuando nos levantamos, nos bañamos, vamos a trabajar, estudiamos, etc., ésa es la parte de desarrollo de nuestro cuerpo físico, pero tenemos otra parte, otro cuerpo, que es nuestra parte astral, el espíritu.

Es ahí donde entra el dormir, ya que nuestro cuerpo astral necesita también su vida, claro que la vida de nuestro cuerpo físico es diferente, porque precisa de más actividad.

Mientras que el astral lo único en que se enfoca es en procurarse el tipo de energía que necesite para alimentarse, lo cual se logra cuando te desprendes de tu físico que estará durmiendo. En esos momentos tu astral hará lo que tenga que realizar y buscará lo que necesites como ser universal.

Por ejemplo, quizás vayas a visitar a personas que tu cuerpo físico ofendió y que tu verdadero ser no quería dañar, puede ser que tu cuerpo astral diga: “Tú ya la ofendiste, pero yo voy a realizar un viaje hacia esa persona para decirle lo que en realidad sientes”.

También puede ocurrir que nuestro cuerpo astral sienta la necesidad de volar, quizás necesite sentirse libre porque siempre lo mantenemos atado e ignorado.

Los humanos por lo general olvidamos que somos más que físicos, olvidamos a nuestras emociones y sentimientos.

Por ello, si no fuera porque dormimos, seríamos “algo” muy metido en lo negativo, porque cuando descansamos esa parte de nuestro ser nos lleva a todo aquello a lo cual no nos acercamos durante el día.

Ésa es la razón por la cual los viajes astrales son necesarios para vivir, de hecho se han realizado innumerables estudios que lo avalan.

Por ejemplo, una persona con insomnio tiene muchísimos problemas, aun cuando se duerma 5 ó 10 minutos y que su cuerpo astral trate de aprovechar y tomar la energía posible, no es suficiente. Se necesitan de 5 a 6 horas, mínimo, para poder reponer y tomar la energía que el cuerpo astral requiere.

Muchos estudios señalan que el humano no aguanta sin dormir, soporta no beber agua o comida durante mucho tiempo, pero sin dormir no, ¿Por qué? Porque es cuando logra esa conexión con lo que necesita nuestro corazón para vivir, con esa parte espiritual, hermosa y sentimental, con esa parte que le da realmente vida al cuerpo físico.

¿Qué puedo hacer para proteger a las personas que amo?

Esto lo podemos lograr dándoles y mandándoles mucho amor, ya que con él creamos alrededor de ellos una burbuja grande, muy grande, en la que los protegemos para que no sufran o que estén expuestos a algún peligro. Esta burbuja es de un color dorado hermoso y siempre nace del amor.

Es importante, también, desechar los miedos o pensamientos negativos, ya que son influencias negativas que tratan de debilitar esa burbuja que hemos creado.

Sobre todo, tenemos recordar que somos fuertes y que no debemos dejar que nada negativo entre a nuestra cabeza, que en nuestro ser sólo existan el amor y las cosas bellas del universo. De esa forma siempre estaremos irradiando una energía positiva que llegará hasta nuestros seres queridos y los protegerá siempre más.

¿Cuál es el origen de la vida? ¿somos simplemente un experimento genético de otros seres?

Esta idea difundida de que somos un experimento genético alienígena es algo que no debemos pensar porque no fue así como nacimos. La vida es sagrada y se da por el amor, pero el origen de la vida es un misterio de la cabeza que no existe en el corazón.

Los Maestros de Sabiduría hablan de que tratar de conocer ese origen es como querer entender a Dios, a quien sólo podemos comprender y sentir con el corazón.

En el corazón no existe como un misterio, ese inicio es comprendido en nuestro interior porque sólo ahí se puede comprender. De otra forma únicamente se adapta a lo que está en la mente, con la cual formulamos muchas hipótesis sobre cómo surgió.

Por ejemplo, se dice que venimos del mono, pero esto se piensa porque los humanos tenemos muy latente que somos seres de evolución constante y lo que no tomamos en cuenta es que en ese nivel físico esto no se aplica.

Aun cuando se vea que con los primates hay ciertas características similares, hay un momento en el que se cortan y es ahí donde se cuestionan cómo puede ser que de mono se llegó a ser hombre. La razón es que ambas especies simplemente no están unidas, no somos sus descendientes, como dicen.

Claro que somos sus hermanos y nos parecemos, pero es solamente porque somos una misma esencia, somos manifestaciones de vida diferente que sentimos igual, como pasa con el resto de los animales.

La explicación y única verdad es que todos venimos de una misma esencia que es Dios y siempre permanecemos unidos, aun si estamos en diferentes puntos del planeta o del universo.

¿Cómo es el proceso de la muerte? ¿Hacia dónde nos vamos?

Con la muerte ocurre como cuando vas a un país desconocido, donde no conoces a nadie, no sabes cuáles son las leyes o cómo se llega a tal lugar. Tú estás ahí y vas viendo señales y siguiéndolas hasta que llegas a donde debes de ir.

Es así lo que pasa cuando mueres, no hay nadie que te pueda decir hacia dónde ir, no hay nadie que te pueda decir qué hacer o cómo te puedas ir. ¿Por qué? Influyen muchas cosas, depende qué fue lo que hiciste, depende mucho de cómo fue tu vida. Son como las huellas digitales, nadie tiene la misma, igual cada quien tiene algo diferente que pasar cuando deja su cuerpo, cada uno experimentará diferentes forma de cómo van a pasar las cosas.

Cuando ese momento llega, tú vas a encontrar señales, no quedarás estático sin saber a dónde ir. Todo es perfecto, todo está creado de una forma ideal para la cual nadie te puede preparar. Son cosas de tu corazón y de tus cuerpos, entre ellos del espiritual.

Es como decir, por ejemplo, que una persona de México se fuera a Europa y viviera en otro país durante 40 años. Entonces le dicen que tiene que volver a México, definitivamente ella sabrá cómo llegar a su casa, conoce el camino de regreso, lo va a sentir, no será nada nuevo.

En el caso de la muerte ocurre lo mismo, la persona que muere va a saber cómo llegar a ese punto, ¿Por qué? Porque se fue cierto tiempo a la Tierra, pero no en ese nivel y en ese nivel no existe el tiempo, tú sabes exactamente hacia dónde tienes que ir, qué es lo que necesitas y de dónde saliste.

No nos debemos preocupar por qué tenemos que hacer o hacia dónde nos tenemos que ir. Tampoco es necesario esperar la señal de nadie, simplemente va a pasar, no sabes si alguien te va a recibir o no, simplemente va a pasar y vas a saber hacia dónde tienes que llegar.

¿Cómo superar la muerte de un ser querido?

Eso es muy difícil, porque nadie te puede decir cómo superarlo porque las palabras no te darán el consuelo para asimilar la muerte y separación de la energía que haya estado en tu corazón. Simplemente debemos de recordar que la muerte no existe.

Por desgracia estamos en un planeta donde existe el dolor, donde las cosas pasan por muchas razones que están fuera de nuestras manos. Lo mejor es tratar de estar conectado con esa persona, hablarle donde quiera que esté, decirle cuánto la amamos y que siempre va a estar en nuestro corazón. Es la única forma en la que podemos sentirnos mejor.

Además, debemos pensar que estamos ahora en un nivel físico, pero que en realidad no existen las barreras, no existen las distancias, no existe el tiempo.

¿Qué se puede hacer? Tratar de sentir en nuestro corazón cuál es la realidad, sentir que somos mucho más que cuerpo físico, que algo está ahí y el claro ejemplo es cuando dormimos, que nuestro otro cuerpo es el que vive, el que trata de tomar toda la energía, el verdadero, el que le da vida al cuerpo físico.

Sí, el cuerpo físico se acaba, pero es un cascarón, porque al final nos quedamos con el cuerpo real, el que nos limita a estar dentro de la burbuja que es nuestro mundo se acaba y vamos hacia fuera. Pero la realidad es que nunca nos separamos de nuestros seres queridos porque la energía solamente ha cambiado de forma, no ha desaparecido.

El amor es infinito e infinitamente seguiremos unidos a ellos, aun cuando parezca que materialmente no lo estamos. Aunque ya no veamos a nuestros seres queridos, podemos sentirlos con el corazón y seguir deseándoles lo mejor, ellos en todo momento nos estarán escuchando y se alegrarán de saber cuánto los amaremos por siempre.

 

¿Qué pasa con las experiencias cercanas a la muerte?

El que va a morir es porque ya tiene ese hecho en su camino. Las experiencias cercanas a la muerte no significan que esa persona se salvó de fallecer, es simplemente como subir a otra dimensión donde las personas pueden ver cosas que por lo regular no vemos, pero no quiere decir que ya estén muertos. En esos momentos pueden tener encuentros con alguien, como con los Maestros, pero no cruzan todo el umbral, es decir, no mueren.

Sí dejan su cuerpo físico, se mueven y sienten con su cuerpo astral, con el cual pueden ver a su ángel, a algún Maestro, hasta a fantasmas o a personas que ya murieron. Pero esto no quiere decir que estén allá, arriba, en el universo, en el cielo o en el infierno, están en el mismo nivel, sólo que en una frecuencia más arriba, por lo que pueden ver cosas que en físico no pueden.

Esas experiencias no significan que la gente vaya al cielo o al bajo astral, sino simplemente están viendo las cosas que físicamente no perciben de manera regular.

¿Cómo hacer para que los niños no pierdan su conexión son su sabiduría? ¿Cómo protegerlos?

Una de las cosas importantes es que recibas en esta Tierra a tu bebé en conexión con lo natural, con los cuatro elementos, como con cristales de cuarzo, para que no llegue a un mundo totalmente diferente al sitio maravilloso de donde viene.

Los bebés al estar en el vientre materno siguen estando en su mundo verdadero, conectados con el universo. Entonces, cuando van a nacer uno de los primeros choques fuertes de energía es por lo general dónde nacerán.

En primer lugar, el hospital es un espacio lleno de energías pesadas, y, por lo general, no hay ninguna protección, ninguna energía buena como la de los cuatro elementos. Así que los recibimos en un espacio que tiene una energía totalmente densa, lo cual les provoca un choque energético, pues ellos vienen de un mundo mágico.

Desde ahí los bebés ya pierden parte de su conexión y no hay nada que se pueda hacer. Por ello es tan importante que como padre procuremos cuidar ciertos detalles en el sitio donde va a nacer nuestro hijo. Por ejemplo, pedir permiso a los médicos o al hospital para que podamos darle a nuestro bebé al menos una lucecita y que no vaya a perder toda su conexión.

De ahí en adelante, una vez que nacen, es importante no enfocarlos únicamente a las cosas físicas o materiales, sino dejarlos que vean lo que tienen que ver, no hacer que se enfoquen sobre los objetos.

Por ejemplo, los bebés parece que siempre están observando las cosas, pero en realidad no es así, ven más allá, el contorno, la energía, pero los adultos los obligamos a enfocarse en lo que queremos que vean.

Ahí empiezan a perder su conexión con esa parte sutil, comienzan a ver más la parte física y a perder su unión con la sabiduría, con lo universal, y eso es malísimo (para profundizar más se recomienda leer

Tus grandes preguntas…

¿Por qué es necesaria el alma? ¿por qué no nacer directamente sólo con el cuerpo?

El alma es algo infinito y eterno y cuenta con un papel determinante en cada vida que tengamos. Nuestro cuerpo físico es necesario para el cumplimiento de nuestra Misión Universal, dependiendo del planeta en el cual nos encontremos. En la Tierra, la materia tal cual la conocemos, es necesaria, ya que es un planeta de dualidad, así que nuestra alma toma forma y parte del cuerpo en el cual nos toca nacer, creando una sola energía.

Nuestro cuerpo físico será el encargado de llevar a cabo nuestra Misión por medio de nuestras acciones y nuestra alma será la guía, la parte de conexión con el universo que nos une con las emociones y sentimiento más sublimes e infinitos.

Por lo tanto, nuestra alma es el equilibrio de nuestro cuerpo en este planeta, es por esto tan importante que nos encontremos ligados y conectados con nuestros sentimientos para que a través de ellos nuestras acciones nos lleven a lograr nuestra principal Misión como seres universales: Ser y Hacer Felices…

¿Cómo y en qué lugar me puedo comunicar con Dios?

Las personas cuando quieren hablar con Dios sienten que debe haber un lugar en donde hablarle, pero en realidad un lugar en lo físico no existe porque Dios es un Todo y definitivamente es imposible decir que estará solamente en un sitio.

Dios está en nuestro corazón, Dios es parte de nosotros, Dios está en todos los lugares, entonces no hay un sitio, no hay una forma y no hay un método especifico para llamarlo.

A través de nuestras acciones, a través de nuestro comportamiento, a través de lo que nosotros sentimos es como podemos establecer una comunicación con Dios, cada cosa que hacemos es como si fuera un ritual a Dios, como una ofrenda.

¿Por qué? Porque es nuestro Creador, porque es parte de nosotros, porque está en nuestro corazón, porque no existirían humanos si no existiera Dios.

La forma en que puedes sentir que estableces un comunicación y conversación con Dios es darte un tiempo para sentirte feliz, para expresar esa felicidad a los demás, para comunicar en tus acciones, en tus movimientos, en tu hablar, en tu caminar todo el amor que le tienes a Dios.

Por ejemplo, como dice El Corán que los pajaritos cuando están tomando agua, al elevar su piquito al cielo, están agradeciendo a Dios y están hablando con Él.

Esta pequeña acción de los pajaritos nos demuestra que cada cosa, cada ser vivo, cada humano en nuestras acciones, en nuestro caminar, hablamos con Dios todo el tiempo. Que no hagamos consciencia de ello es otra cosa, pero nuestra comunicación con Dios es primordial, necesaria y existe siempre.

Cada cosa que hacemos es para Dios, porque es para la felicidad, porque es para nosotros y nosotros somos Dios, somos parte de ese Dios y Dios está en nuestro corazón.

Cada palpitar de nuestro corazón, cada vez que lo oyes, su latir, ahí está ese lenguaje de y para Dios, cada palpitar es esa comunicación con Él que nos está dando la vida y nosotros con cada latir estamos dándole las gracias.

En el mismo momento en que tu sangre está circulando, estás hablando con Dios.

¿Cómo podemos sentir con el corazón?

La mejor manera de empezar a acercarse al corazón y escuchar su sabiduría es mediante los cuatro elementos. Una vez que iniciemos a interactuar con el agua, la tierra, el fuego y el aire lograremos tener también una comunicación con Dios, que es nuestro corazón.

El motivo es que esa activación energética de nuestro cuerpo a través de los elementales es una forma de empezar a conocernos a nosotros mismos, de identificar lo que sentimos, de descubrir nuestros pensamientos, pero no solamente los que estamos acostumbrado a oír, sino aquellos que ya están un poco escondidos y que a veces hace falta sacar para que de esta forma no bloqueen lo que nuestro corazón nos envía cada segundo.

Es importante recordar que muchas cosas que sentimos se detienen en la mente y es cuando no podemos exteriorizarlas, no las sacamos, se quedan ahí. Cuando esto sucede, la mente empieza a formular un cúmulo de pensamientos, de bloqueos que son precisamente los que nos impiden escuchar nuestro corazón.

Pero gracias a la magia de los cuatro elementos, y al pequeño esfuerzo que haremos al acercarnos a ellos, seremos capaces de limpiar todo eso.

Además, podremos activar nuestra energía para escuchar mejor lo que nuestro corazón nos dice, así como para tener, incluso, un más alto desarrollo de nuestros sentidos, ya que tanta energía que nos bloquea no nos dejan escuchar, no nos dejan apreciar, no nos dejan ni oler ni ver bien.

¿Por qué nos enfermamos?

Todo comienza debido a un desbalance en nuestras energías, nuestro cuerpo astral y físico, así como en el desequilibrio de lo que nos rodea.

Entre los factores que más nos llegan a afectar y que generan ese gran desequilibrio se encuentran las emociones negativas. Por el contrario, la felicidad, la sabiduría, el estado de ánimo positivo y la energía que producimos nos van a ayudar a rechazar lo negativo que podamos desarrollar, es decir, una enfermedad.

Asimismo, estos sentimientos fortalecen nuestra energía, lo que a su vez nos ayudará a bloquear lo dañino que está a nuestro alrededor.

Por lo general, las energías que provocan enfermedades buscan a alguien débil, sobre todo emocionalmente, estado que es potencial para sufrir de algún tipo de padecimiento fuerte.

En cuanto a nosotros, si tenemos un desequilibrio en nuestros cuerpos, nuestra energía empieza a perder fuerza, lo cual provoca que se abran ciertos canales.

Al ocurrir esto, somos más vulnerables a atraer todo tipo de energía, entre ellas algunas de frecuencia baja, por ejemplo, los virus y bacterias que cruzan a través de la energía hasta llegar a depositarse en nuestro cuerpo físico.

Aunque estos microorganismos viven en nuestro cuerpo sin causar daño, llega el momento en que esto cambia cuando empezamos a perder fuerza en la energía del cuerpo astral y físico. Si nuestra parte positiva se debilita, entonces se activa la negativa que comenzará a tomar más fuerza, igual que las bacterias.

Nosotros tenemos en nuestros cuerpos muchos canales que no están activos, muchísimas potencias que pueden ser enfermedades y que, depende el tipo de energía y de vida que tenemos, pueden desaparecer por completo o activarse de un momento a otro.

La activación tiene que ver con el estilo de vida, con lo que estamos haciendo energética, astral y físicamente. Todos son eslabones y van unidos, aun cuando sean diferentes cuerpos, todos llevan una unión, si se debilita uno, el otro va a debilitarse también.

