De la incultura


Sin tener frío en el corazón las mandibulas se siguen batiendo en duelo, a ver quien se para antes la de arriba o la de abajo, todo depende de como estes¡¡¡ eso es¡¡ como la situación económica que nos quieren implantar, la del frío la del miedo la de la reacción biológica inmediata, el temblar. Sin embargo las dentaduras no son igual de resistentes, es el ego masticado el que hace que seamos mas o menos temblorosos, miedosos al fin y al cabo frente a las distintas situaciones económicas. Existe un dicho que aunque no quiera ser redicho dice así: Vive y se feliz. Ningún problema puede hacerte sufrir. Vaya otra vez se me ha metido la cancioncita del rey león, ya me vale.

el negrito


los pies juntos, los cordones atados con doble nudo, las punteras de aquellos zapatos negrísimos estaban relucientes como las luces de los fuegos artificiales, así tililaban sus destellos de luz. Los silbidos de los chicos del barrio recorrían de forma encadenada callle a calle, retumbando entre los callejones cerrados por las verjas. La luz del mediodía asolaba cada palmo donde no había sombra, la verja de la bocacalle recién pintada holía a monedas. El viejo semáforo se movía un poco zimbreando al paso del camión del butano. Sobresalía las ramas del ficus aun no podado sobre la línea de farolas. El gato sobre el peldaño de piedra blanca, al fresco con la puerta abierta. El taconeo de aquellos zapatos negros resuenan por la avenida, y al doblar la esquina, se asomaba a la calle aquella figura retorcida por el dolor y con el rítmico asincopado de los acompañantes. No le dolía no era algo más fuerte que el dolor físico, como si hubiesen apagado la candela de tu vida, como si los botones del abrigo fueran pesadas cadenas que quisieras arrancar sobrándote cualquier ropa que te proteja, sobrándote los consuelos y los buenos apoyos emocionales. Terremoto interior que no se detiene con la predisposición, no mas solo llega a calmarse como antes de la tormenta, un díscolo tiempo previo a la peor tortura. Lamentos internos recorrían arroyos inundados de la furia del agua de la vida que se escapaba por entre mis miembros, cuerdas al infinito que amarran los seres, ahora cortadas y empalmadas unas con otras sabiendo que nunca más volverán a ser las mismas.

Religiosidades


Sin poder dejar de mirar fijamente aquel retablo dorado, las luces de la sala comenzaron a encenderse fluorescente tras fluorescente, parpadeantes como espasmos de parturienta se fueron quedando con una luz blanca fija casi de día parecía. Los bordes del lienzo no era capaz de verlos, se redoblaban en oscuro antiguo desapareciendo hacia las esquinas de aquel cuadro, en el que aparecían varias figuras vestidas de largas ropas de color rojo y azul, y en la cabeza tocados antiguos que parecían turbantes de moros cristianos. Antes de que me diera cuenta la sala estaba completamente llena, todos los bancos de madera repletos de personas que aunque en silencio, aseguraría que no paraban de pensar en cosas importantes dentro de su cabeza, sus miradas les delataban, suspirando por dentro, las madres con sus hijos en brazos, sobre el regazo o sentados como buenos juguetes, al lado de la niña  que juega a ser madre.

Descubri las nuevas reglas de la doctrina, me he entretenido en soslayar la indiferencia a la oportunidad lejana. No contento, busque experiencias que pudieran otrogarme el sublime efecto placebo del amor. Lo condicionado al afecto, a las liturgias consagradas a las fases correspondientes al enamoramiento y la ilusion del ser amado idealizandolo y sometiendose a sus deseos inhabilitandonos para ser seres plenos.

Si lamento los ejercicios penosos de desmontar de las nubes prefabricadas siempre se condensan y caen como lloros de lluvia, asi es la quimica y la fisica y casi todo. Preparados para el evento y con la suficiente madurez y sangre fria como para establecer la estrategia actual y aprovecharse de todas la oportunidades de establecer lazos amorosos de amistad o de ilusion de relacion de pareja. Hay que vivir, y saber callar. somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestros silencios. Contar la verdad duele al principio pero es mejor que postergar una ilusion equivocada y totalmente manipuladora de la realidad. Solo por nuestro ego. Que se lo merece pero que para que no lo dañen debemos protegerlos por encima de todo, pero todo todo.

Alegrías


La luz de esta luna llena de agosto se gira como redondeles sobre la viga de hormigón. Los prismáticos se resbalaban entre el sudor de mis manos, ni me entretenía con aquellas figuras que revoloteban contra lal uz 3mientras aquella mantis religiosa estaba agazapada debajo de la lámpara de ladrillo que había colgada en aquel muro rosa de la terraza de la sexta planta. Agazapada como vigilante del acercamiento de cualquier cosa que se le arrimara pendiente de los insectos que se acercaban a la luz.

poemas


la luz en su tercio las vigas separando el ocio sin prisas las maracas suenan cogiendo ritmo poco a poco salteando las letras sobre esta sarten ardiente achicharrando la piel de las teclas salpicando la pantalla de aceite hirviendo. Las palomitas no van al cielo no, se van al arroyo con Marcelo que no tiene voz de hombre porque ellas se van y no vuelven las mismas otras alas, otras antenas, otra luz y otra vida espero, salir y ver la mar y el cielo y que no se venga Marcelo que se quede en el arroyo, viendo morir mariposas de oro. Luego se queda con su cuerpo pequeño de kilates de oro lleno y las alas, de hilo de seda y aires alegres se secan se desintegran como drácula al sol la vida se les va, y todas con el aire llegan a este rincón. Espejitos de plata llenando la casa de figurillas de porcelana cara dobles imagenes surtido de lujos y los cuerpecillos de las hadas, endurecen a las visitas no les traigan peladillas que se las come el gato.

la alberca


Mientras dura este viaje las idas y venidas a la ciudad se me hacen mas rebeldes mas distantes cada vez. Quisiera poder atender la necesidad mas real y mas solicitada pero la realidad me asombra nuevamente y me dedico al hábitual recorrido mientras dure el solsticio.