Entonces, por ese canal que se abre, entrará todo lo que pueda o lo que uno ya tiene dentro y quiere desarrollarse.

¿Qué es lo que provoca todo esto? El desequilibrio en nuestro cuerpo físico, en nuestro cuerpo astral, en nuestro cuerpo espiritual, en nuestra energía, todos están relacionados, pero además el desequilibrio de lo que nos rodea, porque eso también es un factor muy importante.

Hay muchas cosas en las que definitivamente podemos estar muy fuerte en energía, pero igual puede haber algo muy fuerte en el ambiente que nos va a provocar una enfermedad, por ejemplo una radiación muy pesada llegará a causarnos un cáncer.

Entonces si estuvimos muy fuertes, quizás vamos a poder evitarlo, pero dependerá de la situación, de cómo está nuestros cuerpos y de cómo estén funcionando nuestros centros energéticos. Lo esencial e importante es tener nuestra energía fuerte, física, mental y astralmente para poder rechazar lo que venga.

¿Las almas tienen un sexo ya definido?

Desde que Dios nos creó como seres, nuestra energía ya llevaba cierta información del sexo que íbamos a tener. Se habla de que las almas son asexuales, pero por lo que los Maestros me han explicado no es así. Los seres que supuestamente se clasifican como asexuales han sido seres triadas.

Nosotros, a través de nuestras vidas, nacemos siempre con el mismo sexo, sólo hay ciertas excepciones que se dan cuando se deba asimilar algo como el sexo opuesto y no se pueda aprender de otra forma. Por ejemplo, un hombre pide nacer como mujer en su siguiente existencia porque quiere entender algo y sólo así lo podrá lograr.

Pero desde los inicios ya tenemos cierta definición de nuestro ser.

¿Cómo escogemos a nuestra familia antes de nacer?

Las familias llegan a crearse en la Tierra porque es un encuentro preestablecido en el universo para unir a un grupo de almas por cosas que tienen que vivir, porque juntas cuentan con experiencias que desarrollar, las cuales poseen la misma energía de esa existencia que tendrán.

Así, los miembros de una familia, por más que vivan lejos, o sólo tengan lazos lejanos, siempre serán parte de una misma energía y no porque sean lazos karmáticos, sino que por cosas de su misma vida o pasada, tienen que vivir juntos. Todos ellos tendrán un mismo propósito espiritualmente hablando, no en lo físico.

¿Por qué tenemos que dormir?

Para nosotros los humanos existe la etapa del sueño como algo natural, pero siempre nos preguntamos ¿Por qué? ¿Por qué tenemos que dormir? ¿Por qué no podemos ser como los Maestros, por ejemplo, que no duermen? ¿Por qué nosotros debemos pasar ese proceso?

La respuesta es que nosotros como humanos, y como hijos de esta Tierra, tenemos un cuerpo físico y vivimos bajo las leyes del equilibrio, que es positivo y negativo, físico y no-físico.

Tenemos un cuerpo físico que definitivamente tiene una actividad propia que inicia cuando nos levantamos, nos bañamos, vamos a trabajar, estudiamos, etc., ésa es la parte de desarrollo de nuestro cuerpo físico, pero tenemos otra parte, otro cuerpo, que es nuestra parte astral, el espíritu.

Es ahí donde entra el dormir, ya que nuestro cuerpo astral necesita también su vida, claro que la vida de nuestro cuerpo físico es diferente, porque precisa de más actividad.

Mientras que el astral lo único en que se enfoca es en procurarse el tipo de energía que necesite para alimentarse, lo cual se logra cuando te desprendes de tu físico que estará durmiendo. En esos momentos tu astral hará lo que tenga que realizar y buscará lo que necesites como ser universal.

Por ejemplo, quizás vayas a visitar a personas que tu cuerpo físico ofendió y que tu verdadero ser no quería dañar, puede ser que tu cuerpo astral diga: “Tú ya la ofendiste, pero yo voy a realizar un viaje hacia esa persona para decirle lo que en realidad sientes”.

También puede ocurrir que nuestro cuerpo astral sienta la necesidad de volar, quizás necesite sentirse libre porque siempre lo mantenemos atado e ignorado.

Los humanos por lo general olvidamos que somos más que físicos, olvidamos a nuestras emociones y sentimientos.

Por ello, si no fuera porque dormimos, seríamos “algo” muy metido en lo negativo, porque cuando descansamos esa parte de nuestro ser nos lleva a todo aquello a lo cual no nos acercamos durante el día.

Ésa es la razón por la cual los viajes astrales son necesarios para vivir, de hecho se han realizado innumerables estudios que lo avalan.

Por ejemplo, una persona con insomnio tiene muchísimos problemas, aun cuando se duerma 5 ó 10 minutos y que su cuerpo astral trate de aprovechar y tomar la energía posible, no es suficiente. Se necesitan de 5 a 6 horas, mínimo, para poder reponer y tomar la energía que el cuerpo astral requiere.

Muchos estudios señalan que el humano no aguanta sin dormir, soporta no beber agua o comida durante mucho tiempo, pero sin dormir no, ¿Por qué? Porque es cuando logra esa conexión con lo que necesita nuestro corazón para vivir, con esa parte espiritual, hermosa y sentimental, con esa parte que le da realmente vida al cuerpo físico.

¿Qué puedo hacer para proteger a las personas que amo?

Esto lo podemos lograr dándoles y mandándoles mucho amor, ya que con él creamos alrededor de ellos una burbuja grande, muy grande, en la que los protegemos para que no sufran o que estén expuestos a algún peligro. Esta burbuja es de un color dorado hermoso y siempre nace del amor.

Es importante, también, desechar los miedos o pensamientos negativos, ya que son influencias negativas que tratan de debilitar esa burbuja que hemos creado.

Sobre todo, tenemos recordar que somos fuertes y que no debemos dejar que nada negativo entre a nuestra cabeza, que en nuestro ser sólo existan el amor y las cosas bellas del universo. De esa forma siempre estaremos irradiando una energía positiva que llegará hasta nuestros seres queridos y los protegerá siempre más.

¿Cuál es el origen de la vida? ¿somos simplemente un experimento genético de otros seres?

Esta idea difundida de que somos un experimento genético alienígena es algo que no debemos pensar porque no fue así como nacimos. La vida es sagrada y se da por el amor, pero el origen de la vida es un misterio de la cabeza que no existe en el corazón.

Los Maestros de Sabiduría hablan de que tratar de conocer ese origen es como querer entender a Dios, a quien sólo podemos comprender y sentir con el corazón.

En el corazón no existe como un misterio, ese inicio es comprendido en nuestro interior porque sólo ahí se puede comprender. De otra forma únicamente se adapta a lo que está en la mente, con la cual formulamos muchas hipótesis sobre cómo surgió.

Por ejemplo, se dice que venimos del mono, pero esto se piensa porque los humanos tenemos muy latente que somos seres de evolución constante y lo que no tomamos en cuenta es que en ese nivel físico esto no se aplica.

Aun cuando se vea que con los primates hay ciertas características similares, hay un momento en el que se cortan y es ahí donde se cuestionan cómo puede ser que de mono se llegó a ser hombre. La razón es que ambas especies simplemente no están unidas, no somos sus descendientes, como dicen.

Claro que somos sus hermanos y nos parecemos, pero es solamente porque somos una misma esencia, somos manifestaciones de vida diferente que sentimos igual, como pasa con el resto de los animales.

La explicación y única verdad es que todos venimos de una misma esencia que es Dios y siempre permanecemos unidos, aun si estamos en diferentes puntos del planeta o del universo.

¿Cómo es el proceso de la muerte? ¿Hacia dónde nos vamos?

Con la muerte ocurre como cuando vas a un país desconocido, donde no conoces a nadie, no sabes cuáles son las leyes o cómo se llega a tal lugar. Tú estás ahí y vas viendo señales y siguiéndolas hasta que llegas a donde debes de ir.

Es así lo que pasa cuando mueres, no hay nadie que te pueda decir hacia dónde ir, no hay nadie que te pueda decir qué hacer o cómo te puedas ir. ¿Por qué? Influyen muchas cosas, depende qué fue lo que hiciste, depende mucho de cómo fue tu vida. Son como las huellas digitales, nadie tiene la misma, igual cada quien tiene algo diferente que pasar cuando deja su cuerpo, cada uno experimentará diferentes forma de cómo van a pasar las cosas.

Cuando ese momento llega, tú vas a encontrar señales, no quedarás estático sin saber a dónde ir. Todo es perfecto, todo está creado de una forma ideal para la cual nadie te puede preparar. Son cosas de tu corazón y de tus cuerpos, entre ellos del espiritual.

Es como decir, por ejemplo, que una persona de México se fuera a Europa y viviera en otro país durante 40 años. Entonces le dicen que tiene que volver a México, definitivamente ella sabrá cómo llegar a su casa, conoce el camino de regreso, lo va a sentir, no será nada nuevo.

En el caso de la muerte ocurre lo mismo, la persona que muere va a saber cómo llegar a ese punto, ¿Por qué? Porque se fue cierto tiempo a la Tierra, pero no en ese nivel y en ese nivel no existe el tiempo, tú sabes exactamente hacia dónde tienes que ir, qué es lo que necesitas y de dónde saliste.

No nos debemos preocupar por qué tenemos que hacer o hacia dónde nos tenemos que ir. Tampoco es necesario esperar la señal de nadie, simplemente va a pasar, no sabes si alguien te va a recibir o no, simplemente va a pasar y vas a saber hacia dónde tienes que llegar.

¿Cómo superar la muerte de un ser querido?

Eso es muy difícil, porque nadie te puede decir cómo superarlo porque las palabras no te darán el consuelo para asimilar la muerte y separación de la energía que haya estado en tu corazón. Simplemente debemos de recordar que la muerte no existe.

Por desgracia estamos en un planeta donde existe el dolor, donde las cosas pasan por muchas razones que están fuera de nuestras manos. Lo mejor es tratar de estar conectado con esa persona, hablarle donde quiera que esté, decirle cuánto la amamos y que siempre va a estar en nuestro corazón. Es la única forma en la que podemos sentirnos mejor.

Además, debemos pensar que estamos ahora en un nivel físico, pero que en realidad no existen las barreras, no existen las distancias, no existe el tiempo.

¿Qué se puede hacer? Tratar de sentir en nuestro corazón cuál es la realidad, sentir que somos mucho más que cuerpo físico, que algo está ahí y el claro ejemplo es cuando dormimos, que nuestro otro cuerpo es el que vive, el que trata de tomar toda la energía, el verdadero, el que le da vida al cuerpo físico.

Sí, el cuerpo físico se acaba, pero es un cascarón, porque al final nos quedamos con el cuerpo real, el que nos limita a estar dentro de la burbuja que es nuestro mundo se acaba y vamos hacia fuera. Pero la realidad es que nunca nos separamos de nuestros seres queridos porque la energía solamente ha cambiado de forma, no ha desaparecido.

El amor es infinito e infinitamente seguiremos unidos a ellos, aun cuando parezca que materialmente no lo estamos. Aunque ya no veamos a nuestros seres queridos, podemos sentirlos con el corazón y seguir deseándoles lo mejor, ellos en todo momento nos estarán escuchando y se alegrarán de saber cuánto los amaremos por siempre.

¿Qué pasa con las experiencias cercanas a la muerte?

El que va a morir es porque ya tiene ese hecho en su camino. Las experiencias cercanas a la muerte no significan que esa persona se salvó de fallecer, es simplemente como subir a otra dimensión donde las personas pueden ver cosas que por lo regular no vemos, pero no quiere decir que ya estén muertos. En esos momentos pueden tener encuentros con alguien, como con los Maestros, pero no cruzan todo el umbral, es decir, no mueren.

Sí dejan su cuerpo físico, se mueven y sienten con su cuerpo astral, con el cual pueden ver a su ángel, a algún Maestro, hasta a fantasmas o a personas que ya murieron. Pero esto no quiere decir que estén allá, arriba, en el universo, en el cielo o en el infierno, están en el mismo nivel, sólo que en una frecuencia más arriba, por lo que pueden ver cosas que en físico no pueden.

Esas experiencias no significan que la gente vaya al cielo o al bajo astral, sino simplemente están viendo las cosas que físicamente no perciben de manera regular.

Los padres son la mejor guía

¿Cómo hacer para que los niños no pierdan su conexión son su sabiduría? ¿Cómo protegerlos?

Una de las cosas importantes es que recibas en esta Tierra a tu bebé en conexión con lo natural, con los cuatro elementos, como con cristales de cuarzo, para que no llegue a un mundo totalmente diferente al sitio maravilloso de donde viene.

Los bebés al estar en el vientre materno siguen estando en su mundo verdadero, conectados con el universo. Entonces, cuando van a nacer uno de los primeros choques fuertes de energía es por lo general dónde nacerán.

En primer lugar, el hospital es un espacio lleno de energías pesadas, y, por lo general, no hay ninguna protección, ninguna energía buena como la de los cuatro elementos. Así que los recibimos en un espacio que tiene una energía totalmente densa, lo cual les provoca un choque energético, pues ellos vienen de un mundo mágico.

Desde ahí los bebés ya pierden parte de su conexión y no hay nada que se pueda hacer. Por ello es tan importante que como padre procuremos cuidar ciertos detalles en el sitio donde va a nacer nuestro hijo. Por ejemplo, pedir permiso a los médicos o al hospital para que podamos darle a nuestro bebé al menos una lucecita y que no vaya a perder toda su conexión.

De ahí en adelante, una vez que nacen, es importante no enfocarlos únicamente a las cosas físicas o materiales, sino dejarlos que vean lo que tienen que ver, no hacer que se enfoquen sobre los objetos.

Por ejemplo, los bebés parece que siempre están observando las cosas, pero en realidad no es así, ven más allá, el contorno, la energía, pero los adultos los obligamos a enfocarse en lo que queremos que vean.

Ahí empiezan a perder su conexión con esa parte sutil, comienzan a ver más la parte física y a perder su unión con la sabiduría, con lo universal, y eso es malísimo (para profundizar más se recomienda leer “Cómo guiar a nuestros niños”).

También es importante el ambiente de las casas, que haya amor, armonía, el ejemplo que reciban de los papás es fundamental.

Las mamás tienen muchísimo que darles y transmitirles, hacerlos que se acerquen a los elementos de la naturaleza.

Sobre todo, tratarlos con mucho amor y cariño, darles muchos besitos, abrazos, enseñarles y entregarles cosas de amor, de energía, saber que un abrazo es como un ritual de energía, un beso es un ritual de energía.

Mientras des estas muestras de amor y cariño a tu hijo, más lo estás haciendo que se conecte con esas frecuencias sutiles y de amor.

Por el contrario, cuando uno menos lo haga, entonces más se irán alejando de lo real. Ya de por sí hay tantísimas distracciones que les pueden quitar esa conexión con su corazón y su sabiduría, que al menos debemos tratar que la familia se las refuerce.

Aunque muchos, lamentablemente, van a comenzar a olvidarse de esa unión por el hecho de estar en este planeta, en esta frecuencia, entonces generalmente es lo mejor, que olviden ciertas cosas, pero que vayan descubriendo poco a poco todo y se vayan reconectando con lo que en realidad necesiten. Ahí es donde los tienes que guiar y a educarlos en un ambiente armonioso.

Después, por medio de la meditación o los cuatro elementos puedes pedir que estas energías te ayuden, que te hagan sentir cómo actuar, por ejemplo al decir: “En este momento, mi hijo ¿qué necesita? ¿Qué es lo que puedo hacer para que se acerque a la naturaleza o para que no pierda su esencia?”. Entonces recibirás una especie de señales por parte del universo y de tu ángel, las cuales te guiarán aún más en la forma de educarlo y guiarlo hacia su verdadera sabiduría.

¿La alimentación de los niños puede ayudar a mantener su conexión con su esencia?

Entre las cosas que podemos hacer o no hacer, están que es preferible no darles de comer carne cuando son pequeños, debemos esperar un poquito a que ellos puedan decir qué quieren.

Muchas veces por estar en esta frecuencia de la Tierra, también por protección y defensas, quizás necesiten ciertos alimentos con carne. Pero los niños son tan sabios que ellos te van diciendo qué es lo que van requiriendo.

Pero si no se les da carne y llevan una alimentación completa y sana con verduras, frutas, granos, quesos, entonces se les ayuda mucho, ya que esto les facilita desarrollar esa parte sutil de su esencia.

Si ellos comen la carne de cualquier animal les va a influir y a bloquear, no precisamente a bloquear todo, pero si una parte de su sabiduría.

Los niños pueden comer carne porque muchas veces los papás comen carne, pero una de las maneras para que influya menos en su desarrollo espiritual y conexión es también comer cosas naturales que harán que el bebé pueda contrarrestar el efecto de la pesada energía de la carne.

Cuando sentimos un “deja vu” ¿es porque vemos al futuro? ¿es posible?

Sí, porque nuestros ángeles son nuestros guías y tratan de prevenirnos de lo que nos pueda pasar. Antes de que hagamos las cosas, nuestro ser interior ya sabe lo que va a hacer.

Nuestros ángeles reciben ese mensaje de lo que planeamos. Aunque nosotros en consciente no lo sabemos, nuestra esencia ya está planificando el día de mañana.

Por ello tu ángel puede ver lo que vas a hacer y puede ver qué va a pasar según lo que hay a tu alrededor y previene lo que pueda dañarte. Si hay algún peligro trata de decírtelo. Te lo comunica de inmediato y sientes que algo no debes de hacer o sientes que ya lo habías soñado. De alguna forma te previene y tú lo percibes.

Además, mediante sueños que recuerdes puedes saber que son avisos de una posible realidad. Por lo general con los sueños vívidos debemos tener mucha precaución porque pueden ser advertencias o llevar algún mensaje importante del futuro.

Cuando en el día sintamos el llamado “deja vu”, de decir “esto ya lo viví o lo soñé”, tenemos que estar muy alertas con lo que nos rodea. Nuestro ángel y Dios quieren que captemos algo porque tal vez pase un hecho importante para nuestra vida o algún evento peligroso.

Otra posibilidad es que tal vez nos quieren avisar que tenemos que ayudar a alguien o hacer algo especial en ese momento.

Nuestro corazón siempre nos guiará

¿Cómo distinguir a los falsos Maestros o que nos manipulan con la espiritualidad?

Lo mejor es tu corazón, es el único que te puede decir: “esta persona te puede causar daño”.

No me atrevo a decir quién está mal o bien, porque el respeto es lo primero. Pero sí puedo decir que hay mucha gente que afirma que habla con Maestros, pero la mayoría miente.

Del 100% que lo afirma, el 99% son falsos, son personas que están canalizando seres o personas que murieron y se hacen pasar por Maestros.

Lo triste es que nosotros, confiados, les abrimos nuestro corazón, pero son seres que no nos van a ayudar, sino al contrario.

Por ejemplo, algunos que se presentan como poseedores de la verdad, como los astrólogos que pasan por televisión, son personas que tratan de llenar huecos en su vida atrayendo gente, pero lo que hacen es quitarle energía a los que creen en ellos.

Cuando alguien te escucha está poniendo en ti su fe, su voluntad, su corazón, y si esta persona capta esto, pues lo aprovecha para su bien, no para quien se ha acercado en busca de ayuda.

El identificar a un falso Maestro de uno verdadero lo aprendí después de dos años de estudiarlo, pues primero debía saber lo que hace o no hace un Maestro.

En esa época mi Maestro Nintancito me comentó lo peligroso que es llegar a equivocarse y confundir un ser de luz con una entidad. Ante esto, lo primero que le dije fue:”¡¿y, tú, no eres un fantasma?!”.

Él me respondió “¡Qué bueno que me lo preguntas! Si no lo hubieras hecho no habría seguido contigo. Mira qué te dice tu corazón. Él es sabio, es quien va a identificar quién es un Maestro y quién no”.

Después me tocó hacer una práctica.

Cierto día fui con Nintancito a un lugar muy bonito y me dijo: “Ven, va a venir un Maestro que es sagrado y te va a enseñar cosas de energía. Está relacionado con la naturaleza y ha ayudado a mucha gente. Tienes que prepararte para recibirlo”.

Entonces llegó el Maestro invitado y ellos dos estuvieron platicando un rato. Pero en cuanto lo vi sentí algo horrible. Una cosa rara que no sabía explicar, pensaba “¿Qué está pasando, por qué me siento así?”.

En eso vino Nintancito y me preguntó si ya estaba lista para la enseñanza, le respondí que sí.

“¿Segura?”, me volvió a preguntar.

“¡Nooo!, tengo miedo, no sé lo que siento”, le contesté.

“Pero, ¿de qué tienes miedo?”, me reconfortó. “Ten valor, dime de qué tienes miedo”.

“Pues tengo miedo de ese Maestro”, le repliqué.

“¡¿Del Maestro sagrado que te dije?!”, expresó. Le confirmé que sí, que me sentía incómoda.

Él me contestó “¡Ay, deja que le diga, tiene que saber!”. Se acercó al otro Maestro y le dijo “¡Ni modo, ‘Maestro’ te descubrieron!”.

En ese momento el otro ser ya no tenía la apariencia de un Maestro, se volvió una cosa horrible, como una sombra y se escabulló. Yo me quedé helada y Nintancito me dijo:

“Tenía que hacer la prueba, perdón. Tenía que ver que realmente estabas sintiendo con tu corazón lo que pasaba y que ya estabas preparada para identificar a un falso Maestro”.

Así fue como me di cuenta de que realmente el corazón es la guía y que no importa si nos dicen que la persona que tenemos enfrente es un ser de luz, si nuestro interior está agitado, lo mejor es pedir la protección de nuestro ángel y alejarnos de ahí de inmediato.

Quiero estar en contacto directo con Dios, ¿cómo hago?

¡Dios nos ha dado tantas cosas para lograrlo y se pone Él mismo en todas partes! La forma más cercana de estar con Dios es darle siempre las gracias y apreciar lo que tenemos a nuestro alrededor.

Si tienes el piso debes apreciarlo porque está ahí por Dios, está esa energía que es Él. Si, por ejemplo. piensas que hablar con el piso es una tontería, no lo es, porque desde ese momento estás conectado con Dios, estás desarrollando ese agradecimiento que tienes dentro. Dios está ahí desde antes de que le hablaras, pero al apreciar lo que tienes es que logras realmente esa conexión.

Cuando aprendes a valorar todo lo que te rodea es cuando estás en la máxima comunicación con Dios.

¿Cómo es un viaje astral?

Durante los viajes astrales estás consciente con la mente de que tu otro cuerpo se está saliendo, pero al estar consciente nos da miedo porque no es algo muy familiar y detenemos ese desprendimiento. Si logras vencer el miedo, inmediatamente te verás en el lugar donde debas estar, vas a verte volando sobre el mar o en algún lugar especial, y es a donde vamos cuando nos dormimos.

La realidad es que nuestro cuerpo astral sale para recargarse de energía, que luego le dará al cuerpo cuando se levante. Además, es el momento que usamos para hablar con nuestros Maestros y con nuestros ángeles.

Aunque digamos que no soñamos, todos lo hacemos. Cada noche viajamos a donde nuestro ángel y el corazón nos guían.

Por eso debemos de aprovechar si sentimos verlo de forma consciente. Cuando mi Maestro Nintancito me preparaba para los viajes astrales, yo pensaba que sería emocionante, pero me costó trabajo lograrlo. Hasta que un día de repente dije: “Otra vez no puede irme en astral. ¡Ay, no!, ¿cuándo voy a poder?”, y en eso vi que estaba acostada ¡Ya estaba en astral!

En ese momento sentí algo raro y vi a mi Maestro que andaba más arriba y me decía “Ven, ven” y yo le decía “¡No!”. En esa experiencia por el miedo me resistí y no lo logré, aun cuando me acordaba de todo lo que significaba el viaje astral.

Así fue, hasta que con trabajos lo superé y en cuanto salí del techo de la casa ya me di cuenta de lo maravilloso que era.

Al principio es un golpe fuerte porque te estás viendo dormido. Pero debemos luchar mucho porque es cuando empiezas a recordar tus pláticas con tus ángeles, tu encuentro con los Maestros, además de cosas importantes de tu vida.

Es importante que sepamos que no siempre recordamos nuestros sueños o viajes porque en ellos se nos dan enseñanzas que no nos sirve pensar en el momento. No nos debemos forzar. Lo que recordemos está bien. Quizá se trate de señales que después vas a aplicar en tu vida.

¿Para gozar primero hay que sufrir? Si no no podríamos apreciar lo bueno…

No, en realidad no es algo que debamos tener para disfrutar de los bueno. Pero lamentablemente ya lo llevamos en la genética: si no sufrimos por algo, no lo gozamos tanto; si no pasamos por algo malo, entonces no sabemos lo que es la felicidad.

Son conceptos que nos hemos venido creando a través de muchísimos años y que nos hacen acostumbrarnos a convivir con esas cosas negativas, creyendo que es parte de lo que tenemos que aprender.

Como dice mi Maestro Nintancito: “Lo que pasa es que ustedes son muy buenos y muy adaptables.

“Creen que así debe de ser, que tienen que aprender a convivir con el mal porque así debe ser.

“En realidad todo es perfecto. No hay amor más pleno y satisfactorio que aquel amor que goza sin nunca antes haber sufrido para gozarlo. No hay felicidad más plena y hermosa que aquella que te llega sin antes haber sufrido.

“Es una de las cosas por las que estamos aquí, con ustedes como guías, para que sepan que no tienen que conformarse a vivir con eso. Por ello es que no han podido alejar todo lo negativo, porque de alguna forma creen que es parte de ustedes”.

¿Quién crea las enfermedades como el sida? ¿Son castigo de Dios?

Lo que pasa es que Dios es puro amor, jamás en ningún momento podría pensar en mandarnos un castigo. El sida ni ninguna cosa negativa que hay en el planeta son castigos divinos, han sido desatadas por nosotros mismos. El sida fue creado por un país para desviar la atención sobre muchas cosas y para hacer daño a un núcleo de gente.

Desgraciadamente fue creado a propósito y voluntad del hombre, con el fin de hacer un virus mortal para inyectarlo a determinada gente y que se propagara por el mundo. Todo esto fue con fines políticos, económicos y otros tantos fines espantosos de nombrar.

¿Podemos volar?

Nuestra esencia es sutil y si quisiéramos pudiéramos volar, lo que nos impide volar no es la gravedad, en este caso lo que nos impide volar es la pesadez de nuestra forma de ser, nuestros sentimientos, cada cosa que nos pasa desde que nos formamos en el vientre de nuestra madre que nos van dando peso y nos van quitando la sensación de que podemos volar.

Los niños creen que pueden volar y se lanzan desde lo alto sin importarles nada, porque ellos saben que no hay impedimento, porque es real, pero desgraciadamente la pesadez que han adquirido hasta en sus cortos años y el ambiente les van dando un peso que les impide elevarse.

Pero en realidad la gravedad no tendría que ver porque no afecta de esa forma, sino que son las cargas mentales. Nosotros somos parte de este planeta, somos parte de la naturaleza de la Tierra y nuestra energía es parte de ella, por lo cual siempre tratamos de unirnos a ella. Si salimos al espacio, no nos pegamos a nada porque el cuerpo físico no pertenece al universo, sino a la Tierra.

Un ejemplo son algunos de los lamas tibetanos, quienes han logrado superar muchos límites físicos y alcanzado la levitación, gracias a que están cerca de la naturaleza, de Dios, de sus corazones, de conocer quiénes son.

Si nosotros lo hiciéramos lo lograríamos también. Por ejemplo si sientes que tus papás actuaron mal contigo, lo que debes hacer es comprenderlos y sólo mandarles amor, lo cual representará tener un peso menos. De esta forma es como irás quitando carga y haciéndote más ligero.

De lo que se trata es de trabajar en quitarnos todo eso que no nos deja sentir, que no nos deja ser quienes somos realmente.

Porque influye todo, desde que tu mama te diga en broma “tonto” o que en la calle te digan algún insulto, éstos son pesos que vas teniendo a través de la vida y que tienes que quitarte.

Siempre lo primero es entender, saber quiénes somos, y lo vamos a lograr un día si decimos: “Voy a hacerlo porque quiero y ahora ya he logrado conocerme, amar lo que me rodea y perdonar a todos”.

¿Qué nos pueden decir de los dinosaurios?

Primero es esencial que pensemos que nuestro planeta ha pasado muchas etapas energéticas en las que ha cambiado su energía y las formas de vida que se desarrollan en él, conforme a lo que existe.

Los dinosaurios pudieron vivir sobre la Tierra porque existía la energía necesaria para que se diera esa forma de vida de gran tamaño y no solamente en cuanto a los animales y las plantas, sino que también había seres humanos gigantes.

Hay vestigios de que los gigantes habitaban aquí, aunque no se han dado a conoce de manera masiva. Esto fue posible por lo que mencionamos, porque la energía era propicia para ese tipo de desarrollo.

En la escuela nos enseñan que el petróleo es un “producto” de estos dinosaurios y se podría decir que en cierta forma es así, aunque en realidad se trata de una parte de la energía de la Tierra.

Cuando los dinosaurios murieron quedaron en una parte de la capa de la Tierra, ante este hecho, los Maestros y las tribus que existían (porque otro mito es éste, en realidad el hombre y el dinosaurio sí coexistieron), después de esa catástrofe que mató a tantos animales y personas, hicieron un ritual para que al descomponerse pudieran entregar algo a la Tierra como tributo.

Estos restos se transformaron en una energía muy buena, en una especie de abono que se mezcló con lo que es el petróleo, lo cual dio origen a que se creyera que el llamado “oro negro” era un derivado de los dinosaurios.

Pero este fluido es la sangre del planeta que a su vez se va enriqueciendo con los animales y las plantas que se van muriendo y se descomponen para darle algo a la Tierra.

Esta formación de petróleo es un proceso muy largo que puede dejar de funcionar, y mientras mas daño se le haga a la tierra menos se le encontrara.

Otro hecho que se ha modificado debido a las malas condiciones en las que tenemos al planeta es que el tamaño de las personas y animales en lugar de tender a aumentar, como en esa época, está disminuyendo, lo cual puede seguir pasando hasta que desaparezcamos.

Cada vez la energía está decreciendo más y más, por lo que el desarrollo de los seres vivos será siempre menor en tamaño.

Tus grandes preguntas…

¿Por qué es necesaria el alma? ¿por qué no nacer directamente sólo con el cuerpo?

El alma es algo infinito y eterno y cuenta con un papel determinante en cada vida que tengamos. Nuestro cuerpo físico es necesario para el cumplimiento de nuestra Misión Universal, dependiendo del planeta en el cual nos encontremos. En la Tierra, la materia tal cual la conocemos, es necesaria, ya que es un planeta de dualidad, así que nuestra alma toma forma y parte del cuerpo en el cual nos toca nacer, creando una sola energía.

Nuestro cuerpo físico será el encargado de llevar a cabo nuestra Misión por medio de nuestras acciones y nuestra alma será la guía, la parte de conexión con el universo que nos une con las emociones y sentimiento más sublimes e infinitos.

Por lo tanto, nuestra alma es el equilibrio de nuestro cuerpo en este planeta, es por esto tan importante que nos encontremos ligados y conectados con nuestros sentimientos para que a través de ellos nuestras acciones nos lleven a lograr nuestra principal Misión como seres universales: Ser y Hacer Felices…

¿Cómo y en qué lugar me puedo comunicar con Dios?

Las personas cuando quieren hablar con Dios sienten que debe haber un lugar en donde hablarle, pero en realidad un lugar en lo físico no existe porque Dios es un Todo y definitivamente es imposible decir que estará solamente en un sitio.

Dios está en nuestro corazón, Dios es parte de nosotros, Dios está en todos los lugares, entonces no hay un sitio, no hay una forma y no hay un método especifico para llamarlo.

A través de nuestras acciones, a través de nuestro comportamiento, a través de lo que nosotros sentimos es como podemos establecer una comunicación con Dios, cada cosa que hacemos es como si fuera un ritual a Dios, como una ofrenda.

¿Por qué? Porque es nuestro Creador, porque es parte de nosotros, porque está en nuestro corazón, porque no existirían humanos si no existiera Dios.

La forma en que puedes sentir que estableces un comunicación y conversación con Dios es darte un tiempo para sentirte feliz, para expresar esa felicidad a los demás, para comunicar en tus acciones, en tus movimientos, en tu hablar, en tu caminar todo el amor que le tienes a Dios.

Por ejemplo, como dice El Corán que los pajaritos cuando están tomando agua, al elevar su piquito al cielo, están agradeciendo a Dios y están hablando con Él.

Esta pequeña acción de los pajaritos nos demuestra que cada cosa, cada ser vivo, cada humano en nuestras acciones, en nuestro caminar, hablamos con Dios todo el tiempo. Que no hagamos consciencia de ello es otra cosa, pero nuestra comunicación con Dios es primordial, necesaria y existe siempre.

Cada cosa que hacemos es para Dios, porque es para la felicidad, porque es para nosotros y nosotros somos Dios, somos parte de ese Dios y Dios está en nuestro corazón.

Cada palpitar de nuestro corazón, cada vez que lo oyes, su latir, ahí está ese lenguaje de y para Dios, cada palpitar es esa comunicación con Él que nos está dando la vida y nosotros con cada latir estamos dándole las gracias.

En el mismo momento en que tu sangre está circulando, estás hablando con Dios.

¿Cómo podemos sentir con el corazón?

La mejor manera de empezar a acercarse al corazón y escuchar su sabiduría es mediante los cuatro elementos. Una vez que iniciemos a interactuar con el agua, la tierra, el fuego y el aire lograremos tener también una comunicación con Dios, que es nuestro corazón.

El motivo es que esa activación energética de nuestro cuerpo a través de los elementales es una forma de empezar a conocernos a nosotros mismos, de identificar lo que sentimos, de descubrir nuestros pensamientos, pero no solamente los que estamos acostumbrado a oír, sino aquellos que ya están un poco escondidos y que a veces hace falta sacar para que de esta forma no bloqueen lo que nuestro corazón nos envía cada segundo.

Es importante recordar que muchas cosas que sentimos se detienen en la mente y es cuando no podemos exteriorizarlas, no las sacamos, se quedan ahí. Cuando esto sucede, la mente empieza a formular un cúmulo de pensamientos, de bloqueos que son precisamente los que nos impiden escuchar nuestro corazón.

Pero gracias a la magia de los cuatro elementos, y al pequeño esfuerzo que haremos al acercarnos a ellos, seremos capaces de limpiar todo eso.

Además, podremos activar nuestra energía para escuchar mejor lo que nuestro corazón nos dice, así como para tener, incluso, un más alto desarrollo de nuestros sentidos, ya que tanta energía que nos bloquea no nos dejan escuchar, no nos dejan apreciar, no nos dejan ni oler ni ver bien.

¿Por qué nos enfermamos?

Todo comienza debido a un desbalance en nuestras energías, nuestro cuerpo astral y físico, así como en el desequilibrio de lo que nos rodea.

Entre los factores que más nos llegan a afectar y que generan ese gran desequilibrio se encuentran las emociones negativas. Por el contrario, la felicidad, la sabiduría, el estado de ánimo positivo y la energía que producimos nos van a ayudar a rechazar lo negativo que podamos desarrollar, es decir, una enfermedad.

Asimismo, estos sentimientos fortalecen nuestra energía, lo que a su vez nos ayudará a bloquear lo dañino que está a nuestro alrededor.

Por lo general, las energías que provocan enfermedades buscan a alguien débil, sobre todo emocionalmente, estado que es potencial para sufrir de algún tipo de padecimiento fuerte.

En cuanto a nosotros, si tenemos un desequilibrio en nuestros cuerpos, nuestra energía empieza a perder fuerza, lo cual provoca que se abran ciertos canales.

Al ocurrir esto, somos más vulnerables a atraer todo tipo de energía, entre ellas algunas de frecuencia baja, por ejemplo, los virus y bacterias que cruzan a través de la energía hasta llegar a depositarse en nuestro cuerpo físico.

Aunque estos microorganismos viven en nuestro cuerpo sin causar daño, llega el momento en que esto cambia cuando empezamos a perder fuerza en la energía del cuerpo astral y físico. Si nuestra parte positiva se debilita, entonces se activa la negativa que comenzará a tomar más fuerza, igual que las bacterias.

Nosotros tenemos en nuestros cuerpos muchos canales que no están activos, muchísimas potencias que pueden ser enfermedades y que, depende el tipo de energía y de vida que tenemos, pueden desaparecer por completo o activarse de un momento a otro.

La activación tiene que ver con el estilo de vida, con lo que estamos haciendo energética, astral y físicamente. Todos son eslabones y van unidos, aun cuando sean diferentes cuerpos, todos llevan una unión, si se debilita uno, el otro va a debilitarse también.

Entonces, por ese canal que se abre, entrará todo lo que pueda o lo que uno ya tiene dentro y quiere desarrollarse.

¿Qué es lo que provoca todo esto? El desequilibrio en nuestro cuerpo físico, en nuestro cuerpo astral, en nuestro cuerpo espiritual, en nuestra energía, todos están relacionados, pero además el desequilibrio de lo que nos rodea, porque eso también es un factor muy importante.

Hay muchas cosas en las que definitivamente podemos estar muy fuerte en energía, pero igual puede haber algo muy fuerte en el ambiente que nos va a provocar una enfermedad, por ejemplo una radiación muy pesada llegará a causarnos un cáncer.

Entonces si estuvimos muy fuertes, quizás vamos a poder evitarlo, pero dependerá de la situación, de cómo está nuestros cuerpos y de cómo estén funcionando nuestros centros energéticos. Lo esencial e importante es tener nuestra energía fuerte, física, mental y astralmente para poder rechazar lo que venga.

¿Las almas tienen un sexo ya definido?

Desde que Dios nos creó como seres, nuestra energía ya llevaba cierta información del sexo que íbamos a tener. Se habla de que las almas son asexuales, pero por lo que los Maestros me han explicado no es así. Los seres que supuestamente se clasifican como asexuales han sido seres triadas.

Nosotros, a través de nuestras vidas, nacemos siempre con el mismo sexo, sólo hay ciertas excepciones que se dan cuando se deba asimilar algo como el sexo opuesto y no se pueda aprender de otra forma. Por ejemplo, un hombre pide nacer como mujer en su siguiente existencia porque quiere entender algo y sólo así lo podrá lograr.

Pero desde los inicios ya tenemos cierta definición de nuestro ser.

¿Cómo escogemos a nuestra familia antes de nacer?

Las familias llegan a crearse en la Tierra porque es un encuentro preestablecido en el universo para unir a un grupo de almas por cosas que tienen que vivir, porque juntas cuentan con experiencias que desarrollar, las cuales poseen la misma energía de esa existencia que tendrán.

Así, los miembros de una familia, por más que vivan lejos, o sólo tengan lazos lejanos, siempre serán parte de una misma energía y no porque sean lazos karmáticos, sino que por cosas de su misma vida o pasada, tienen que vivir juntos. Todos ellos tendrán un mismo propósito espiritualmente hablando, no en lo físico.

¿Por qué tenemos que dormir?

Para nosotros los humanos existe la etapa del sueño como algo natural, pero siempre nos preguntamos ¿Por qué? ¿Por qué tenemos que dormir? ¿Por qué no podemos ser como los Maestros, por ejemplo, que no duermen? ¿Por qué nosotros debemos pasar ese proceso?

La respuesta es que nosotros como humanos, y como hijos de esta Tierra, tenemos un cuerpo físico y vivimos bajo las leyes del equilibrio, que es positivo y negativo, físico y no-físico.

Tenemos un cuerpo físico que definitivamente tiene una actividad propia que inicia cuando nos levantamos, nos bañamos, vamos a trabajar, estudiamos, etc., ésa es la parte de desarrollo de nuestro cuerpo físico, pero tenemos otra parte, otro cuerpo, que es nuestra parte astral, el espíritu.

Es ahí donde entra el dormir, ya que nuestro cuerpo astral necesita también su vida, claro que la vida de nuestro cuerpo físico es diferente, porque precisa de más actividad.

Mientras que el astral lo único en que se enfoca es en procurarse el tipo de energía que necesite para alimentarse, lo cual se logra cuando te desprendes de tu físico que estará durmiendo. En esos momentos tu astral hará lo que tenga que realizar y buscará lo que necesites como ser universal.

Por ejemplo, quizás vayas a visitar a personas que tu cuerpo físico ofendió y que tu verdadero ser no quería dañar, puede ser que tu cuerpo astral diga: “Tú ya la ofendiste, pero yo voy a realizar un viaje hacia esa persona para decirle lo que en realidad sientes”.

También puede ocurrir que nuestro cuerpo astral sienta la necesidad de volar, quizás necesite sentirse libre porque siempre lo mantenemos atado e ignorado.

Los humanos por lo general olvidamos que somos más que físicos, olvidamos a nuestras emociones y sentimientos.

Por ello, si no fuera porque dormimos, seríamos “algo” muy metido en lo negativo, porque cuando descansamos esa parte de nuestro ser nos lleva a todo aquello a lo cual no nos acercamos durante el día.

Ésa es la razón por la cual los viajes astrales son necesarios para vivir, de hecho se han realizado innumerables estudios que lo avalan.

Por ejemplo, una persona con insomnio tiene muchísimos problemas, aun cuando se duerma 5 ó 10 minutos y que su cuerpo astral trate de aprovechar y tomar la energía posible, no es suficiente. Se necesitan de 5 a 6 horas, mínimo, para poder reponer y tomar la energía que el cuerpo astral requiere.

Muchos estudios señalan que el humano no aguanta sin dormir, soporta no beber agua o comida durante mucho tiempo, pero sin dormir no, ¿Por qué? Porque es cuando logra esa conexión con lo que necesita nuestro corazón para vivir, con esa parte espiritual, hermosa y sentimental, con esa parte que le da realmente vida al cuerpo físico.

¿Qué puedo hacer para proteger a las personas que amo?

Esto lo podemos lograr dándoles y mandándoles mucho amor, ya que con él creamos alrededor de ellos una burbuja grande, muy grande, en la que los protegemos para que no sufran o que estén expuestos a algún peligro. Esta burbuja es de un color dorado hermoso y siempre nace del amor.

Es importante, también, desechar los miedos o pensamientos negativos, ya que son influencias negativas que tratan de debilitar esa burbuja que hemos creado.

Sobre todo, tenemos recordar que somos fuertes y que no debemos dejar que nada negativo entre a nuestra cabeza, que en nuestro ser sólo existan el amor y las cosas bellas del universo. De esa forma siempre estaremos irradiando una energía positiva que llegará hasta nuestros seres queridos y los protegerá siempre más.

¿Cuál es el origen de la vida? ¿somos simplemente un experimento genético de otros seres?

Esta idea difundida de que somos un experimento genético alienígena es algo que no debemos pensar porque no fue así como nacimos. La vida es sagrada y se da por el amor, pero el origen de la vida es un misterio de la cabeza que no existe en el corazón.

Los Maestros de Sabiduría hablan de que tratar de conocer ese origen es como querer entender a Dios, a quien sólo podemos comprender y sentir con el corazón.

En el corazón no existe como un misterio, ese inicio es comprendido en nuestro interior porque sólo ahí se puede comprender. De otra forma únicamente se adapta a lo que está en la mente, con la cual formulamos muchas hipótesis sobre cómo surgió.

Por ejemplo, se dice que venimos del mono, pero esto se piensa porque los humanos tenemos muy latente que somos seres de evolución constante y lo que no tomamos en cuenta es que en ese nivel físico esto no se aplica.

Aun cuando se vea que con los primates hay ciertas características similares, hay un momento en el que se cortan y es ahí donde se cuestionan cómo puede ser que de mono se llegó a ser hombre. La razón es que ambas especies simplemente no están unidas, no somos sus descendientes, como dicen.

Claro que somos sus hermanos y nos parecemos, pero es solamente porque somos una misma esencia, somos manifestaciones de vida diferente que sentimos igual, como pasa con el resto de los animales.

La explicación y única verdad es que todos venimos de una misma esencia que es Dios y siempre permanecemos unidos, aun si estamos en diferentes puntos del planeta o del universo.

¿Cómo es el proceso de la muerte? ¿Hacia dónde nos vamos?

Con la muerte ocurre como cuando vas a un país desconocido, donde no conoces a nadie, no sabes cuáles son las leyes o cómo se llega a tal lugar. Tú estás ahí y vas viendo señales y siguiéndolas hasta que llegas a donde debes de ir.

Es así lo que pasa cuando mueres, no hay nadie que te pueda decir hacia dónde ir, no hay nadie que te pueda decir qué hacer o cómo te puedas ir. ¿Por qué? Influyen muchas cosas, depende qué fue lo que hiciste, depende mucho de cómo fue tu vida. Son como las huellas digitales, nadie tiene la misma, igual cada quien tiene algo diferente que pasar cuando deja su cuerpo, cada uno experimentará diferentes forma de cómo van a pasar las cosas.

Cuando ese momento llega, tú vas a encontrar señales, no quedarás estático sin saber a dónde ir. Todo es perfecto, todo está creado de una forma ideal para la cual nadie te puede preparar. Son cosas de tu corazón y de tus cuerpos, entre ellos del espiritual.

Es como decir, por ejemplo, que una persona de México se fuera a Europa y viviera en otro país durante 40 años. Entonces le dicen que tiene que volver a México, definitivamente ella sabrá cómo llegar a su casa, conoce el camino de regreso, lo va a sentir, no será nada nuevo.

En el caso de la muerte ocurre lo mismo, la persona que muere va a saber cómo llegar a ese punto, ¿Por qué? Porque se fue cierto tiempo a la Tierra, pero no en ese nivel y en ese nivel no existe el tiempo, tú sabes exactamente hacia dónde tienes que ir, qué es lo que necesitas y de dónde saliste.

No nos debemos preocupar por qué tenemos que hacer o hacia dónde nos tenemos que ir. Tampoco es necesario esperar la señal de nadie, simplemente va a pasar, no sabes si alguien te va a recibir o no, simplemente va a pasar y vas a saber hacia dónde tienes que llegar.

¿Cómo superar la muerte de un ser querido?

Eso es muy difícil, porque nadie te puede decir cómo superarlo porque las palabras no te darán el consuelo para asimilar la muerte y separación de la energía que haya estado en tu corazón. Simplemente debemos de recordar que la muerte no existe.

Por desgracia estamos en un planeta donde existe el dolor, donde las cosas pasan por muchas razones que están fuera de nuestras manos. Lo mejor es tratar de estar conectado con esa persona, hablarle donde quiera que esté, decirle cuánto la amamos y que siempre va a estar en nuestro corazón. Es la única forma en la que podemos sentirnos mejor.

Además, debemos pensar que estamos ahora en un nivel físico, pero que en realidad no existen las barreras, no existen las distancias, no existe el tiempo.

¿Qué se puede hacer? Tratar de sentir en nuestro corazón cuál es la realidad, sentir que somos mucho más que cuerpo físico, que algo está ahí y el claro ejemplo es cuando dormimos, que nuestro otro cuerpo es el que vive, el que trata de tomar toda la energía, el verdadero, el que le da vida al cuerpo físico.

Sí, el cuerpo físico se acaba, pero es un cascarón, porque al final nos quedamos con el cuerpo real, el que nos limita a estar dentro de la burbuja que es nuestro mundo se acaba y vamos hacia fuera. Pero la realidad es que nunca nos separamos de nuestros seres queridos porque la energía solamente ha cambiado de forma, no ha desaparecido.

El amor es infinito e infinitamente seguiremos unidos a ellos, aun cuando parezca que materialmente no lo estamos. Aunque ya no veamos a nuestros seres queridos, podemos sentirlos con el corazón y seguir deseándoles lo mejor, ellos en todo momento nos estarán escuchando y se alegrarán de saber cuánto los amaremos por siempre.

¿Qué pasa con las experiencias cercanas a la muerte?

El que va a morir es porque ya tiene ese hecho en su camino. Las experiencias cercanas a la muerte no significan que esa persona se salvó de fallecer, es simplemente como subir a otra dimensión donde las personas pueden ver cosas que por lo regular no vemos, pero no quiere decir que ya estén muertos. En esos momentos pueden tener encuentros con alguien, como con los Maestros, pero no cruzan todo el umbral, es decir, no mueren.

Sí dejan su cuerpo físico, se mueven y sienten con su cuerpo astral, con el cual pueden ver a su ángel, a algún Maestro, hasta a fantasmas o a personas que ya murieron. Pero esto no quiere decir que estén allá, arriba, en el universo, en el cielo o en el infierno, están en el mismo nivel, sólo que en una frecuencia más arriba, por lo que pueden ver cosas que en físico no pueden.

Esas experiencias no significan que la gente vaya al cielo o al bajo astral, sino simplemente están viendo las cosas que físicamente no perciben de manera regular.

Los padres son la mejor guía

¿Cómo hacer para que los niños no pierdan su conexión son su sabiduría? ¿Cómo protegerlos?

Una de las cosas importantes es que recibas en esta Tierra a tu bebé en conexión con lo natural, con los cuatro elementos, como con cristales de cuarzo, para que no llegue a un mundo totalmente diferente al sitio maravilloso de donde viene.

Los bebés al estar en el vientre materno siguen estando en su mundo verdadero, conectados con el universo. Entonces, cuando van a nacer uno de los primeros choques fuertes de energía es por lo general dónde nacerán.

En primer lugar, el hospital es un espacio lleno de energías pesadas, y, por lo general, no hay ninguna protección, ninguna energía buena como la de los cuatro elementos. Así que los recibimos en un espacio que tiene una energía totalmente densa, lo cual les provoca un choque energético, pues ellos vienen de un mundo mágico.

Desde ahí los bebés ya pierden parte de su conexión y no hay nada que se pueda hacer. Por ello es tan importante que como padre procuremos cuidar ciertos detalles en el sitio donde va a nacer nuestro hijo. Por ejemplo, pedir permiso a los médicos o al hospital para que podamos darle a nuestro bebé al menos una lucecita y que no vaya a perder toda su conexión.

De ahí en adelante, una vez que nacen, es importante no enfocarlos únicamente a las cosas físicas o materiales, sino dejarlos que vean lo que tienen que ver, no hacer que se enfoquen sobre los objetos.

Por ejemplo, los bebés parece que siempre están observando las cosas, pero en realidad no es así, ven más allá, el contorno, la energía, pero los adultos los obligamos a enfocarse en lo que queremos que vean.

Ahí empiezan a perder su conexión con esa parte sutil, comienzan a ver más la parte física y a perder su unión con la sabiduría, con lo universal, y eso es malísimo (para profundizar más se recomienda leer “Cómo guiar a nuestros niños”).

También es importante el ambiente de las casas, que haya amor, armonía, el ejemplo que reciban de los papás es fundamental.

Las mamás tienen muchísimo que darles y transmitirles, hacerlos que se acerquen a los elementos de la naturaleza.

Sobre todo, tratarlos con mucho amor y cariño, darles muchos besitos, abrazos, enseñarles y entregarles cosas de amor, de energía, saber que un abrazo es como un ritual de energía, un beso es un ritual de energía.

Mientras des estas muestras de amor y cariño a tu hijo, más lo estás haciendo que se conecte con esas frecuencias sutiles y de amor.

Por el contrario, cuando uno menos lo haga, entonces más se irán alejando de lo real. Ya de por sí hay tantísimas distracciones que les pueden quitar esa conexión con su corazón y su sabiduría, que al menos debemos tratar que la familia se las refuerce.

Aunque muchos, lamentablemente, van a comenzar a olvidarse de esa unión por el hecho de estar en este planeta, en esta frecuencia, entonces generalmente es lo mejor, que olviden ciertas cosas, pero que vayan descubriendo poco a poco todo y se vayan reconectando con lo que en realidad necesiten. Ahí es donde los tienes que guiar y a educarlos en un ambiente armonioso.

Después, por medio de la meditación o los cuatro elementos puedes pedir que estas energías te ayuden, que te hagan sentir cómo actuar, por ejemplo al decir: “En este momento, mi hijo ¿qué necesita? ¿Qué es lo que puedo hacer para que se acerque a la naturaleza o para que no pierda su esencia?”. Entonces recibirás una especie de señales por parte del universo y de tu ángel, las cuales te guiarán aún más en la forma de educarlo y guiarlo hacia su verdadera sabiduría.

¿La alimentación de los niños puede ayudar a mantener su conexión con su esencia?

Entre las cosas que podemos hacer o no hacer, están que es preferible no darles de comer carne cuando son pequeños, debemos esperar un poquito a que ellos puedan decir qué quieren.

Muchas veces por estar en esta frecuencia de la Tierra, también por protección y defensas, quizás necesiten ciertos alimentos con carne. Pero los niños son tan sabios que ellos te van diciendo qué es lo que van requiriendo.

Pero si no se les da carne y llevan una alimentación completa y sana con verduras, frutas, granos, quesos, entonces se les ayuda mucho, ya que esto les facilita desarrollar esa parte sutil de su esencia.

Si ellos comen la carne de cualquier animal les va a influir y a bloquear, no precisamente a bloquear todo, pero si una parte de su sabiduría.

Los niños pueden comer carne porque muchas veces los papás comen carne, pero una de las maneras para que influya menos en su desarrollo espiritual y conexión es también comer cosas naturales que harán que el bebé pueda contrarrestar el efecto de la pesada energía de la carne.

Cuando sentimos un “deja vu” ¿es porque vemos al futuro? ¿es posible?

Sí, porque nuestros ángeles son nuestros guías y tratan de prevenirnos de lo que nos pueda pasar. Antes de que hagamos las cosas, nuestro ser interior ya sabe lo que va a hacer.

Nuestros ángeles reciben ese mensaje de lo que planeamos. Aunque nosotros en consciente no lo sabemos, nuestra esencia ya está planificando el día de mañana.

Por ello tu ángel puede ver lo que vas a hacer y puede ver qué va a pasar según lo que hay a tu alrededor y previene lo que pueda dañarte. Si hay algún peligro trata de decírtelo. Te lo comunica de inmediato y sientes que algo no debes de hacer o sientes que ya lo habías soñado. De alguna forma te previene y tú lo percibes.

Además, mediante sueños que recuerdes puedes saber que son avisos de una posible realidad. Por lo general con los sueños vívidos debemos tener mucha precaución porque pueden ser advertencias o llevar algún mensaje importante del futuro.

Cuando en el día sintamos el llamado “deja vu”, de decir “esto ya lo viví o lo soñé”, tenemos que estar muy alertas con lo que nos rodea. Nuestro ángel y Dios quieren que captemos algo porque tal vez pase un hecho importante para nuestra vida o algún evento peligroso.

Otra posibilidad es que tal vez nos quieren avisar que tenemos que ayudar a alguien o hacer algo especial en ese momento.

Nuestro corazón siempre nos guiará

¿Cómo distinguir a los falsos Maestros o que nos manipulan con la espiritualidad?

Lo mejor es tu corazón, es el único que te puede decir: “esta persona te puede causar daño”.

No me atrevo a decir quién está mal o bien, porque el respeto es lo primero. Pero sí puedo decir que hay mucha gente que afirma que habla con Maestros, pero la mayoría miente.

Del 100% que lo afirma, el 99% son falsos, son personas que están canalizando seres o personas que murieron y se hacen pasar por Maestros.

Lo triste es que nosotros, confiados, les abrimos nuestro corazón, pero son seres que no nos van a ayudar, sino al contrario.

Por ejemplo, algunos que se presentan como poseedores de la verdad, como los astrólogos que pasan por televisión, son personas que tratan de llenar huecos en su vida atrayendo gente, pero lo que hacen es quitarle energía a los que creen en ellos.

Cuando alguien te escucha está poniendo en ti su fe, su voluntad, su corazón, y si esta persona capta esto, pues lo aprovecha para su bien, no para quien se ha acercado en busca de ayuda.

El identificar a un falso Maestro de uno verdadero lo aprendí después de dos años de estudiarlo, pues primero debía saber lo que hace o no hace un Maestro.

En esa época mi Maestro Nintancito me comentó lo peligroso que es llegar a equivocarse y confundir un ser de luz con una entidad. Ante esto, lo primero que le dije fue:”¡¿y, tú, no eres un fantasma?!”.

Él me respondió “¡Qué bueno que me lo preguntas! Si no lo hubieras hecho no habría seguido contigo. Mira qué te dice tu corazón. Él es sabio, es quien va a identificar quién es un Maestro y quién no”.

Después me tocó hacer una práctica.

Cierto día fui con Nintancito a un lugar muy bonito y me dijo: “Ven, va a venir un Maestro que es sagrado y te va a enseñar cosas de energía. Está relacionado con la naturaleza y ha ayudado a mucha gente. Tienes que prepararte para recibirlo”.

Entonces llegó el Maestro invitado y ellos dos estuvieron platicando un rato. Pero en cuanto lo vi sentí algo horrible. Una cosa rara que no sabía explicar, pensaba “¿Qué está pasando, por qué me siento así?”.

En eso vino Nintancito y me preguntó si ya estaba lista para la enseñanza, le respondí que sí.

“¿Segura?”, me volvió a preguntar.

“¡Nooo!, tengo miedo, no sé lo que siento”, le contesté.

“Pero, ¿de qué tienes miedo?”, me reconfortó. “Ten valor, dime de qué tienes miedo”.

“Pues tengo miedo de ese Maestro”, le repliqué.

“¡¿Del Maestro sagrado que te dije?!”, expresó. Le confirmé que sí, que me sentía incómoda.

Él me contestó “¡Ay, deja que le diga, tiene que saber!”. Se acercó al otro Maestro y le dijo “¡Ni modo, ‘Maestro’ te descubrieron!”.

En ese momento el otro ser ya no tenía la apariencia de un Maestro, se volvió una cosa horrible, como una sombra y se escabulló. Yo me quedé helada y Nintancito me dijo:

“Tenía que hacer la prueba, perdón. Tenía que ver que realmente estabas sintiendo con tu corazón lo que pasaba y que ya estabas preparada para identificar a un falso Maestro”.

Así fue como me di cuenta de que realmente el corazón es la guía y que no importa si nos dicen que la persona que tenemos enfrente es un ser de luz, si nuestro interior está agitado, lo mejor es pedir la protección de nuestro ángel y alejarnos de ahí de inmediato.

Quiero estar en contacto directo con Dios, ¿cómo hago?

¡Dios nos ha dado tantas cosas para lograrlo y se pone Él mismo en todas partes! La forma más cercana de estar con Dios es darle siempre las gracias y apreciar lo que tenemos a nuestro alrededor.

Si tienes el piso debes apreciarlo porque está ahí por Dios, está esa energía que es Él. Si, por ejemplo. piensas que hablar con el piso es una tontería, no lo es, porque desde ese momento estás conectado con Dios, estás desarrollando ese agradecimiento que tienes dentro. Dios está ahí desde antes de que le hablaras, pero al apreciar lo que tienes es que logras realmente esa conexión.

Cuando aprendes a valorar todo lo que te rodea es cuando estás en la máxima comunicación con Dios.

¿Cómo es un viaje astral?

Durante los viajes astrales estás consciente con la mente de que tu otro cuerpo se está saliendo, pero al estar consciente nos da miedo porque no es algo muy familiar y detenemos ese desprendimiento. Si logras vencer el miedo, inmediatamente te verás en el lugar donde debas estar, vas a verte volando sobre el mar o en algún lugar especial, y es a donde vamos cuando nos dormimos.

La realidad es que nuestro cuerpo astral sale para recargarse de energía, que luego le dará al cuerpo cuando se levante. Además, es el momento que usamos para hablar con nuestros Maestros y con nuestros ángeles.

Aunque digamos que no soñamos, todos lo hacemos. Cada noche viajamos a donde nuestro ángel y el corazón nos guían.

Por eso debemos de aprovechar si sentimos verlo de forma consciente. Cuando mi Maestro Nintancito me preparaba para los viajes astrales, yo pensaba que sería emocionante, pero me costó trabajo lograrlo. Hasta que un día de repente dije: “Otra vez no puede irme en astral. ¡Ay, no!, ¿cuándo voy a poder?”, y en eso vi que estaba acostada ¡Ya estaba en astral!

En ese momento sentí algo raro y vi a mi Maestro que andaba más arriba y me decía “Ven, ven” y yo le decía “¡No!”. En esa experiencia por el miedo me resistí y no lo logré, aun cuando me acordaba de todo lo que significaba el viaje astral.

Así fue, hasta que con trabajos lo superé y en cuanto salí del techo de la casa ya me di cuenta de lo maravilloso que era.

Al principio es un golpe fuerte porque te estás viendo dormido. Pero debemos luchar mucho porque es cuando empiezas a recordar tus pláticas con tus ángeles, tu encuentro con los Maestros, además de cosas importantes de tu vida.

Es importante que sepamos que no siempre recordamos nuestros sueños o viajes porque en ellos se nos dan enseñanzas que no nos sirve pensar en el momento. No nos debemos forzar. Lo que recordemos está bien. Quizá se trate de señales que después vas a aplicar en tu vida.

¿Para gozar primero hay que sufrir? Si no no podríamos apreciar lo bueno…

No, en realidad no es algo que debamos tener para disfrutar de los bueno. Pero lamentablemente ya lo llevamos en la genética: si no sufrimos por algo, no lo gozamos tanto; si no pasamos por algo malo, entonces no sabemos lo que es la felicidad.

Son conceptos que nos hemos venido creando a través de muchísimos años y que nos hacen acostumbrarnos a convivir con esas cosas negativas, creyendo que es parte de lo que tenemos que aprender.

Como dice mi Maestro Nintancito: “Lo que pasa es que ustedes son muy buenos y muy adaptables.

“Creen que así debe de ser, que tienen que aprender a convivir con el mal porque así debe ser.

“En realidad todo es perfecto. No hay amor más pleno y satisfactorio que aquel amor que goza sin nunca antes haber sufrido para gozarlo. No hay felicidad más plena y hermosa que aquella que te llega sin antes haber sufrido.

“Es una de las cosas por las que estamos aquí, con ustedes como guías, para que sepan que no tienen que conformarse a vivir con eso. Por ello es que no han podido alejar todo lo negativo, porque de alguna forma creen que es parte de ustedes”.

¿Quién crea las enfermedades como el sida? ¿Son castigo de Dios?

Lo que pasa es que Dios es puro amor, jamás en ningún momento podría pensar en mandarnos un castigo. El sida ni ninguna cosa negativa que hay en el planeta son castigos divinos, han sido desatadas por nosotros mismos. El sida fue creado por un país para desviar la atención sobre muchas cosas y para hacer daño a un núcleo de gente.

Desgraciadamente fue creado a propósito y voluntad del hombre, con el fin de hacer un virus mortal para inyectarlo a determinada gente y que se propagara por el mundo. Todo esto fue con fines políticos, económicos y otros tantos fines espantosos de nombrar.

¿Podemos volar?

Nuestra esencia es sutil y si quisiéramos pudiéramos volar, lo que nos impide volar no es la gravedad, en este caso lo que nos impide volar es la pesadez de nuestra forma de ser, nuestros sentimientos, cada cosa que nos pasa desde que nos formamos en el vientre de nuestra madre que nos van dando peso y nos van quitando la sensación de que podemos volar.

Los niños creen que pueden volar y se lanzan desde lo alto sin importarles nada, porque ellos saben que no hay impedimento, porque es real, pero desgraciadamente la pesadez que han adquirido hasta en sus cortos años y el ambiente les van dando un peso que les impide elevarse.

Pero en realidad la gravedad no tendría que ver porque no afecta de esa forma, sino que son las cargas mentales. Nosotros somos parte de este planeta, somos parte de la naturaleza de la Tierra y nuestra energía es parte de ella, por lo cual siempre tratamos de unirnos a ella. Si salimos al espacio, no nos pegamos a nada porque el cuerpo físico no pertenece al universo, sino a la Tierra.

Un ejemplo son algunos de los lamas tibetanos, quienes han logrado superar muchos límites físicos y alcanzado la levitación, gracias a que están cerca de la naturaleza, de Dios, de sus corazones, de conocer quiénes son.

Si nosotros lo hiciéramos lo lograríamos también. Por ejemplo si sientes que tus papás actuaron mal contigo, lo que debes hacer es comprenderlos y sólo mandarles amor, lo cual representará tener un peso menos. De esta forma es como irás quitando carga y haciéndote más ligero.

De lo que se trata es de trabajar en quitarnos todo eso que no nos deja sentir, que no nos deja ser quienes somos realmente.

Porque influye todo, desde que tu mama te diga en broma “tonto” o que en la calle te digan algún insulto, éstos son pesos que vas teniendo a través de la vida y que tienes que quitarte.

Siempre lo primero es entender, saber quiénes somos, y lo vamos a lograr un día si decimos: “Voy a hacerlo porque quiero y ahora ya he logrado conocerme, amar lo que me rodea y perdonar a todos”.

¿Qué nos pueden decir de los dinosaurios?

Primero es esencial que pensemos que nuestro planeta ha pasado muchas etapas energéticas en las que ha cambiado su energía y las formas de vida que se desarrollan en él, conforme a lo que existe.

Los dinosaurios pudieron vivir sobre la Tierra porque existía la energía necesaria para que se diera esa forma de vida de gran tamaño y no solamente en cuanto a los animales y las plantas, sino que también había seres humanos gigantes.

Hay vestigios de que los gigantes habitaban aquí, aunque no se han dado a conoce de manera masiva. Esto fue posible por lo que mencionamos, porque la energía era propicia para ese tipo de desarrollo.

En la escuela nos enseñan que el petróleo es un “producto” de estos dinosaurios y se podría decir que en cierta forma es así, aunque en realidad se trata de una parte de la energía de la Tierra.

Cuando los dinosaurios murieron quedaron en una parte de la capa de la Tierra, ante este hecho, los Maestros y las tribus que existían (porque otro mito es éste, en realidad el hombre y el dinosaurio sí coexistieron), después de esa catástrofe que mató a tantos animales y personas, hicieron un ritual para que al descomponerse pudieran entregar algo a la Tierra como tributo.

Estos restos se transformaron en una energía muy buena, en una especie de abono que se mezcló con lo que es el petróleo, lo cual dio origen a que se creyera que el llamado “oro negro” era un derivado de los dinosaurios.

Pero este fluido es la sangre del planeta que a su vez se va enriqueciendo con los animales y las plantas que se van muriendo y se descomponen para darle algo a la Tierra.

Esta formación de petróleo es un proceso muy largo que puede dejar de funcionar, y mientras mas daño se le haga a la tierra menos se le encontrara.

Otro hecho que se ha modificado debido a las malas condiciones en las que tenemos al planeta es que el tamaño de las personas y animales en lugar de tender a aumentar, como en esa época, está disminuyendo, lo cual puede seguir pasando hasta que desaparezcamos.

Cada vez la energía está decreciendo más y más, por lo que el desarrollo de los seres vivos será siempre menor en tamaño.

m

Tus grandes preguntas…

¿Por qué es necesaria el alma? ¿por qué no nacer directamente sólo con el cuerpo?

El alma es algo infinito y eterno y cuenta con un papel determinante en cada vida que tengamos. Nuestro cuerpo físico es necesario para el cumplimiento de nuestra Misión Universal, dependiendo del planeta en el cual nos encontremos. En la Tierra, la materia tal cual la conocemos, es necesaria, ya que es un planeta de dualidad, así que nuestra alma toma forma y parte del cuerpo en el cual nos toca nacer, creando una sola energía.

Nuestro cuerpo físico será el encargado de llevar a cabo nuestra Misión por medio de nuestras acciones y nuestra alma será la guía, la parte de conexión con el universo que nos une con las emociones y sentimiento más sublimes e infinitos.

Por lo tanto, nuestra alma es el equilibrio de nuestro cuerpo en este planeta, es por esto tan importante que nos encontremos ligados y conectados con nuestros sentimientos para que a través de ellos nuestras acciones nos lleven a lograr nuestra principal Misión como seres universales: Ser y Hacer Felices…

¿Cómo y en qué lugar me puedo comunicar con Dios?

Las personas cuando quieren hablar con Dios sienten que debe haber un lugar en donde hablarle, pero en realidad un lugar en lo físico no existe porque Dios es un Todo y definitivamente es imposible decir que estará solamente en un sitio.

Dios está en nuestro corazón, Dios es parte de nosotros, Dios está en todos los lugares, entonces no hay un sitio, no hay una forma y no hay un método especifico para llamarlo.

A través de nuestras acciones, a través de nuestro comportamiento, a través de lo que nosotros sentimos es como podemos establecer una comunicación con Dios, cada cosa que hacemos es como si fuera un ritual a Dios, como una ofrenda.

¿Por qué? Porque es nuestro Creador, porque es parte de nosotros, porque está en nuestro corazón, porque no existirían humanos si no existiera Dios.

La forma en que puedes sentir que estableces un comunicación y conversación con Dios es darte un tiempo para sentirte feliz, para expresar esa felicidad a los demás, para comunicar en tus acciones, en tus movimientos, en tu hablar, en tu caminar todo el amor que le tienes a Dios.

Por ejemplo, como dice El Corán que los pajaritos cuando están tomando agua, al elevar su piquito al cielo, están agradeciendo a Dios y están hablando con Él.

Esta pequeña acción de los pajaritos nos demuestra que cada cosa, cada ser vivo, cada humano en nuestras acciones, en nuestro caminar, hablamos con Dios todo el tiempo. Que no hagamos consciencia de ello es otra cosa, pero nuestra comunicación con Dios es primordial, necesaria y existe siempre.

Cada cosa que hacemos es para Dios, porque es para la felicidad, porque es para nosotros y nosotros somos Dios, somos parte de ese Dios y Dios está en nuestro corazón.

Cada palpitar de nuestro corazón, cada vez que lo oyes, su latir, ahí está ese lenguaje de y para Dios, cada palpitar es esa comunicación con Él que nos está dando la vida y nosotros con cada latir estamos dándole las gracias.

En el mismo momento en que tu sangre está circulando, estás hablando con Dios.

¿Cómo podemos sentir con el corazón?

La mejor manera de empezar a acercarse al corazón y escuchar su sabiduría es mediante los cuatro elementos. Una vez que iniciemos a interactuar con el agua, la tierra, el fuego y el aire lograremos tener también una comunicación con Dios, que es nuestro corazón.

El motivo es que esa activación energética de nuestro cuerpo a través de los elementales es una forma de empezar a conocernos a nosotros mismos, de identificar lo que sentimos, de descubrir nuestros pensamientos, pero no solamente los que estamos acostumbrado a oír, sino aquellos que ya están un poco escondidos y que a veces hace falta sacar para que de esta forma no bloqueen lo que nuestro corazón nos envía cada segundo.

Es importante recordar que muchas cosas que sentimos se detienen en la mente y es cuando no podemos exteriorizarlas, no las sacamos, se quedan ahí. Cuando esto sucede, la mente empieza a formular un cúmulo de pensamientos, de bloqueos que son precisamente los que nos impiden escuchar nuestro corazón.

Pero gracias a la magia de los cuatro elementos, y al pequeño esfuerzo que haremos al acercarnos a ellos, seremos capaces de limpiar todo eso.

Además, podremos activar nuestra energía para escuchar mejor lo que nuestro corazón nos dice, así como para tener, incluso, un más alto desarrollo de nuestros sentidos, ya que tanta energía que nos bloquea no nos dejan escuchar, no nos dejan apreciar, no nos dejan ni oler ni ver bien.

¿Por qué nos enfermamos?

Todo comienza debido a un desbalance en nuestras energías, nuestro cuerpo astral y físico, así como en el desequilibrio de lo que nos rodea.

Entre los factores que más nos llegan a afectar y que generan ese gran desequilibrio se encuentran las emociones negativas. Por el contrario, la felicidad, la sabiduría, el estado de ánimo positivo y la energía que producimos nos van a ayudar a rechazar lo negativo que podamos desarrollar, es decir, una enfermedad.

Asimismo, estos sentimientos fortalecen nuestra energía, lo que a su vez nos ayudará a bloquear lo dañino que está a nuestro alrededor.

Por lo general, las energías que provocan enfermedades buscan a alguien débil, sobre todo emocionalmente, estado que es potencial para sufrir de algún tipo de padecimiento fuerte.

En cuanto a nosotros, si tenemos un desequilibrio en nuestros cuerpos, nuestra energía empieza a perder fuerza, lo cual provoca que se abran ciertos canales.

Al ocurrir esto, somos más vulnerables a atraer todo tipo de energía, entre ellas algunas de frecuencia baja, por ejemplo, los virus y bacterias que cruzan a través de la energía hasta llegar a depositarse en nuestro cuerpo físico.

Aunque estos microorganismos viven en nuestro cuerpo sin causar daño, llega el momento en que esto cambia cuando empezamos a perder fuerza en la energía del cuerpo astral y físico. Si nuestra parte positiva se debilita, entonces se activa la negativa que comenzará a tomar más fuerza, igual que las bacterias.

Nosotros tenemos en nuestros cuerpos muchos canales que no están activos, muchísimas potencias que pueden ser enfermedades y que, depende el tipo de energía y de vida que tenemos, pueden desaparecer por completo o activarse de un momento a otro.

La activación tiene que ver con el estilo de vida, con lo que estamos haciendo energética, astral y físicamente. Todos son eslabones y van unidos, aun cuando sean diferentes cuerpos, todos llevan una unión, si se debilita uno, el otro va a debilitarse también.

Entonces, por ese canal que se abre, entrará todo lo que pueda o lo que uno ya tiene dentro y quiere desarrollarse.

¿Qué es lo que provoca todo esto? El desequilibrio en nuestro cuerpo físico, en nuestro cuerpo astral, en nuestro cuerpo espiritual, en nuestra energía, todos están relacionados, pero además el desequilibrio de lo que nos rodea, porque eso también es un factor muy importante.

Hay muchas cosas en las que definitivamente podemos estar muy fuerte en energía, pero igual puede haber algo muy fuerte en el ambiente que nos va a provocar una enfermedad, por ejemplo una radiación muy pesada llegará a causarnos un cáncer.

Entonces si estuvimos muy fuertes, quizás vamos a poder evitarlo, pero dependerá de la situación, de cómo está nuestros cuerpos y de cómo estén funcionando nuestros centros energéticos. Lo esencial e importante es tener nuestra energía fuerte, física, mental y astralmente para poder rechazar lo que venga.

¿Las almas tienen un sexo ya definido?

Desde que Dios nos creó como seres, nuestra energía ya llevaba cierta información del sexo que íbamos a tener. Se habla de que las almas son asexuales, pero por lo que los Maestros me han explicado no es así. Los seres que supuestamente se clasifican como asexuales han sido seres triadas.

Nosotros, a través de nuestras vidas, nacemos siempre con el mismo sexo, sólo hay ciertas excepciones que se dan cuando se deba asimilar algo como el sexo opuesto y no se pueda aprender de otra forma. Por ejemplo, un hombre pide nacer como mujer en su siguiente existencia porque quiere entender algo y sólo así lo podrá lograr.

Pero desde los inicios ya tenemos cierta definición de nuestro ser.

¿Cómo escogemos a nuestra familia antes de nacer?

Las familias llegan a crearse en la Tierra porque es un encuentro preestablecido en el universo para unir a un grupo de almas por cosas que tienen que vivir, porque juntas cuentan con experiencias que desarrollar, las cuales poseen la misma energía de esa existencia que tendrán.

Así, los miembros de una familia, por más que vivan lejos, o sólo tengan lazos lejanos, siempre serán parte de una misma energía y no porque sean lazos karmáticos, sino que por cosas de su misma vida o pasada, tienen que vivir juntos. Todos ellos tendrán un mismo propósito espiritualmente hablando, no en lo físico.

¿Por qué tenemos que dormir?

Para nosotros los humanos existe la etapa del sueño como algo natural, pero siempre nos preguntamos ¿Por qué? ¿Por qué tenemos que dormir? ¿Por qué no podemos ser como los Maestros, por ejemplo, que no duermen? ¿Por qué nosotros debemos pasar ese proceso?

La respuesta es que nosotros como humanos, y como hijos de esta Tierra, tenemos un cuerpo físico y vivimos bajo las leyes del equilibrio, que es positivo y negativo, físico y no-físico.

Tenemos un cuerpo físico que definitivamente tiene una actividad propia que inicia cuando nos levantamos, nos bañamos, vamos a trabajar, estudiamos, etc., ésa es la parte de desarrollo de nuestro cuerpo físico, pero tenemos otra parte, otro cuerpo, que es nuestra parte astral, el espíritu.

Es ahí donde entra el dormir, ya que nuestro cuerpo astral necesita también su vida, claro que la vida de nuestro cuerpo físico es diferente, porque precisa de más actividad.

Mientras que el astral lo único en que se enfoca es en procurarse el tipo de energía que necesite para alimentarse, lo cual se logra cuando te desprendes de tu físico que estará durmiendo. En esos momentos tu astral hará lo que tenga que realizar y buscará lo que necesites como ser universal.

Por ejemplo, quizás vayas a visitar a personas que tu cuerpo físico ofendió y que tu verdadero ser no quería dañar, puede ser que tu cuerpo astral diga: “Tú ya la ofendiste, pero yo voy a realizar un viaje hacia esa persona para decirle lo que en realidad sientes”.

También puede ocurrir que nuestro cuerpo astral sienta la necesidad de volar, quizás necesite sentirse libre porque siempre lo mantenemos atado e ignorado.

Los humanos por lo general olvidamos que somos más que físicos, olvidamos a nuestras emociones y sentimientos.

Por ello, si no fuera porque dormimos, seríamos “algo” muy metido en lo negativo, porque cuando descansamos esa parte de nuestro ser nos lleva a todo aquello a lo cual no nos acercamos durante el día.

Ésa es la razón por la cual los viajes astrales son necesarios para vivir, de hecho se han realizado innumerables estudios que lo avalan.

Por ejemplo, una persona con insomnio tiene muchísimos problemas, aun cuando se duerma 5 ó 10 minutos y que su cuerpo astral trate de aprovechar y tomar la energía posible, no es suficiente. Se necesitan de 5 a 6 horas, mínimo, para poder reponer y tomar la energía que el cuerpo astral requiere.

Muchos estudios señalan que el humano no aguanta sin dormir, soporta no beber agua o comida durante mucho tiempo, pero sin dormir no, ¿Por qué? Porque es cuando logra esa conexión con lo que necesita nuestro corazón para vivir, con esa parte espiritual, hermosa y sentimental, con esa parte que le da realmente vida al cuerpo físico.

¿Qué puedo hacer para proteger a las personas que amo?

Esto lo podemos lograr dándoles y mandándoles mucho amor, ya que con él creamos alrededor de ellos una burbuja grande, muy grande, en la que los protegemos para que no sufran o que estén expuestos a algún peligro. Esta burbuja es de un color dorado hermoso y siempre nace del amor.

Es importante, también, desechar los miedos o pensamientos negativos, ya que son influencias negativas que tratan de debilitar esa burbuja que hemos creado.

Sobre todo, tenemos recordar que somos fuertes y que no debemos dejar que nada negativo entre a nuestra cabeza, que en nuestro ser sólo existan el amor y las cosas bellas del universo. De esa forma siempre estaremos irradiando una energía positiva que llegará hasta nuestros seres queridos y los protegerá siempre más.

¿Cuál es el origen de la vida? ¿somos simplemente un experimento genético de otros seres?

Esta idea difundida de que somos un experimento genético alienígena es algo que no debemos pensar porque no fue así como nacimos. La vida es sagrada y se da por el amor, pero el origen de la vida es un misterio de la cabeza que no existe en el corazón.

Los Maestros de Sabiduría hablan de que tratar de conocer ese origen es como querer entender a Dios, a quien sólo podemos comprender y sentir con el corazón.

En el corazón no existe como un misterio, ese inicio es comprendido en nuestro interior porque sólo ahí se puede comprender. De otra forma únicamente se adapta a lo que está en la mente, con la cual formulamos muchas hipótesis sobre cómo surgió.

Por ejemplo, se dice que venimos del mono, pero esto se piensa porque los humanos tenemos muy latente que somos seres de evolución constante y lo que no tomamos en cuenta es que en ese nivel físico esto no se aplica.

Aun cuando se vea que con los primates hay ciertas características similares, hay un momento en el que se cortan y es ahí donde se cuestionan cómo puede ser que de mono se llegó a ser hombre. La razón es que ambas especies simplemente no están unidas, no somos sus descendientes, como dicen.

Claro que somos sus hermanos y nos parecemos, pero es solamente porque somos una misma esencia, somos manifestaciones de vida diferente que sentimos igual, como pasa con el resto de los animales.

La explicación y única verdad es que todos venimos de una misma esencia que es Dios y siempre permanecemos unidos, aun si estamos en diferentes puntos del planeta o del universo.

¿Cómo es el proceso de la muerte? ¿Hacia dónde nos vamos?

Con la muerte ocurre como cuando vas a un país desconocido, donde no conoces a nadie, no sabes cuáles son las leyes o cómo se llega a tal lugar. Tú estás ahí y vas viendo señales y siguiéndolas hasta que llegas a donde debes de ir.

Es así lo que pasa cuando mueres, no hay nadie que te pueda decir hacia dónde ir, no hay nadie que te pueda decir qué hacer o cómo te puedas ir. ¿Por qué? Influyen muchas cosas, depende qué fue lo que hiciste, depende mucho de cómo fue tu vida. Son como las huellas digitales, nadie tiene la misma, igual cada quien tiene algo diferente que pasar cuando deja su cuerpo, cada uno experimentará diferentes forma de cómo van a pasar las cosas.

Cuando ese momento llega, tú vas a encontrar señales, no quedarás estático sin saber a dónde ir. Todo es perfecto, todo está creado de una forma ideal para la cual nadie te puede preparar. Son cosas de tu corazón y de tus cuerpos, entre ellos del espiritual.

Es como decir, por ejemplo, que una persona de México se fuera a Europa y viviera en otro país durante 40 años. Entonces le dicen que tiene que volver a México, definitivamente ella sabrá cómo llegar a su casa, conoce el camino de regreso, lo va a sentir, no será nada nuevo.

En el caso de la muerte ocurre lo mismo, la persona que muere va a saber cómo llegar a ese punto, ¿Por qué? Porque se fue cierto tiempo a la Tierra, pero no en ese nivel y en ese nivel no existe el tiempo, tú sabes exactamente hacia dónde tienes que ir, qué es lo que necesitas y de dónde saliste.

No nos debemos preocupar por qué tenemos que hacer o hacia dónde nos tenemos que ir. Tampoco es necesario esperar la señal de nadie, simplemente va a pasar, no sabes si alguien te va a recibir o no, simplemente va a pasar y vas a saber hacia dónde tienes que llegar.

¿Cómo superar la muerte de un ser querido?

Eso es muy difícil, porque nadie te puede decir cómo superarlo porque las palabras no te darán el consuelo para asimilar la muerte y separación de la energía que haya estado en tu corazón. Simplemente debemos de recordar que la muerte no existe.

Por desgracia estamos en un planeta donde existe el dolor, donde las cosas pasan por muchas razones que están fuera de nuestras manos. Lo mejor es tratar de estar conectado con esa persona, hablarle donde quiera que esté, decirle cuánto la amamos y que siempre va a estar en nuestro corazón. Es la única forma en la que podemos sentirnos mejor.

Además, debemos pensar que estamos ahora en un nivel físico, pero que en realidad no existen las barreras, no existen las distancias, no existe el tiempo.

¿Qué se puede hacer? Tratar de sentir en nuestro corazón cuál es la realidad, sentir que somos mucho más que cuerpo físico, que algo está ahí y el claro ejemplo es cuando dormimos, que nuestro otro cuerpo es el que vive, el que trata de tomar toda la energía, el verdadero, el que le da vida al cuerpo físico.

Sí, el cuerpo físico se acaba, pero es un cascarón, porque al final nos quedamos con el cuerpo real, el que nos limita a estar dentro de la burbuja que es nuestro mundo se acaba y vamos hacia fuera. Pero la realidad es que nunca nos separamos de nuestros seres queridos porque la energía solamente ha cambiado de forma, no ha desaparecido.

El amor es infinito e infinitamente seguiremos unidos a ellos, aun cuando parezca que materialmente no lo estamos. Aunque ya no veamos a nuestros seres queridos, podemos sentirlos con el corazón y seguir deseándoles lo mejor, ellos en todo momento nos estarán escuchando y se alegrarán de saber cuánto los amaremos por siempre.

¿Qué pasa con las experiencias cercanas a la muerte?

El que va a morir es porque ya tiene ese hecho en su camino. Las experiencias cercanas a la muerte no significan que esa persona se salvó de fallecer, es simplemente como subir a otra dimensión donde las personas pueden ver cosas que por lo regular no vemos, pero no quiere decir que ya estén muertos. En esos momentos pueden tener encuentros con alguien, como con los Maestros, pero no cruzan todo el umbral, es decir, no mueren.

Sí dejan su cuerpo físico, se mueven y sienten con su cuerpo astral, con el cual pueden ver a su ángel, a algún Maestro, hasta a fantasmas o a personas que ya murieron. Pero esto no quiere decir que estén allá, arriba, en el universo, en el cielo o en el infierno, están en el mismo nivel, sólo que en una frecuencia más arriba, por lo que pueden ver cosas que en físico no pueden.

Esas experiencias no significan que la gente vaya al cielo o al bajo astral, sino simplemente están viendo las cosas que físicamente no perciben de manera regular.

Los padres son la mejor guía

¿Cómo hacer para que los niños no pierdan su conexión son su sabiduría? ¿Cómo protegerlos?

Una de las cosas importantes es que recibas en esta Tierra a tu bebé en conexión con lo natural, con los cuatro elementos, como con cristales de cuarzo, para que no llegue a un mundo totalmente diferente al sitio maravilloso de donde viene.

Los bebés al estar en el vientre materno siguen estando en su mundo verdadero, conectados con el universo. Entonces, cuando van a nacer uno de los primeros choques fuertes de energía es por lo general dónde nacerán.

En primer lugar, el hospital es un espacio lleno de energías pesadas, y, por lo general, no hay ninguna protección, ninguna energía buena como la de los cuatro elementos. Así que los recibimos en un espacio que tiene una energía totalmente densa, lo cual les provoca un choque energético, pues ellos vienen de un mundo mágico.

Desde ahí los bebés ya pierden parte de su conexión y no hay nada que se pueda hacer. Por ello es tan importante que como padre procuremos cuidar ciertos detalles en el sitio donde va a nacer nuestro hijo. Por ejemplo, pedir permiso a los médicos o al hospital para que podamos darle a nuestro bebé al menos una lucecita y que no vaya a perder toda su conexión.

De ahí en adelante, una vez que nacen, es importante no enfocarlos únicamente a las cosas físicas o materiales, sino dejarlos que vean lo que tienen que ver, no hacer que se enfoquen sobre los objetos.

Por ejemplo, los bebés parece que siempre están observando las cosas, pero en realidad no es así, ven más allá, el contorno, la energía, pero los adultos los obligamos a enfocarse en lo que queremos que vean.

Ahí empiezan a perder su conexión con esa parte sutil, comienzan a ver más la parte física y a perder su unión con la sabiduría, con lo universal, y eso es malísimo (para profundizar más se recomienda leer “Cómo guiar a nuestros niños”).

También es importante el ambiente de las casas, que haya amor, armonía, el ejemplo que reciban de los papás es fundamental.

Las mamás tienen muchísimo que darles y transmitirles, hacerlos que se acerquen a los elementos de la naturaleza.

Sobre todo, tratarlos con mucho amor y cariño, darles muchos besitos, abrazos, enseñarles y entregarles cosas de amor, de energía, saber que un abrazo es como un ritual de energía, un beso es un ritual de energía.

Mientras des estas muestras de amor y cariño a tu hijo, más lo estás haciendo que se conecte con esas frecuencias sutiles y de amor.

Por el contrario, cuando uno menos lo haga, entonces más se irán alejando de lo real. Ya de por sí hay tantísimas distracciones que les pueden quitar esa conexión con su corazón y su sabiduría, que al menos debemos tratar que la familia se las refuerce.

Aunque muchos, lamentablemente, van a comenzar a olvidarse de esa unión por el hecho de estar en este planeta, en esta frecuencia, entonces generalmente es lo mejor, que olviden ciertas cosas, pero que vayan descubriendo poco a poco todo y se vayan reconectando con lo que en realidad necesiten. Ahí es donde los tienes que guiar y a educarlos en un ambiente armonioso.

Después, por medio de la meditación o los cuatro elementos puedes pedir que estas energías te ayuden, que te hagan sentir cómo actuar, por ejemplo al decir: “En este momento, mi hijo ¿qué necesita? ¿Qué es lo que puedo hacer para que se acerque a la naturaleza o para que no pierda su esencia?”. Entonces recibirás una especie de señales por parte del universo y de tu ángel, las cuales te guiarán aún más en la forma de educarlo y guiarlo hacia su verdadera sabiduría.

¿La alimentación de los niños puede ayudar a mantener su conexión con su esencia?

Entre las cosas que podemos hacer o no hacer, están que es preferible no darles de comer carne cuando son pequeños, debemos esperar un poquito a que ellos puedan decir qué quieren.

Muchas veces por estar en esta frecuencia de la Tierra, también por protección y defensas, quizás necesiten ciertos alimentos con carne. Pero los niños son tan sabios que ellos te van diciendo qué es lo que van requiriendo.

Pero si no se les da carne y llevan una alimentación completa y sana con verduras, frutas, granos, quesos, entonces se les ayuda mucho, ya que esto les facilita desarrollar esa parte sutil de su esencia.

Si ellos comen la carne de cualquier animal les va a influir y a bloquear, no precisamente a bloquear todo, pero si una parte de su sabiduría.

Los niños pueden comer carne porque muchas veces los papás comen carne, pero una de las maneras para que influya menos en su desarrollo espiritual y conexión es también comer cosas naturales que harán que el bebé pueda contrarrestar el efecto de la pesada energía de la carne.

Cuando sentimos un “deja vu” ¿es porque vemos al futuro? ¿es posible?

Sí, porque nuestros ángeles son nuestros guías y tratan de prevenirnos de lo que nos pueda pasar. Antes de que hagamos las cosas, nuestro ser interior ya sabe lo que va a hacer.

Nuestros ángeles reciben ese mensaje de lo que planeamos. Aunque nosotros en consciente no lo sabemos, nuestra esencia ya está planificando el día de mañana.

Por ello tu ángel puede ver lo que vas a hacer y puede ver qué va a pasar según lo que hay a tu alrededor y previene lo que pueda dañarte. Si hay algún peligro trata de decírtelo. Te lo comunica de inmediato y sientes que algo no debes de hacer o sientes que ya lo habías soñado. De alguna forma te previene y tú lo percibes.

Además, mediante sueños que recuerdes puedes saber que son avisos de una posible realidad. Por lo general con los sueños vívidos debemos tener mucha precaución porque pueden ser advertencias o llevar algún mensaje importante del futuro.

Cuando en el día sintamos el llamado “deja vu”, de decir “esto ya lo viví o lo soñé”, tenemos que estar muy alertas con lo que nos rodea. Nuestro ángel y Dios quieren que captemos algo porque tal vez pase un hecho importante para nuestra vida o algún evento peligroso.

Otra posibilidad es que tal vez nos quieren avisar que tenemos que ayudar a alguien o hacer algo especial en ese momento.

Nuestro corazón siempre nos guiará

¿Cómo distinguir a los falsos Maestros o que nos manipulan con la espiritualidad?

Lo mejor es tu corazón, es el único que te puede decir: “esta persona te puede causar daño”.

No me atrevo a decir quién está mal o bien, porque el respeto es lo primero. Pero sí puedo decir que hay mucha gente que afirma que habla con Maestros, pero la mayoría miente.

Del 100% que lo afirma, el 99% son falsos, son personas que están canalizando seres o personas que murieron y se hacen pasar por Maestros.

Lo triste es que nosotros, confiados, les abrimos nuestro corazón, pero son seres que no nos van a ayudar, sino al contrario.

Por ejemplo, algunos que se presentan como poseedores de la verdad, como los astrólogos que pasan por televisión, son personas que tratan de llenar huecos en su vida atrayendo gente, pero lo que hacen es quitarle energía a los que creen en ellos.

Cuando alguien te escucha está poniendo en ti su fe, su voluntad, su corazón, y si esta persona capta esto, pues lo aprovecha para su bien, no para quien se ha acercado en busca de ayuda.

El identificar a un falso Maestro de uno verdadero lo aprendí después de dos años de estudiarlo, pues primero debía saber lo que hace o no hace un Maestro.

En esa época mi Maestro Nintancito me comentó lo peligroso que es llegar a equivocarse y confundir un ser de luz con una entidad. Ante esto, lo primero que le dije fue:”¡¿y, tú, no eres un fantasma?!”.

Él me respondió “¡Qué bueno que me lo preguntas! Si no lo hubieras hecho no habría seguido contigo. Mira qué te dice tu corazón. Él es sabio, es quien va a identificar quién es un Maestro y quién no”.

Después me tocó hacer una práctica.

Cierto día fui con Nintancito a un lugar muy bonito y me dijo: “Ven, va a venir un Maestro que es sagrado y te va a enseñar cosas de energía. Está relacionado con la naturaleza y ha ayudado a mucha gente. Tienes que prepararte para recibirlo”.

Entonces llegó el Maestro invitado y ellos dos estuvieron platicando un rato. Pero en cuanto lo vi sentí algo horrible. Una cosa rara que no sabía explicar, pensaba “¿Qué está pasando, por qué me siento así?”.

En eso vino Nintancito y me preguntó si ya estaba lista para la enseñanza, le respondí que sí.

“¿Segura?”, me volvió a preguntar.

“¡Nooo!, tengo miedo, no sé lo que siento”, le contesté.

“Pero, ¿de qué tienes miedo?”, me reconfortó. “Ten valor, dime de qué tienes miedo”.

“Pues tengo miedo de ese Maestro”, le repliqué.

“¡¿Del Maestro sagrado que te dije?!”, expresó. Le confirmé que sí, que me sentía incómoda.

Él me contestó “¡Ay, deja que le diga, tiene que saber!”. Se acercó al otro Maestro y le dijo “¡Ni modo, ‘Maestro’ te descubrieron!”.

En ese momento el otro ser ya no tenía la apariencia de un Maestro, se volvió una cosa horrible, como una sombra y se escabulló. Yo me quedé helada y Nintancito me dijo:

“Tenía que hacer la prueba, perdón. Tenía que ver que realmente estabas sintiendo con tu corazón lo que pasaba y que ya estabas preparada para identificar a un falso Maestro”.

Así fue como me di cuenta de que realmente el corazón es la guía y que no importa si nos dicen que la persona que tenemos enfrente es un ser de luz, si nuestro interior está agitado, lo mejor es pedir la protección de nuestro ángel y alejarnos de ahí de inmediato.

Quiero estar en contacto directo con Dios, ¿cómo hago?

¡Dios nos ha dado tantas cosas para lograrlo y se pone Él mismo en todas partes! La forma más cercana de estar con Dios es darle siempre las gracias y apreciar lo que tenemos a nuestro alrededor.

Si tienes el piso debes apreciarlo porque está ahí por Dios, está esa energía que es Él. Si, por ejemplo. piensas que hablar con el piso es una tontería, no lo es, porque desde ese momento estás conectado con Dios, estás desarrollando ese agradecimiento que tienes dentro. Dios está ahí desde antes de que le hablaras, pero al apreciar lo que tienes es que logras realmente esa conexión.

Cuando aprendes a valorar todo lo que te rodea es cuando estás en la máxima comunicación con Dios.

¿Cómo es un viaje astral?

Durante los viajes astrales estás consciente con la mente de que tu otro cuerpo se está saliendo, pero al estar consciente nos da miedo porque no es algo muy familiar y detenemos ese desprendimiento. Si logras vencer el miedo, inmediatamente te verás en el lugar donde debas estar, vas a verte volando sobre el mar o en algún lugar especial, y es a donde vamos cuando nos dormimos.

La realidad es que nuestro cuerpo astral sale para recargarse de energía, que luego le dará al cuerpo cuando se levante. Además, es el momento que usamos para hablar con nuestros Maestros y con nuestros ángeles.

Aunque digamos que no soñamos, todos lo hacemos. Cada noche viajamos a donde nuestro ángel y el corazón nos guían.

Por eso debemos de aprovechar si sentimos verlo de forma consciente. Cuando mi Maestro Nintancito me preparaba para los viajes astrales, yo pensaba que sería emocionante, pero me costó trabajo lograrlo. Hasta que un día de repente dije: “Otra vez no puede irme en astral. ¡Ay, no!, ¿cuándo voy a poder?”, y en eso vi que estaba acostada ¡Ya estaba en astral!

En ese momento sentí algo raro y vi a mi Maestro que andaba más arriba y me decía “Ven, ven” y yo le decía “¡No!”. En esa experiencia por el miedo me resistí y no lo logré, aun cuando me acordaba de todo lo que significaba el viaje astral.

Así fue, hasta que con trabajos lo superé y en cuanto salí del techo de la casa ya me di cuenta de lo maravilloso que era.

Al principio es un golpe fuerte porque te estás viendo dormido. Pero debemos luchar mucho porque es cuando empiezas a recordar tus pláticas con tus ángeles, tu encuentro con los Maestros, además de cosas importantes de tu vida.

Es importante que sepamos que no siempre recordamos nuestros sueños o viajes porque en ellos se nos dan enseñanzas que no nos sirve pensar en el momento. No nos debemos forzar. Lo que recordemos está bien. Quizá se trate de señales que después vas a aplicar en tu vida.

¿Para gozar primero hay que sufrir? Si no no podríamos apreciar lo bueno…

No, en realidad no es algo que debamos tener para disfrutar de los bueno. Pero lamentablemente ya lo llevamos en la genética: si no sufrimos por algo, no lo gozamos tanto; si no pasamos por algo malo, entonces no sabemos lo que es la felicidad.

Son conceptos que nos hemos venido creando a través de muchísimos años y que nos hacen acostumbrarnos a convivir con esas cosas negativas, creyendo que es parte de lo que tenemos que aprender.

Como dice mi Maestro Nintancito: “Lo que pasa es que ustedes son muy buenos y muy adaptables.

“Creen que así debe de ser, que tienen que aprender a convivir con el mal porque así debe ser.

“En realidad todo es perfecto. No hay amor más pleno y satisfactorio que aquel amor que goza sin nunca antes haber sufrido para gozarlo. No hay felicidad más plena y hermosa que aquella que te llega sin antes haber sufrido.

“Es una de las cosas por las que estamos aquí, con ustedes como guías, para que sepan que no tienen que conformarse a vivir con eso. Por ello es que no han podido alejar todo lo negativo, porque de alguna forma creen que es parte de ustedes”.

¿Quién crea las enfermedades como el sida? ¿Son castigo de Dios?

Lo que pasa es que Dios es puro amor, jamás en ningún momento podría pensar en mandarnos un castigo. El sida ni ninguna cosa negativa que hay en el planeta son castigos divinos, han sido desatadas por nosotros mismos. El sida fue creado por un país para desviar la atención sobre muchas cosas y para hacer daño a un núcleo de gente.

Desgraciadamente fue creado a propósito y voluntad del hombre, con el fin de hacer un virus mortal para inyectarlo a determinada gente y que se propagara por el mundo. Todo esto fue con fines políticos, económicos y otros tantos fines espantosos de nombrar.

¿Podemos volar?

Nuestra esencia es sutil y si quisiéramos pudiéramos volar, lo que nos impide volar no es la gravedad, en este caso lo que nos impide volar es la pesadez de nuestra forma de ser, nuestros sentimientos, cada cosa que nos pasa desde que nos formamos en el vientre de nuestra madre que nos van dando peso y nos van quitando la sensación de que podemos volar.

Los niños creen que pueden volar y se lanzan desde lo alto sin importarles nada, porque ellos saben que no hay impedimento, porque es real, pero desgraciadamente la pesadez que han adquirido hasta en sus cortos años y el ambiente les van dando un peso que les impide elevarse.

Pero en realidad la gravedad no tendría que ver porque no afecta de esa forma, sino que son las cargas mentales. Nosotros somos parte de este planeta, somos parte de la naturaleza de la Tierra y nuestra energía es parte de ella, por lo cual siempre tratamos de unirnos a ella. Si salimos al espacio, no nos pegamos a nada porque el cuerpo físico no pertenece al universo, sino a la Tierra.

Un ejemplo son algunos de los lamas tibetanos, quienes han logrado superar muchos límites físicos y alcanzado la levitación, gracias a que están cerca de la naturaleza, de Dios, de sus corazones, de conocer quiénes son.

Si nosotros lo hiciéramos lo lograríamos también. Por ejemplo si sientes que tus papás actuaron mal contigo, lo que debes hacer es comprenderlos y sólo mandarles amor, lo cual representará tener un peso menos. De esta forma es como irás quitando carga y haciéndote más ligero.

De lo que se trata es de trabajar en quitarnos todo eso que no nos deja sentir, que no nos deja ser quienes somos realmente.

Porque influye todo, desde que tu mama te diga en broma “tonto” o que en la calle te digan algún insulto, éstos son pesos que vas teniendo a través de la vida y que tienes que quitarte.

Siempre lo primero es entender, saber quiénes somos, y lo vamos a lograr un día si decimos: “Voy a hacerlo porque quiero y ahora ya he logrado conocerme, amar lo que me rodea y perdonar a todos”.

¿Qué nos pueden decir de los dinosaurios?

Primero es esencial que pensemos que nuestro planeta ha pasado muchas etapas energéticas en las que ha cambiado su energía y las formas de vida que se desarrollan en él, conforme a lo que existe.

Los dinosaurios pudieron vivir sobre la Tierra porque existía la energía necesaria para que se diera esa forma de vida de gran tamaño y no solamente en cuanto a los animales y las plantas, sino que también había seres humanos gigantes.

Hay vestigios de que los gigantes habitaban aquí, aunque no se han dado a conoce de manera masiva. Esto fue posible por lo que mencionamos, porque la energía era propicia para ese tipo de desarrollo.

En la escuela nos enseñan que el petróleo es un “producto” de estos dinosaurios y se podría decir que en cierta forma es así, aunque en realidad se trata de una parte de la energía de la Tierra.

Cuando los dinosaurios murieron quedaron en una parte de la capa de la Tierra, ante este hecho, los Maestros y las tribus que existían (porque otro mito es éste, en realidad el hombre y el dinosaurio sí coexistieron), después de esa catástrofe que mató a tantos animales y personas, hicieron un ritual para que al descomponerse pudieran entregar algo a la Tierra como tributo.

Estos restos se transformaron en una energía muy buena, en una especie de abono que se mezcló con lo que es el petróleo, lo cual dio origen a que se creyera que el llamado “oro negro” era un derivado de los dinosaurios.

Pero este fluido es la sangre del planeta que a su vez se va enriqueciendo con los animales y las plantas que se van muriendo y se descomponen para darle algo a la Tierra.

Esta formación de petróleo es un proceso muy largo que puede dejar de funcionar, y mientras mas daño se le haga a la tierra menos se le encontrara.

Otro hecho que se ha modificado debido a las malas condiciones en las que tenemos al planeta es que el tamaño de las personas y animales en lugar de tender a aumentar, como en esa época, está disminuyendo, lo cual puede seguir pasando hasta que desaparezcamos.

Cada vez la energía está decreciendo más y más, por lo que el desarrollo de los seres vivos será siempre menor en tamaño.

o guiar a nuestros niños”).

También es importante el ambiente de las casas, que haya amor, armonía, el ejemplo que reciban de los papás es fundamental.

Las mamás tienen muchísimo que darles y transmitirles, hacerlos que se acerquen a los elementos de la naturaleza.

Sobre todo, tratarlos con mucho amor y cariño, darles muchos besitos, abrazos, enseñarles y entregarles cosas de amor, de energía, saber que un abrazo es como un ritual de energía, un beso es un ritual de energía.

Mientras des estas muestras de amor y cariño a tu hijo, más lo estás haciendo que se conecte con esas frecuencias sutiles y de amor.

Por el contrario, cuando uno menos lo haga, entonces más se irán alejando de lo real. Ya de por sí hay tantísimas distracciones que les pueden quitar esa conexión con su corazón y su sabiduría, que al menos debemos tratar que la familia se las refuerce.

Aunque muchos, lamentablemente, van a comenzar a olvidarse de esa unión por el hecho de estar en este planeta, en esta frecuencia, entonces generalmente es lo mejor, que olviden ciertas cosas, pero que vayan descubriendo poco a poco todo y se vayan reconectando con lo que en realidad necesiten. Ahí es donde los tienes que guiar y a educarlos en un ambiente armonioso.

Después, por medio de la meditación o los cuatro elementos puedes pedir que estas energías te ayuden, que te hagan sentir cómo actuar, por ejemplo al decir: “En este momento, mi hijo ¿qué necesita? ¿Qué es lo que puedo hacer para que se acerque a la naturaleza o para que no pierda su esencia?”. Entonces recibirás una especie de señales por parte del universo y  de tu ángel, las cuales te guiarán aún más en la forma de educarlo y guiarlo hacia su verdadera sabiduría.

¿La alimentación de los niños puede ayudar a mantener su conexión con su esencia?

Entre las cosas que podemos hacer o no hacer, están que es preferible no darles de comer carne cuando son pequeños, debemos esperar un poquito a que ellos puedan decir qué quieren.

Muchas veces por estar en esta frecuencia de la Tierra, también por protección y defensas, quizás necesiten ciertos alimentos con carne. Pero los niños son tan sabios que ellos te van diciendo qué es lo que van requiriendo.

Pero si no se les da carne y llevan una alimentación completa y sana con verduras, frutas, granos, quesos, entonces se les ayuda mucho, ya que esto les facilita desarrollar esa parte sutil de su esencia.

Si ellos comen la carne de cualquier animal les va a influir y a bloquear, no precisamente a bloquear todo, pero si una parte de su sabiduría.

Los niños pueden comer carne porque muchas veces los papás comen carne, pero una de las maneras para que influya menos en su desarrollo espiritual y conexión es también comer cosas naturales que harán que el bebé pueda contrarrestar el efecto de la pesada energía de la carne.

Cuando sentimos un “deja vu” ¿es porque vemos al futuro? ¿es posible?

Sí, porque nuestros ángeles son nuestros guías y tratan de prevenirnos de lo que nos pueda pasar. Antes de que hagamos las cosas, nuestro ser interior ya sabe lo que va a hacer.

Nuestros ángeles reciben ese mensaje de lo que planeamos. Aunque nosotros en consciente no lo sabemos, nuestra esencia ya está planificando el día de mañana.

Por ello tu ángel puede ver lo que vas a hacer y puede ver qué va a pasar según lo que hay a tu alrededor y previene lo que pueda dañarte. Si hay algún peligro trata de decírtelo. Te lo comunica de inmediato y sientes que algo no debes de hacer o sientes que ya lo habías soñado. De alguna forma te previene y tú lo percibes.

Además, mediante sueños que recuerdes puedes saber que son avisos de una posible realidad. Por lo general con los sueños vívidos debemos tener mucha precaución porque pueden ser advertencias o llevar algún mensaje importante del futuro.

Cuando en el día sintamos el llamado “deja vu”, de decir “esto ya lo viví o lo soñé”, tenemos que estar muy alertas con lo que nos rodea. Nuestro ángel y Dios quieren que captemos algo porque tal vez pase un hecho importante para nuestra vida o algún evento peligroso.

Otra posibilidad es que tal vez nos quieren avisar que tenemos que ayudar a alguien o hacer algo especial en ese momento.

¿Cómo distinguir a los falsos Maestros o que nos manipulan con la espiritualidad?

Lo mejor es tu corazón, es el único que te puede decir: “esta persona te puede causar daño”.

No me atrevo a decir quién está mal o bien, porque el respeto es lo primero. Pero sí puedo decir que hay mucha gente que afirma que habla con Maestros, pero la mayoría miente.

Del 100% que lo afirma, el 99% son falsos, son personas que están canalizando seres o personas que murieron y se hacen pasar por Maestros.

Lo triste es que nosotros, confiados, les abrimos nuestro corazón, pero son seres que no nos van a ayudar, sino al contrario.

Por ejemplo, algunos que se presentan como poseedores de la verdad, como los astrólogos que pasan por televisión, son personas que tratan de llenar huecos en su vida atrayendo gente, pero lo que hacen es quitarle energía a los que creen en ellos.

Cuando alguien te escucha está poniendo en ti su fe, su voluntad, su corazón, y si esta persona capta esto, pues lo aprovecha para su bien, no para quien se ha acercado en busca de ayuda.

El identificar a un falso Maestro de uno verdadero lo aprendí después de dos años de estudiarlo, pues primero debía saber lo que hace o no hace un Maestro.

En esa época mi Maestro Nintancito me comentó lo peligroso que es llegar a equivocarse y confundir un ser de luz con una entidad. Ante esto, lo primero que le dije fue:”¡¿y, tú, no eres un fantasma?!”.

Él me respondió “¡Qué bueno que me lo preguntas! Si no lo hubieras hecho no habría seguido contigo. Mira qué te dice tu corazón. Él es sabio, es quien va a identificar quién es un Maestro y quién no”.

Después me tocó hacer una práctica.

Cierto día fui con Nintancito a un lugar muy bonito y me dijo: “Ven, va a venir un Maestro que es sagrado y te va a enseñar cosas de energía. Está relacionado con la naturaleza y ha ayudado a mucha gente. Tienes que prepararte para recibirlo”.

Entonces llegó el Maestro invitado y ellos dos estuvieron platicando un rato. Pero en cuanto lo vi sentí algo horrible. Una cosa rara que no sabía explicar, pensaba “¿Qué está pasando, por qué me siento así?”.

En eso vino Nintancito y me preguntó si ya estaba lista para la enseñanza, le respondí que sí.

“¿Segura?”, me volvió a preguntar.

“¡Nooo!, tengo miedo, no sé lo que siento”, le contesté.

“Pero, ¿de qué tienes miedo?”, me reconfortó. “Ten valor, dime de qué tienes miedo”.

“Pues tengo miedo de ese Maestro”, le repliqué.

“¡¿Del Maestro sagrado que te dije?!”, expresó. Le confirmé que sí, que me sentía incómoda.

Él me contestó “¡Ay, deja que le diga, tiene que saber!”. Se acercó al otro Maestro y le dijo “¡Ni modo, ‘Maestro’ te descubrieron!”.

En ese momento el otro ser ya no tenía la apariencia de un Maestro, se volvió una cosa horrible, como una sombra y se escabulló. Yo me quedé helada y Nintancito me dijo:

“Tenía que hacer la prueba, perdón. Tenía que ver que realmente estabas sintiendo con tu corazón lo que pasaba y que ya estabas preparada para identificar a un falso Maestro”.

Así fue como me di cuenta de que realmente el corazón es la guía y que no importa si nos dicen que la persona que tenemos enfrente es un ser de luz, si nuestro interior está agitado, lo mejor es pedir la protección de nuestro ángel y alejarnos de ahí de inmediato.

Quiero estar en contacto directo con Dios, ¿cómo hago?

¡Dios nos ha dado tantas cosas para lograrlo y se pone Él mismo en todas partes! La forma más cercana de estar con Dios es darle siempre las gracias y apreciar lo que tenemos a nuestro alrededor.

Si tienes el piso debes apreciarlo porque está ahí por Dios, está esa energía que es Él. Si, por ejemplo. piensas que hablar con el piso es una tontería, no lo es, porque desde ese momento estás conectado con Dios, estás desarrollando ese agradecimiento que tienes dentro. Dios está ahí desde antes de que le hablaras, pero al apreciar lo que tienes es que logras realmente esa conexión.

Cuando aprendes a valorar todo lo que te rodea es cuando estás en la máxima comunicación con Dios.

¿Cómo es un viaje astral?

Durante los viajes astrales estás consciente con la mente de que tu otro cuerpo se está saliendo, pero al estar consciente nos da miedo porque no es algo muy familiar y detenemos ese desprendimiento. Si logras vencer el miedo, inmediatamente te verás en el lugar donde debas estar, vas a verte volando sobre el mar o en algún lugar especial, y es a donde vamos cuando nos dormimos.

La realidad es que nuestro cuerpo astral sale para recargarse de energía, que luego le dará al cuerpo cuando se levante. Además, es el momento que usamos para hablar con nuestros Maestros y con nuestros ángeles.

Aunque digamos que no soñamos, todos lo hacemos. Cada noche viajamos a donde nuestro ángel y el corazón nos guían.

Por eso debemos de aprovechar si sentimos verlo de forma consciente. Cuando mi Maestro Nintancito me preparaba para los viajes astrales, yo pensaba que sería emocionante, pero me costó trabajo lograrlo. Hasta que un día de repente dije: “Otra vez no puede irme en astral. ¡Ay, no!, ¿cuándo voy a poder?”, y en eso vi que estaba acostada ¡Ya estaba en astral!

En ese momento sentí algo raro y vi a mi Maestro que andaba más arriba y me decía “Ven, ven” y yo le decía “¡No!”. En esa experiencia por el miedo me resistí y no lo logré, aun cuando me acordaba de todo lo que significaba el viaje astral.

Así fue, hasta que con trabajos lo superé y en cuanto salí del techo de la casa ya me di cuenta de lo maravilloso que era.

Al principio es un golpe fuerte porque te estás viendo dormido. Pero debemos luchar mucho porque es cuando empiezas a recordar tus pláticas con tus ángeles, tu encuentro con los Maestros, además de cosas importantes de tu vida.

Es importante que sepamos que no siempre recordamos nuestros sueños o viajes porque en ellos se nos dan enseñanzas que no nos sirve pensar en el momento. No nos debemos forzar. Lo que recordemos está bien. Quizá se trate de señales que después vas a aplicar en tu vida.

¿Para gozar primero hay que sufrir? Si no no podríamos apreciar lo bueno…

No, en realidad no es algo que debamos tener para disfrutar de los bueno. Pero lamentablemente ya lo llevamos en la genética: si no sufrimos por algo, no lo gozamos tanto; si no pasamos por algo malo, entonces no sabemos lo que es la felicidad.

Son conceptos que nos hemos venido creando a través de muchísimos años y que nos hacen acostumbrarnos a convivir con esas cosas negativas, creyendo que es parte de lo que tenemos que aprender.

Como dice mi Maestro Nintancito: “Lo que pasa es que ustedes son muy buenos y muy adaptables.

“Creen que así debe de ser, que tienen que aprender a convivir con el mal porque así debe ser.

“En realidad todo es perfecto. No hay amor más pleno y satisfactorio que aquel amor que goza sin nunca antes haber sufrido para gozarlo. No hay felicidad más plena y hermosa que aquella que te llega sin antes haber sufrido.

“Es una de las cosas por las que estamos aquí, con ustedes como guías, para que sepan que no tienen que conformarse a vivir con eso. Por ello es que no han podido alejar todo lo negativo, porque de alguna forma creen que es parte de ustedes”.

¿Quién crea las enfermedades como el sida? ¿Son castigo de Dios?

Lo que pasa es que Dios es puro amor, jamás en ningún momento podría pensar en mandarnos un castigo. El sida ni ninguna cosa negativa que hay en el planeta son castigos divinos, han sido desatadas por nosotros mismos. El sida fue creado por un país para desviar la atención sobre muchas cosas y para hacer daño a un núcleo de gente.

Desgraciadamente fue creado a propósito y voluntad del hombre, con el fin de hacer un virus mortal para inyectarlo a determinada gente y que se propagara por el mundo. Todo esto fue con fines políticos, económicos y otros tantos fines espantosos de nombrar.

¿Podemos volar?

Nuestra esencia es sutil y si quisiéramos pudiéramos volar, lo que nos impide volar no es la gravedad, en este caso lo que nos impide volar es la pesadez de nuestra forma de ser, nuestros sentimientos, cada cosa que nos pasa desde que nos formamos en el vientre de nuestra madre que nos van dando peso y nos van quitando la sensación de que podemos volar.

Los niños creen que pueden volar y se lanzan desde lo alto sin importarles nada, porque ellos saben que no hay impedimento, porque es real, pero desgraciadamente la pesadez que han adquirido hasta en sus cortos años y el ambiente les van dando un peso que les impide elevarse.

Pero en realidad la gravedad no tendría que ver porque no afecta de esa forma, sino que son las cargas mentales. Nosotros somos parte de este planeta, somos parte de la naturaleza de la Tierra y nuestra energía es parte de ella, por lo cual siempre tratamos de unirnos a ella. Si salimos al espacio, no nos pegamos a nada porque el cuerpo físico no pertenece al universo, sino a la Tierra.

Un ejemplo son algunos de los lamas tibetanos, quienes han logrado superar muchos límites físicos y alcanzado la levitación, gracias a que están cerca de la naturaleza, de Dios, de sus corazones, de conocer quiénes son.

Si nosotros lo hiciéramos lo lograríamos también. Por ejemplo si sientes que tus papás actuaron mal contigo, lo que debes hacer es comprenderlos y sólo mandarles amor, lo cual representará tener un peso menos. De esta forma es como irás quitando carga y haciéndote más ligero.

De lo que se trata es de trabajar en quitarnos todo eso que no nos deja sentir, que no nos deja ser quienes somos realmente.

Porque influye todo, desde que tu mama te diga en broma “tonto” o que en la calle te digan algún insulto, éstos son pesos que vas teniendo a través de la vida y que tienes que quitarte.

Siempre lo primero es entender, saber quiénes somos, y lo vamos a lograr un día si decimos: “Voy a hacerlo porque quiero y ahora ya he logrado conocerme, amar lo que me rodea y perdonar a todos”.

¿Qué nos pueden decir de los dinosaurios?

Primero es esencial que pensemos que nuestro planeta ha pasado muchas etapas energéticas en las que ha cambiado su energía y las formas de vida que se desarrollan en él, conforme a lo que existe.

Los dinosaurios pudieron vivir sobre la Tierra porque existía la energía necesaria para que se diera esa forma de vida de gran tamaño y no solamente en cuanto a los animales y las plantas, sino que también había seres humanos gigantes.

Hay vestigios de que los gigantes habitaban aquí, aunque no se han dado a conoce de manera masiva. Esto fue posible por lo que mencionamos, porque la energía era propicia para ese tipo de desarrollo.

En la escuela nos enseñan que el petróleo es un “producto” de estos dinosaurios y se podría decir que en cierta forma es así, aunque en realidad se trata de una parte de la energía de la Tierra.

Cuando los dinosaurios murieron quedaron en una parte de la capa de la Tierra, ante este hecho, los Maestros y las tribus que existían (porque otro mito es éste, en realidad el hombre y el dinosaurio sí coexistieron), después de esa catástrofe que mató a tantos animales y personas, hicieron un ritual para que al descomponerse pudieran entregar algo a la Tierra como tributo.

Estos restos se transformaron en una energía muy buena, en una especie de abono que se mezcló con lo que es el petróleo, lo cual dio origen a que se creyera que el llamado “oro negro” era un derivado de los dinosaurios.

Pero este fluido es la sangre del planeta que a su vez se va enriqueciendo con los animales y las plantas que se van muriendo y se descomponen para darle algo a la Tierra.

Esta formación de petróleo es un proceso muy largo que puede dejar de funcionar, y mientras mas daño se le haga a la tierra menos se le encontrara.

Otro hecho que se ha modificado debido a las malas condiciones en las que tenemos al planeta es que el tamaño de las personas y animales en lugar de tender a aumentar, como en esa época, está disminuyendo, lo cual puede seguir pasando hasta que desaparezcamos.

Cada vez la energía está decreciendo más y más, por lo que el desarrollo de los seres vivos será siempre menor en tamaño.

Umberto Eco, el hombre que sabía todo. Una lista.


Hipermediaciones

A Umberto Eco le encantaban las listas. Es más, les dedicó un libro: El vértigo de las listas Este post tiene forma de lista, un inventario muy personal que rinde homenaje a uno de los intelectuales que más me marcó en los últimos treinta años.

  • La idea de totalidad (“l’uomo che sapeva tutto” de La Repubblica,  el “humanista total” de El País, el hombre “que parecía saberlo todo” en Página 12) atraviesa la obra de Umberto Eco de punta a punta. Quizá ese espíritu transversal le haya llegado vía la semiología francesa de los años sesenta, ese momento de explosión del estructuralismo cuando todo, absolutamente todo -desde la publicidad de pasta Panzani hasta el Pato Donald, el  mito del cerebro de Albert Einstein o las estructuras narrativas de E.A. Poe– fue analizado bajo el potente microscopio Made in Paris. Eco parecía uno de esos filósofos previos a la explosión de conocimientos de…

Ver la entrada original 2.410 palabras más

Lirio


Acciona la tijera
previo acercamiento a la cerca
verde mango
brillo de estrella
las rosas hay que podarlas
de vez en cuando según se vea
y hay que tener a mano
un guante o dos por si le diera
a acercarse demasiado sus espinas
que desde el tallo y las hojas empinan
para derramar gota de amor de sangre
rojo para el verde que se secciona
para poner otros tiestos
otras flores hermosas
en otras terrazas nuevas
en locos aromas prohibidos
cuerno lleno de flores
y un presente para la litera
 

Seguir leyendo “Lirio”

Lo vendo por nada


Regalado

creo en tí solo en ti

y en las nuevas noticias

solo vendo cartas de amor

desde el día en que te vi

quiero ver y servir solo para ti

no me importa gritarlo así

que se enteren que soy feliz

salta y baila y mírame

baila bien y te seguiré

yo siempre soy así

y no me aburro y me da igual

escribiendo soy feliz

cantando soy feliz

creo en ti

desde el día en que te vi

+

el perrillo


Él solo

como dueño de sí

irrumpía a realizar el trabajo

barre, aspira y se lía con la sábana

el automático del ser dijo algo

e interpreté que se había parado por algo

siete de la mañana sábado cólico reciente

y el hombro encogido

dale la vuelta al escarabajo

al bicho raro

al perrillo

y ver que la sábana hasta el depósito asomaba

tecnología ingrata,

menos mal que el café de máquina existe.